jueves, diciembre 25, 2008

El gesto de la semana: "Monumento a la estupidez"


El que está de frente a la cámara, mirando hacia abajo, es Eduardo Cadima.
Algunos compatriotas y algunos vecinos peruanos lo recordarán -lamentablemente- por rayar un "graffitti" en un muro patrimonial incaico en Diciembre del 2004. Por eso ambos fueron detenidos y presos en Perú. Cadima sólo estuvo 52 días en la cárcel, mientras que Tamburrino un poco más.
En ese entonces, se desató harta parafernalia para salvarlos de la prisión peruana: el canciller de ese entonces (Ignacio Walker), "presionó" para que los soltaran luego, la fundación Ideas -ligada a concertacionistas- hizo hartas gestiones y juntó harta plata para traerlos de vuelta, y el cardenal Errázuriz intervino para que el arzobispado de allá los pudiera acoger y avalar que podían quedar en libertad condicional.
Todo un despliegue.

Allá se levantaron las viscerales ideas antichilenas, y un patriotismo absurdo hacía que acá se les tuviera una cierta empatía.
Recuerdo que incluso llegó a hablarse del "Graffitti" como forma de arte (creo que en muchos casos lo es, pero el de ellos era sólo un rayado autorreferente) , y toda una serie de derivados del caso.

Me parece insuficiente el acercamiento desde la "acción racional" para explicar y enfrentar "la delincuencia". Esta corriente, que hace eco sobre todo en las tendencias derchistas-conservadoras, cree que todo delincuente actúa racionalmente, y que cómo tal, al subirle los costos del delito (sanciones), su cálculo racional le dirá que es mejor trabajar.
Creo que el punto de partida es errado: no todo delincuente actúa racionalmente, y todo delincuente delinque pensando en que no va a ser sorprendido. Ergo, el cálculo de los costos no tiene un rol preponderante. Evidentemente hay excepciones, pero creo que la generalización economicista deja demasiado sin explicar y no resuelve el problema de fondo.

Pero en fin, para mí el tema no es si Cadima "ES" o no delincuente. De hecho, podríamos tener una interesante discusión en torno a como se define la desviación socialmente, y cómo está siempre contextualizada y reinterpretada. Nada de eso quita el hecho de que existan leyes y un Estado armado que las defiende.

El tema es que Cadima es un imbécil.
Fundamento a continuación:

1) Hay que ser muy idiota para andar rayando en un país donde tu nacionalidad no genera simpatías.

2) Hay que ser más idiota aún, para hacerlo en un lugar patrimonial.

3) Después de transformarte en enemigo público del Perú, lo menos que puedes hacer es salir "sonriente y triunfalista" de la cárcel porque te obtuvieron un beneficio convenciendo a medio mundo de que eres un santo y tan sólo un artista.

4) Después de tranformarte en el ají en el ..... de Perú (y vaya que pica el ají allá), hay que tener el intelecto muy trastocado para ir al año siguiente a Tacna a traficar marihuana, y que te detengan con un kilo. Es decir, me parece cosa básica para cualquier traficante el (man)tener un bajo perfil, algo difícil de lograr después de ser el símbolo de la insolencia chilena en Perú.

5) Tu estupidez se transforma en un peligro para la sociedad, cuando a pesar de todo lo anterior, te pillan con 12 kilos de Coca. Con la agravante de que un mes antes, toman presa a tu hermana por sorprenderla traficando pasta base.

Si crees que pese a todo eso, puedes ser el líder de una organización para traficar Cocaína, y que la policía no te va a estar vigilando desde hace rato, no eres un delincuente, eres un obstinado de la idiotez.

Frente a la tontera gratuita se me sale todo el pequeño dictador que llevamos dentro, y en este caso espero que lo encierren un buen rato. Pero no porque crea que se va a reformar o algo, sino para que su estupidez esté recluida.
Creo que puede ser peligrosa...

Y a estas alturas, no hay cálculo racional que valga.

