jueves, agosto 09, 2007

¿Sirve adelantarse a las catástrofes? O Allamand y los subcontratistas

He decidido cambiar el tema del femicidio que ha dado increíbles niveles de visita y mayoritariamente excelente niveles de discusión, sin que por eso la discusión quede cerrada. Si quieren seguir opinando sobre el tema, lo hacen nomás y yo seguiré dialogando estimada/os lectora/es. Una perla final para aquellas damas: ¿Cómo se acoge la decisión de dejar en libertad provisional a la mujer que mató de tres estocadas a su golpeador esposo? Parece probable que se acepte la "legítima defensa" para quedar libre definitivamente.

Pero bueno, si les interesa hablar de eso, esas discusiones ya están abiertas.

A principios de 1996 Terry Gilliam estrena "12 monos". Otro de sus ensayos apocalípticos-pseudofuturistas. En esta película James Cole, el personaje de Bruce Willis, es un convicto al que obligan "de voluntario" a retroceder al pasado para evitar la propagación de un virus creado por seres humanos que habría devastado la mayor parte de la población.
Su única pista: "el ejército de los doce monos". En su primer viaje este "hombre del futuro", que trae una verdad de lo que va a suceder termina inevitablemente en un manicomio. Nadie le cree. Sólo recibe burlas y segregación. En un segundo viaje, donde ya es buscado como prófugo logra huir de quienes lo persiguen, algo logra convencer a quien fuera su psiquiatra y sigue lo que finalmente era un a pista falsa. La tensión de la película -para mi gusto- está ahí: una certeza de lo que va a pasar, una incredulidad del resto, y pocas (y erróneas) pistas sobre cómo va a suceder.

El año pasado cuando se votaba la ley de subcontratación Allamand metía un golazo de último minuto: introducía en el proyecto de ley una indicación bajo la cual se hacía imposible que los obreros formaran sindicatos transversales. Vale decir, por cada Rut de empresa, un sindicato. Esto permite, por ejemplo, que en Líder no haya sindicatos transversales de los trabajadores de Líder, ya que cada local es un Rut distinto. A pesar de que toda la plata y grandes decisiones se tomen en un solo directorio: el de D&S.
En esos momentos Escalona dijo: "ahora todos los Explotadores y chupasangres de este país van a tener una foto de Allamand en la oficina". Estos dichos fueron objeto de burla y segregación. "Lástima que se vuelva al lenguaje de la UP" decían algunos. Como si Escalona fuera un loco, o al menos un anacrónico. De otro tiempo.

Pues bien ¿Qué pasó en Codelco? Huelga de subcontratistas, 35 días de cese de actividades, buses incendiados, pérdidas por más de 90 millones de dólares.
Y sobre todo, un conflicto que se manejó fuera de la legalidad: sindicato transversal, dirigente que no era empleado, y negociación con la empresa mandante y no con las contratistas. Ovalle, presidente de la CPC siempre manifestó que para los empresarios constituía un error y un mal precedente que Codelco negociara con los subcontratistas.
Claro, eso significaba que lo que había hecho Allamand no servía de nada. Y que aparecía un riesgo para la pillería de algunas empresas de subcontratar servicios iguales a los de sus empleados de planta, pero pagando menos de la mitad en algunos casos (y sin previsión, ni salud por cierto).
Esta huelga estuvo al margen de lo legal, porque la ley misma está viciada.
Y Escalona (sin pretender defenderlo) lo vió venir. Y nadie hizo nada.
Y el conflicto estalló. Y la ley no sirvió. Y los hechos consumados llevaron a lo que la ley debió haber sido.
Me extrañó que con lo buenos que son los políticos para sacar en cara, Escalona no se lo haya restregado a Allamand. Pero habemos algunos que tenemos memoria, y si el conflicto de Codelco estuvo al margen de la Ley, es por culpa de Allamand.
A veces por mucho que se sepa o intuya lo que va a suceder, de nada sirve si nadie te quiere creer.

Por Favor, reAcciones

4 comentarios:

ojos de papel dijo...

Cualquier iniciativa pro- sindicalización o reforma laboral, es etiquetada por el discurso nacional, de poco feliz, mala idea, portadora de la catástrofe. Las regulaciones laborales no se avienen con la inversión ni la libre competencia, que son las que finalmente nos benefician a "todos". Esto porque el discurso es archineoliberal.
Igual creo que hay implícito, consecuencias de una lectura que se hace del conflicto 70's. La crisis económica de comienzos de la década 70 ( de carácter mundial) suele asociarse en chile, al poder que entonces ejercían los sindicatos y a las excesivas intervenciones estatales en el mercado del trabajo.
Desde entonces los grandes empresarios gruñen como marranos cuando escuchan la palabra regulación o sindicato.
Complicado cambiar las bases del sistema laboral que "tanto crecimiento y beneficio" le ha dado a "chile".

Saludos

Anónimo dijo...

Pasa día a día con las autoridades políticas. Expertos, sociedad civil e incluso el sentido común nos dicen día a día que las cosas no van a resultar o que van a tener efectos negativos y muchos pueden creerlo pero no pasa nada si no se logra sensibilizar a los tomadores de decisión o las potencias ( como EEUU) : calentamiento global, tratados de libre comercio, derechos laborales, problemas medioambientales varios, educación , transantiago etc, etc, etc,

ojos de papel dijo...

El supermercado que dices está dividido como en 170 subsidiarias, y no es una sola gran empresa, "supuestamente".
Pero los trabajadores de las forestales y codelco han mostrado la falacia de todo ésto.
Si la ley no sirvió, como dices, es porque no está hecha para los trabajadores.
Saludos.

Juan Emar dijo...

Anónimo y Ojos: Gracias por sus aportes. Definitivamente la política sólo parece escucharse a sí misma. Vale decir, a sus intereses cortoplacistas. Queda en evidencia que el bien común no es la prioridad que debiera ser, y que los grupos de interés presionan fuerte...y después no están ahí para recoger los escombros.
Gracias Ojos por recordar a los foretales, que en rigor, es donde comenzó a hacerse evidente esta crisis.
Y sí, claro está que tanto las políticas de los gobiernos de la dictadura en adelante, como las leyes mucho se enfocan en quien "pone/tiene la plata" y poco en quien "hace la pega".

Muchos saludos