martes, noviembre 20, 2007

El femicida del mes: Gary Ridgway (o el asesino en serie aspiracional)


Antes de que fuera identificado en el 2001, era conocido como "el asesino de Green River" (o Río Verde), ya que en ese río del Estado de Washington aparecieron la mayor parte de los cadáveres que se le atribuyen. Cabe hacer notar que fue en honor a él que la banda de Seattle Green River obtuvo su nombre. Esa banda, no muy conocida, al disolverse se transformó en Mudhoney y Pearl Jam.

Gary Leon Ridgway era otro gringo más de clase media que sentía una cierta admiración por los asesinos en serie. Estados Unidos es un país particularmente prolífico para estos piscópatas, y existen varios clubes de fans, libros, y películas para casi todos ellos.
Casi.
Ridgway no fue el caso...al menos para los fans. Nunca causó mucha "admiración", y debe ser porque con él se llega a lo más chabacano del asesinato en serie. La expresión de la "sociedad de consumo" si se quiere.
Se supone que fue criado en un hogar supuestamente estable, aunque sus parientes admiten una madre excesivamente dominante y controladora (característica bastante común a estos asesinos), que nunca se mostraba satisfecha con su hijo, y que constantemente le gritaba a su padre.
Desarrolló una forma disfuncional de relacionarse con las mujeres, y así como sus dos matrimonios estuvieron llenos de infidelidades y problemas, paralelamente, este miembro de la iglesia evangélica, estaba obsesionado con las prostitutas.

"Matar el mayor número posible de mujeres que yo considerara prostitutas", siguiendo sus declaraciones del juicio, era el objetivo de este pintor de camiones.
Esto sitúa los asesinatos de Ridgway fuera de una dimensión "simbólica", sino en una netamente cuantitativa.
Es más, decía que "elegí prostitutas porque creí que podía matar cuantas quisiera sin ser atrapado". Ridgway pensaba que la mayoría de las prostitutas son jóvenes drogadictas que han huido de casa, que probablemente nadie iba a echar de menos o cuya desaparición, si se denunciaba, se haría varios días más tarde. Y en cierto sentido tuvo razón.
En 1982 cometió su primer asesinato, y poco más de dos años más tarde había asesinado a 42 mujeres. Convirtiéndose en el máximo asesino en serie (según lo confesado) de Estados Unidos.

Su modus operandi era simple: subía prostitutas a su camioneta en la autopista 99 y después de tener sexo con ellas las estrangulaba, luego lanzaba el cuerpo al río.
Ridgway fue sospechoso de la policía desde 1983, sin embargo no podían encontrar evidencia que lo ligara, incluso en 1984 fue capaz de pasar el polígrafo o "detector de mentiras".

Casi 20 años estuvo la policía tratando de resolver el caso, tan desesperados estaban que acudieron al ya preso Ted Bundy para que los ayudara a dar con un perfil del asesino, al más puro estilo de "El silencio de los inocentes".

Noviembre fue su mes clave: el 30 del 2001 fue detenido al salir del trabajo. Y el 5 de este mes en 2003 se declaró culpable de 49 asesinatos a mujeres (hubo 7 cuyos cuerpos jamás aparecieron). El colaborar con el hallazgo de los cuerpos le conmutó la pena de muerte por 49 cadenas perpetuas.

¿Cómo lo culparon? Al más puro estilo "CSI": muestras de pelo y de saliva que la policía tenía de sus interrogatorios en los años 80 fueron comparados con la tecnología actual de detección de ADN con muestras de semen halladas en 3 cuerpos.

Pese a ser el más "prolífico", nunca alcanzó la "fama" y "respeto" que tuvo, por ejemplo, Bundy con menos de la mitad de asesinatos.
Al parecer el público morboso gringo "premia" a los "esforzados" y "creativos", y se muestra indiferente frente a los chantas que buscan el "camino fácil".

Madre dominante y controladora, anhelos de fama.