Por Favor, reAcciones

10 comentarios:

Sendasegura dijo...

Sr. Emar: Estoy tan impresionada con la estupidez de Cadima, como con el mutismo de sus lectores!Su comentario de este caso, es 100% acertado porque yo misma me espanté cuando pasó lo del graffiti y veía tanto movimiento
a todos los niveles para salvarlo!Realmente es lo mas estúpido que se ha visto en el último milenio!
Usted debería escribir en un diario
y especialmente este artículo, para que los tontitos que metieron sus manos al fuego por él, sepan con que chichita se estaban curando..!!

socióblogo dijo...

este tipo es el monarca de los huevones.
jajaja, me reí, buena manera de descartar las explicaciones basadas en la acción racional (Gary Becker insiste harto en el asunto, una vez hasta lo ví entrevistado en la Qué Pasa).

Cimero dijo...

Estimado Emar,
Esta vez discrepo respetuosamente. El incidente del graffiti sugiere que el tipo es un imbecil terminal. Sin embargo, los arrestos por droga, a mi juicio, solo evidencian que el tipo es un traficante de oficio. Sin comulgar con la derecha, me imagino que la "cana" esta considerada por estos personajes como parte de los gajes de este oficio. Cuando se nace en un pais donde tus probalidades reales de movilidad social son casi nulas, tus opciones son el sometimiento a una vida de semi-esclavitud y pobreza,o arriesgarte un poco mas, con la opcion de darle el palo al gato o tomar el sol a cuadritos. Cadima opto por lo ultimo, dudo de que tan conciente e informada haya sido su decision (el hecho de que su hermana este metida significa que hay claramente un factor social-familair). Cadima sera un imbecil, pero es nuestro imbecil. A estas alturas lo unico que nos queda como sociedad es ocuparnos que los hijos de Cadima tengan un abanico con mas opciones (dignas)que las tuvo su padre.
Un abrazo navidenio

RIPNE dijo...

Me parece que, aún no siendo el fondo de lo que usted nos plantea (y que cuenta con mi total aceptación en la tesis sobre Cadima) lo realmente preocupante -y entendible finalmente aunque nos extrañe y nos de vergüenza- es LA TRANSVERSALIDAD DE SENTIDO NACIONALISTA QUE SIGNIFICA DEFENDER A ESTA CLASE DE IDIOTAS CUANDO SE VEN ENFRENTADOS A LAS COSTUMBRES DE OTROS PAÍSES, cosa que no hacemos cuando viene un europeo idiota y quema las Torres del Paine pagando una multa pequeña.
Cadima es un macroidiota en un país que los fabrica como si fueran exportables....

socióblogo dijo...

@cimero: las posibilidades de movilidad social en Chile son, más o menos, amplias. lo que es difícil es entrar a las elites, pero por debajo de eso, la movilidad no es tan poco fluida.

José Nova dijo...

Como si nadie hubiera actuado al menos una vez irracionalmente... pero ese no es el tema de la discusión.

Y no era necesario tanta argumentación para reafirmar tu tesis más que obvia sobre Cadima: es un imbécil de aquellos.

Y cómo sabes que el ají pica ahí?? xD!

Saludos.

Juan Emar dijo...

Sendasegura (gran nombre): gracias por sus cumplidos, pero creo que se adelantó con el mutismo de los lectores.
Me imagino que todos los que se movieron para liberarlo debieran estar bastante avergonzados ahora...por lo menos.

