jueves, enero 03, 2008

Enemigos del Estado


A finales de 1998 se estrena "Enemy of the State" (si no me equivoco traducida en Chile como "Enemigo Público"). Dirigida por Tony Scott (Top Gun, True Romance, The Fan, Man on Fire), cuenta como un abogado (encarnado por Will Smith) recibe -por un accidente y sin saberlo- la prueba de una intriga política con muerte incluida. El político asesinado es un congresista que se opone a una ley que pretende darle más poderes a las agencias de vigilancia. La agencia de seguridad nacional (NSA) lo mata y monta la escena como si fuera un ataque cardiáco. Un viejo amigo de este abogado logra filmar el suceso, y perseguido por agentes de la NSA logra entregarle la cinta sin que él se de cuenta.
De ahí se desencadena un infierno para el personaje de Smith: comienza a ser perseguido por la NSA con sofisticadas técnicas de vigilancia y espionaje. En eso conoce a Brill (Gene Hackman) un ex agente que intentará ayudarlo a dar a conocer la verdad (y tratar de sobrevivir a eso).

La película es entretenida y cumple con eso. Tiene también algo inquietante...uno se pregunta hasta que punto la tecnología de espionaje que se muestra efectivamente existe. Y evidentemente es más tranquilizador pensar que todo es una exageración hollywoodense.
Ahora, también es cierto que el "Patriot Act" y otra serie de normativas han aumentado el poder de espionaje de las agencias de seguridad de EEUU tras el 11 de septiembre y reducido los derechos civiles. Y también es cierto que tras el fin de la guerra fría, este tipo de organizaciones han debido "buscarse" y "justificarse" la pega y su necesidad de existencia.
Y esto puede ser lo más delicado, ya que puede llevar a encontrar "enemigos internos" debajo de cada piedra.
Ahora, nada de esto es muy nuevo ni muy interesante, ya que parece muy lejano a nuestra realidad, pero...

Después de "nuestro" 11 de septiembre, se organizaron agencias de inteligencia destinadas a perseguir, torturar, asesinar, desaparecer a los militantes de movimientos y partidos de izquierda. El "enemigo interno". Primero fue la DINA, luego reemplazada por la CNI. Finalmente, para el "retorno a la democracia", ya estaban disueltas.

En 1993, el siniestro Sheriff Belisario Velasco, le da cuerpo a la Dirección de Seguridad Pública e Informaciones. "La oficina", famosa por realizar en democracia prácticas propias de la dictadura.
La inteligencia militar sigue existiendo (y seguirá) al interior de cada una de las ramas de las fuerzas armadas y de orden, por lo que La Oficina se dedica a la inteligencia política.
La idea es prever conflictos políticos y sus potencialidades.

El 2004 se cambia de nombre al de ANI (agencia nacional de inteligencia), la cual se encuentra vigente y cuyo edificio recibió un simbólico atentado el 2006 (no pasó a mayores).
La ANI tiene un director que es de confianza de la presidenta, y según algunas fuentes cuenta con una planta de 125 personas. Aunque en estos temas a las fuentes no hay que creerles mucho por razones obvias: la ANI es secreta.

Hasta el momento, todo suena "algo" paranoico e invisible...y pareciera que no tiene gran relevancia en nuestra vidas. "Buscarán anarquistas encapuchados que tiran molotovs en La Moneda" se podría pensar.

Hasta que algo extraño pasa muy cerca de uno.

Hace un buen tiempo trabajo ocasionalmente como voluntario en una organización ecologista de Maitencillo, la Chinchimén (Ahí les dejé el link al blog donde pueden ver parte de las actividades que se realizan).
Resulta que a principios del año que ya pasó, entraron a la sede, y se llevaron el computador que tanto había costado comprar. Hasta ahí nada raro, es decir, cualquier ladrón si sabe que se puede robar un PC, lo hace. Lo extraño es que no se llevaron ni una bicicleta, ni plata de la caja chica que había allí. Sólo el computador.
Pero lo que podrían ser sólo paranoicas especulaciones comienzan a tomar forma cuando nos vamos enterando que a varias organizaciones semejantes les ha ocurrido lo mismo.

Y empiezan a correr las historias -más por internet que por la prensa- de carabineros asistiendo a actividades de grupos ecologistas o mapuches e intentando averiguar información.
Finalmente, en La Nación aparece este reportaje donde se desarrollan algunas aristas de lo que es efectivamente un espionaje sistemático de la ANI a organizaciones sociales y ecológicas.
Curiosamente, en el sitio de La Nación no pude encontrarlo, sino solamente en blogs que lo han re-publicado.

A estas alturas, para mi ya no quedan dudas sobre qué es lo que pasó. Pero sí me quedan dudas de por qué pasó.

¿Los intereses de proteger la biodiversidad de nuestro país son una amenaza para el Estado?
¿Los grupos sociales y de pueblos originarios son un riesgo para el "Gobierno Ciudadano"?
¿Qué significa que se quieran anticipar o prever los conflictos?
¿Qué están haciendo con toda esa información que han robado de los computadores?

¿Por qué no se buscan un "enemigo" de verdad, y se dejan de joder a grupos que no tienen ni una pizca de poder o recursos (y que los pocos que tienen, los dedican a acciones nada de egoístas)?

Ojalá fuera una exageración hollywoodense, pero Harboe y Ojo de Vidrio Velasco tienen un sentido de la realidad muy alterado.

Por Favor, reAcciones

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que mala hace un tiempo escuche un caso similar pero no recuerdo que ONG era, y claro que es extraño, pero la verdad como dices para que quieren info de organizaciones sin cuotas de poder o quizás una pequeña y además falta de recursos.
Situaciones como estas nos hacen retroceder y dudar seriamente de algún tipo de avance.
Dictaduras encubiertas.

saludos jóse...

Moragaux dijo...

yo la vi....
saludos de los sociologos salvajes

Anónimo dijo...

¿¿¿¿ Este es el gobierno ciudadano????

Keseyoke dijo...

hermano q tal he enlazado su blgo en un post que hice en el mio... este es el link

http://keseyoke.blogspot.com/2009/07/aprendiendo-de-la-tv-local.html