lunes, agosto 27, 2007

El Femicida del Mes: Ted Bundy





Bueno, como insisten en enterrar cruces en Plaza Italia (¿Qué culpa tiene el pasto?) y la ministra Albornoz continúa poniendo orgullosamente en el tapete el popular (casi farandulero) tema del "Femicidio" para justificar los últimos casos de "legítima defensa" en mujeres que han asesinado a abusivos esposos o ex-parejas, decidí inaugurar una nueva sección para este chabacano blog...así como para seguir con ese espíritu de armar "comisiones" para dar los temas por discutidos e inapelables.
Entonces, inspirado en el tecnocratismo fascista de comisiones que tanto le gusta a la concertación, sobre todo desde patrón Lagos, empieza para ustedes estimadas lectoras y estimados lectores la sección "El Femicida del mes".
Aquí se contará brevemente la historia de algún asesino en serie (tema por el que admito un gran interés) cuya condición sine qua non será haber asesinado a mujeres. Quedará a vuestro criterio si las mataba "por ser mujeres" (argumento sin muchos pies ni cabeza que le gusta tanto al sernam) o si hay algo un poco más complejo.

He decidido empezar con uno de los que más curiosidad me produce: Ted Bundy (arriba en una de sus fotos más marketeras).
La historia de este tipo ya ha sido llevada al cine varias veces, y es que no es para menos.
Nació el 24 de noviembre de 1946 en Vermont. Nunca conoció a su padre, y vivía con su madre en la casa de su abuela...con la pequeña salvedad de que toda su infancia creyó que su abuela era su madre y su madre, su hermana. Que su madre (biológica) le revelara la verdad significó un trauma, evidentemente.
Partió espiando las mujeres por las ventanas en su vecindario. Después de salir del colegio trabajó en campañas del partido republicano, codo a codo, con el periodista que después escribiría sobres sus muertes sin saber quién era. Luego entró con recomendación del gobernador a la escuela de derecho, dónde fue un estudiante brillante.
Bundy intentó tener una relación de pareja y una vida "normal", pero su chica lo dejó por ser "inmaduro y sin ambiciones". A los dos años volvieron y Ted le propuso matrimonio. Ella dijo que sí, sin embargo a los dos días Bundy la dejó de ver y devolverle las llamadas para siempre.

Al poco tiempo, en 1974 realiza su primer acto violento: El 4 de enero entra en la casa de la estudiante de la Universidad de Washington Joni Lenz, y con una palanca la golpea brutalmente. Abusó sexualmente de ella (con objetos) quien quedó con daños cerebrales y físicos irrecuperables (no murió).
El 31 del mismo mes entra a la habitación de otra estudiante de la misma Universidad, la noquea, la envuelve en una sábana, la mete en su auto, y más de un año después aparece desmembrada.
En los próximos 6 meses mata otras 12 jóvenes dejando casi nula evidencia a la policía. Luego se muda a Utah donde mata otras dos mujeres, dándose el lujo de que una de ellas fuera hija de un policía. Sin embargo, el 8 de noviembre se equivoca: se hace pasar por policía y logra atraer a una chica a su auto. Trató de ponerle esposas, pero sólo pudo hacerlo en una muñeca. La joven se las arregló para saltar del auto, denunciarlo, y que al poco tiempo lo tomaran preso y condenaran por intento de secuestro. Sin embargo lo trasladaron a Colorado donde se preparaba un juicio por asesinato contra él. Escogió defenderse a sí mismo, y en un receso del juicio pidió ir a la biblioteca de la corte para trabajar en su caso, ahí saltó de la ventana desde un segundo piso y estuvo fugado por una semana.
De vuelta en la cárcel se las arregló para conseguirse una pequeña sierra y escapar por el techo. Se había fugado por segunda vez.
Se robó un auto, tomó un avión, un tren, se robó otro auto, tomó un bus y llegó a Florida. Ahí se metió a una casa de fraternidad de mujeres y mató otras dos chicas.
En Lake City mató su última víctima: una niña de tan sólo 12 años. Un policía lo paró por andar en un auto robado, y hasta ahí llegó. Lo condenaron a muerte. Sin embargo tenía entonces (y tiene aún) un nutrido fan club, debido -sostienen muchos- a su atractivo físico, inteligencia, y educación. Es más, en 1982 se casa con una de sus fanáticas, en prisión. E incluso tienen una hija. Finalmente se divorcian.
Uno de sus modus operandi más conocidos (y citado en "El silencio de los inocentes") era ponerse un yeso falso en el brazo y mostrar dificultad para poner o sacar cosas de su auto. Incautas jóvenes ayudaban al atractivo asesino, cloroformo, y listo.
Otro de los guiños de "El silencio..." es que estando preso ayudó a psicólogos e investigadores a dar con otro asesino serial "El de Río Verde", pero eso es de otro femicida...próximamente...
En 1989 lo ejecutaron. En su última entrevista en la víspera de su muerte, culpó a la pornografía y a la violencia en los medios por sus acciones: un caradura.
Con todo, me gustaría terminar con una de sus frases que creo bastante más lúcida (e inquietante):
"Nosotros los asesinos en serie somos sus hijos, sus maridos, estamos en todas partes. Y mañana habrán más hijos suyos muertos"