Colega pop: A Becker se le pasa la mano para mi gusto con esto. Creo que de cuando en cuando aparecen economistas con aires totalitarios que pretenden que la economía es LA forma de mirar las cosas y sociedades. Les falta ventilarse y leer otra cosa para mi gusto. Ese Tim Harford es la versión chabacana actual. En fin...
Saludos

Estimado Cimero: me temo que Socióblogo tiene razón. La desigualdad es tan grande en este país que la "movilidad" entre los que no están en el último decil es mucho mayor de lo que se cree. He ahí que la "clase media" esté sobre endeudada y con el culo a dos manos para la crisis, y que exista el concepto de "vulnerabilidad" en reemplazo del de "pobreza".
En cualquier caso, escribí esta columna por dos motivos: 1)Como bien dice socióblogo, para demostrar que la acción racional es un modelo de análisis caduco. 2)Para reírme un poco de la tontera de Cadima, que de verdad me parece impresionante.
Puede que sea un traficante de oficio, pero uno tiene derecho a reclamarle esto después de como se lo pintó para el asunto del "Graffitti". Por lo demás, e insisto en el punto, para ser traficante tienes que cuidar el bajo perfil y estar conciente de que existe la Policía de Investigaciones y que hace su trabajo. Sólo por ser una figura mediática, los ratis consideran su arresto como un "golpe" aunque la cantidad de droga no sea tanta.
Espero que Cadima no pase sus genes, pero de ser así, concuerdo con usted en que ojalá sus hijos tengan opciones y no sólo eso, el criterio para optar bien.
Felices fiestas para usted.

RIPNE: efectivamente hay un "racismo étnico" en estas cosas. Y lo de Torres del Paine es un gran ejemplo que le agradezco nos recuerde. El eurocentrismo hizo que las autoridades temieran castigar como se debe al tipo, y en vez lo suben prácticamente al primer avión que hay de vuelta.
Daño que tiene para muchos años para recuperarse...una vergüenza...y no tan ajena.
Saludos

Ilustre: pues claro que ese no es el tema. De hecho parto diciendo que no me compro la teoría de la acción racional para explicarse las conductas.
Ahora, mi estimado, ¿Está insinuando una verborrea innecesaria? pues claro que lo es. En rigor nada de lo que escribo en el blog es de vida o muerte. Sólo que esta vez decidí "desahogarme" un poco, porque TANTA imbecilidad me parece abuso. Espero que no se lo tome con gravedad, aunque por la pregunta final me parece que no.
Se la contesto: de partida el lugar donde pica el ají quedó a la libertad de pensamiento, por lo mismo le puedo decir que me imagino que el ají pica, donde sea. Ya que lo hace en ojos, boca, y narices y en general en las mucosas sensibles.
Ahora, como nos hacemos los lesos y sabemos como termina la expresión, solo citaré un primo mexicano cuando presentaba las "rajitas", comida altamente picante: "pican al entrar y pican al salir"
Saludos

Anónimo dijo...

No hay que olvidar que el tal Cadima es fiel representante del 95% de la juventud Chilena actual ,por eso el interés del Gobierno en sacarlo de Perú cuando lo pillaron rayando muros.
Ojalá el señor Estévez hijo aparezca ahora dando explicaciones.

Atte.
Gabo

Anónimo dijo...

Estimado Juan Emar El Joven,

No habiendo sido suficiente que Juan Emar haya sido ignorado en vida (y mas tarde) en nuestra querida tierra, solo faltaba que un aspirante a intelectual reutilizara su seudonimo para un blog "con cosillas de actualidad"...

Hombre, tus columnas son una antologia de lugares comunes de izquierdistas y "vanguardistas chilenos" (no lo digo con ironia, creeme que admiro a los izquierdistas y "vanguardistas chilenos"). Ademas de largas... Gran parte del ejercicio de la inteligencia radica en la CONCISION.

Recuerda el viejo adagio de Seneca: lo bueno, si breve, dos veces bueno; lo malo, si breve, no tan malo.

Y por ultimo, por favor deja en paz a Juan Emar El Viejo. Ya tenemos suficiente con ignorar su aporte a la literatura chilena.

Si te queda algo de creatividad, inventa tu propio seudonimo.

Por Favor, reAcciones

Pepito.

Juan Emar dijo...

Gabo: ¿Fiel representante? ¿95% de los jóvenes?...Poca fe le tiene a nuestros jóvenes.
Sin embargo, estoy de acuerdo, Estévez debiera dar explicaciones.

Pepito: No sé muy bien como tomar su comentario, así que lo haré por partes.

