viernes, junio 23, 2006

El gesto de la semana: La colilla

Debuta una nueva sección en este Blog: El gesto de la semana.
Me di cuenta que está bien amargarse tragicómicamente por nuestra realidad socio-política, pero también vale la pena despotricar contra lo que molesta de la cotidianeidad.

El gesto empelotante de esta semana es: La colilla.

El maldito residuo de los adictos a la nicotina.

Todos tenemos grabados en el subconsciente el dato que sólo una de ellas contamina 20 litros de agua, pero no es esa la principal razón de que me enoje la colilla. Lo que me enoja es que la gran mayoría de los fumadores no creen que sea basura, y si no tienen basurero/cenicero a mano, la tiran al piso como si fuera abono para el pasto, o algo que limpie y hermosee las calles.

La colilla es hedionda y desagradable, urge deshacerse de ella cuando se acaba el cigarro, se entiende. Sugiero envolverla y guardarla hasta el próximo basurero. Entre la cajetilla y el plástico que la envuelve puede ser un buen lugar. Otro lugar puede ser en los cordones de los zapatos, aunque hay harta probabilidad que se caigan de ahí.

Pero lo más importante es meterse en la cabeza que son basura y como tal, nada que ver andarlas tirando al piso o por fuera de la ventana de la micro o auto.

¿Comentarios? ¿Sugerencias de otros gestos para esta sección? Por favor en “reAcciones”.

Posted by Picasa

6 comentarios:

Ana dijo...

es verdad todo eso
yo me di cuenta de la ranciedad que habìa estado haciendo durante 7 años cuando dejé de fumar
si no, imposible

Andrés. dijo...

Se trata de un acto sumamente indecente. Es la correspondencia práctica y a todo nivel del problema de educación que se discutió antes.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, es un habito realmente sucio (así como otros vicios, tan racios como el copete u otros), lamentablemente pertenezco al club de los fumadores y no pretendo dejarlo por el momento pero por lo menos me doy el tiempo de botar las colillas a un basurero, es cosa de acostumbrarse.
Paula.

Anónimo dijo...

Yo estoy en un proyecto con un grupo de compañeros ,para yratar de solucionar este problema ,y creemos que una solucion interesante seria :
colocarle a la cajetilla tradicional un espacio para que las colillas del cigarro se boten alli y no en el suelo

Juan Emar dijo...

anónimo: tu idea suena genial. Ojalá puedas lograr que se incorporem y encontrar el modo de que el pasoso, pegote y rancio olor de las colillas no "deje pasaos" los cigarrillos.

Muchos saludos

Anónimo dijo...

La gente cree que porque las colillas son chicas no importa botarlas al suelo en cualquier parte.
Así pasaba con los boletos de micro, ahora ya no hay.

Me impresionó ver la gente apagando puchos y dejando las colillas en el suelo en la entrada de la catedral de Notre Dame en París, por ejemplo, que tiene siglos de existencia, me refiero a las piedras que forman parte de la entrada. Y no son solamente los turistas, también los propios franceses. Tengo este particular recuerdo porque yo andaba con amiga parisina escritora, artista, intelectual, etc., que fumaba y andaba dejando colillas por todo París...