Se sabe de 23 mujeres muertas por él.
Por Favor, reAcciones

P.D.: 6 de Julio del 2008. A pedido de Bestiaria, adjunto fotos de Bundy sonriente (o seductor)



12 comentarios:

beatroz dijo...

Es idea mia, o ese señor Bundy se parece a Bush?

Montserrat Nicolás dijo...

¿cruces en plaza italia???

que niveeeeel....


best,

c.

José Nova dijo...

Supongo que hablarás en algún tiempo del femicida que deja a todos los demás como niños de pecho. Me refiero a Ed Gein.

Buen blog.

Saludos.

ojos de papel dijo...

J
en la foto se aprestaba a cometer un femicidio?

Anónimo dijo...

asesinos en serie...femicidas...interesante que a través de historías sórdidas, perversas se pueda abrir un espacio de discusión sobre el impulso de matar...de matar... la mujer...el paso al acto...el avismo de lo Real...inlogrado, incapturado...lo imposible

Juan Emar dijo...

Bea: si, desde esa foto tiene un ángulo parecido...

Curves: así es nomás la cosa. Saludos

José: Gracias por tu visita y sugerencia. El "carnicero de plainfield" tendrá su columna.

Ojos: esta famosísima foto es captada durante uno de sus juicios...es elocuente ¿no?

Anónimo: se agradece la asertividad. Es justamente el espíritu de la sección

Ana dijo...

Ted Bundy es como la Chuky de vivir con 10

Anónimo dijo...

me quedo con rudolfi... feminicida criolla guapo carismatico
monje

Bestiaria dijo...

Los comentarios me parecieron muy ocurrentes, es verdad que tiene un parecido con Bush (en otro foto está patéticamente similar)pero la diferencia radica en que Bundy asesinaba sin asesores y además...era inteligente.

En esa fotografía parece que realmente estuviera a punto de cometer un femicidio, como dicen más abajo, creo que queda plasmado todo el histrionismo que desplegaba y es una foto, que si bien fue muy utilizada, denota su lado más patológico. Estaría bueno que se agregara una imagen de Bundy en donde está sonriendo o saludando a las cámaras y las féminas verán como el poder de seducción de este hombre es irresistible...aunque sepas todo lo que hizo no puede dejar de gustarte, he aquí la atracción de lo siniestro y la característica necesaria para embaucar tanto a hombres como a mujeres.
El artículo está muy bueno, sugiero, si es posible y no demasiado tarde, que se agregue una de las fotos que mencioné.

Bestiaria dijo...

GRACIAS JUAN! AHORA SÍ, UN LUJO!

Anónimo dijo...

el era muy lindo culto educado siempre de traje impecable todo 1 abogado 1 doctorado en el cimen jamas sospecharian que detras de su cara bonita y su educacion habia 1 enfermo como este qunque las pericias psiquiatricas diagnosticaron que era 1 tipo sin ningun tipo de perturbacion nadie se explico su adiccion al crimen y la necrofilia mi mail es norahandu2202@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

Ya le gustaría a Bush parecerse a Bundy...