Por Favor, reAcciones

5 comentarios:

P-Rock EsTePaRiO dijo...

mmm... puta que ta kagaos los gringos... ya no hayan en quien creer que llegan al extremo de crear fans-club de asesinos en serie... distinto es conocer sobre ellos y sobre su modus operandi, ya que muchas veces llega a ser digno de un premio la prolijidad con la que operan... si no me creen, entonces CSI Las vegas -por supuesto- no tendría la genialidad con la que atrapa, razón por la cual no puedo dejar de recomendar la séptima temporada, en la cual precisamente hay un asesino en serie, el cual tiene la particularidad de rozar la perfección. La Trama es que en cada escena del crimen hay una maqueta que reproduce la misma escena, con una precisión que enloquece: el cuerpo en la misma posicion y el mismo daño producto del asesinato, los objetos de la escena son las mismas, incluso los objetos que hay dentro de los cajones!! lo cual es, como diría Coco Legrand, como que a Grissom le pusieran un cohete en el culo a su admiración por la perfección, y que por supuesto invita a quedarse frente al monitor -sorry, es que estoy un adicto de las series de tv, gringas x ej, y mi pc es mi jeringa, XD- y a tratar de vislumbrar el cuento de la maqueta de este asesino....

disculpas de antemano si en vez de comentar sobre un tema tan necesario de discusión como el del femicidio, pero ya que el tema de este femicida del mes es la falta de fans, debido por su modus operandi, es inevitable ayudar a fomentar el informarse sobre el como actua un asesino en serie... de alguna manera no hago nada nuevo, ya que existen varias series que reflejan esto: CSI Las Vegas (y sus spin-off de Miami y New York que no son recomendables) Cold Case, Dexter, etc... y como no, una que otra pelicula con trama similar...

dicho sea de paso, aparte de recomendar que vean y/o descargen la 7ª temporada de CSI Las Vegas, no puedo dejar de recomendar otra serie: DEXTER.... si a alguno le gustó Alguien te mira (espero que no esté el ministro Viera-Gallo leyendo este blog, para que no se moleste XD) este tiene un cierto parecido, pero está a años luz de la serie chilena: el personaje es un medico forense que tras problemas familiares cuando era niño fue adoptado por un policia, el cual vió la inclinación del pequeño por la sangre y le ayudó a canalizarla de una mejor manera, ya que Dexter se dedica a perseguir y asesinar a individuos que se escaparon de la justicia, y como su padrastro era policia, éste le enseño cómo no dejar rastro... tiene otras cosas muy wenas, lo que la hace de un imperdible por estos días (ya que se está estrenando su 2ª temp en gringolandia) pero me cansé de escribir, asi que busquen en San Google por más referencias... :P

weno... Adièu!!


pd: distinto es informarse y en cierto modo "estudiar" la metodología de un asesino de ser un fans... ya que el fanatismo es una radicalización de un gusto por algo, y como todo lo extremista, te pierdes de algo, lo que le dá el caracter negativo a todo fanatismo, desde no ver cuando un grupo de musika está 'guateando' hasta enfocar los asesinatos en series desde la vereda equivocada...

Ana dijo...

asesíname!

José Nova dijo...

Una muestra que en todos los ámbitos de la vida cantidad no es calidad.

Mi mamá igual es medio fregada, y no por eso voy a ser un asesino en serie... fuckin' gringos, viven buscando el camino fácil.

Saludos. Ahora sé por qué pusiste a Bundy antes de Ridgway.

Anónimo dijo...

Hola Jose Manuel!! soy un joven argentino amante de la ciencia y la sociologia y me encantaria q intercambiemos comentarios

Juan Emar dijo...

P-rock: gracias por el aporte. Yo también comparto el fanatismo por CSI Las Vegas. Saludos

Ana: Shuaaaa...saonda! Besos

José: Sin duda buscar causas únicas y simples es un error. Justamente ese es el espíritu de esta sección: una crítica al facilismo del concepto de "femicidio". Con respecto a Bundy, que bueno que lo haya notado ilustre. Y si, cantidad no es calidad. Eso es definitivo. Saludos

Anónimo: La idea de esto es intercambiar comentarios. Usted dirá...
Saludos