En su primer párrafo mediante las hipérboles que marcan el “No habiendo sido suficiente…” y “sólo faltaba que…” usted pone en la misma línea la ignorancia en torno a Juan Emar con el hecho de que yo (re)utilice su seudónimo. Creo que poco tiene que ver una cosa con otra. Al costado derecho del blog, bajo mi nombre real, está “linkeada” la columna donde hice un breve (demasiado breve) homenaje al susodicho, donde también explico las razones por las que copié su seudónimo. Lo hice no sólo porque me parecía correcto, sino además como aclaración para lo puristas. Pero como bien lo ilustra usted, con algunos nunca es suficiente.

En su segundo párrafo califica mis columnas como una antología de lugares comunes. Estoy de acuerdo con esa manera de categorizarlas, sin embargo me sorprende que sea capaz de llamarlas “antología”. Veo que se dio una estoica lata de leerlas para hacer esa aseveración, lo que le agradezco. No pensé que alguien lo haría. No obstante, estos lugares comunes tienen un apellido: “Izquierdistas” y “vanguardistas chilenos”, seguida de una poco creíble aclaración de que lo dice sin “ironía” (supongo que quiso decir “sarcasmo”). Le sigue un “Además”, que obviando el paréntesis que acaba de hacer, aludiría que junto con ser lugares comunes, son largas. Ahí entramos en un terreno complejo. ¿Cuándo es larga o corta una columna? Me parece cuestión del paladar, asumo que si bien hay quienes se entretienen con ellas, están también quienes se aburren, como usted. La verdad no pretendo agradarle a nadie en especial, menos demostrar aquella inteligencia que no tengo por no ser conciso. En cualquier caso, vuelvo a agradecerle que no contento con leer lugares comunes, haya leído columnas largas. Veo que verdaderamente sufrió bastante para dar una opinión a la altura de sus exigencias: responsable.

Su tercer párrafo es sólo una cita para reforzar lo que dijo antes. Como tal no me queda nada muy nuevo que decirle. Solamente que en este espacio donde tengo plena libertad, no estoy dispuesto a someterme a los formalismos de extensión (para eso hay lugares donde me pagan para que lo haga), así como tampoco estoy interesado en que esto sea “bueno” o “no tan malo”: Sólo escribo el primer lugar común que se me viene a la cabeza.

Su cuarto párrafo es un “por último” que en verdad es una repetición de su idea primera. Sin embargo, me descoloca un poco: es de un animismo que simplemente no comparto. ¿Usted de verdad cree que Emar se revuelca en su tumba cada vez que se escribe algo aquí? Hasta el momento el fantasma de Pilo no me ha penado…

Nihil novo sub sole, estimado. La autoría poco sentido tiene reclamarla. ¿Existe una idea realmente original? El mismo Juan Emar recogió una expresión coloquial del francés (como debe saber). Recuerde que antes los cuadros no se firmaban, y que los cuentos e historias circulaban sin tener un “autor”, sino como una propiedad común. El reclamo por el autor, y el comentario que a él lo amarra no son más que formas de sometimiento del discurso. Y también mediocres (para mi gusto) oportunidades de ganancias para los propietarios de los “derechos de autor”. En todo caso, estaba pensando que “Pepito” parece un buen seudónimo…al menos es original ¿no?

Padezco de una verborrea sin solución, como pudo ver. Estoy condenado a desilusionarlo…

P.S.: Sólo en caso de que me haya equivocado en mi impresión inicial y que usted en vez de leer mis columnas para opinar sobre ellas, sólo haya visto la reseña de este blog en El Mostrador (donde está mucha de la estructura de su comentario), déjeme aclararle que esa reseña no la escribí yo. Así que pídale a ellos que le devuelvan el tiempo perdido.

P.S.2: Tal como le indicaba al comienzo, mi nombre real está publicado en el blog, si quiere puede utilizarlo para no sentirse “hereje”. Esto de “El viejo” y “El joven” me parece sobregirado.
Y muy largo.