miércoles, noviembre 18, 2009

El gesto de la semana: "Cuando los debates convencen"


Si no me equivoco, fue para las celebraciones de este 18 de septiembre que estuve compartiendo en la playa con un amigo "de las pichangas" que además ahora está de jefe de prensa de la campaña de ME-O. Aproveché de preguntarle cómo iba la cosa (me dijo que no había mucho presupuesto y que ahora tenía que echar a uno de los periodistas, siendo que lo que él necesitaba era contratar más gente), cómo era trabajar con el candidato (básicamente me dijo que era un hiperactivo que no paraba nunca) y quién había refrescado -justo en fiestas patrias- esa entrevista con declaraciones "antipatriotas" de ME-O (me dijo lo que ya todos saben, que fue la hija de Piñera por Twitter).
En esos tiempos no tenía mi voto decidido y el "voto-útil-anti-concertación-que-reestructure-el-panorama-político" me era todavía bastante tentador. De hecho cuando me despedí de él creo que le dije: "Voy a votar por ME-O. Voy a ser otro joven urbano ABC1 más que lo hará."

Pero esto fue antes de los debates. Y si bien parece ser cierto que los debates no convencen a mucha gente de cambiar (o aclarar) su voto, debo decir que yo sí fui uno de los públicos objetivos. Sobre todo el primero, donde decidí mi voto y el último donde confirmé mi desencanto con Marquitos.

El primer debate estuvo marcado por la indiscutible irrupción de Arrate. Su discurso, soltura y solidez me volvió a recordar que con el voto se debe ser honesto. Que para instrumentalizar están las encuestas y que sólo por joder, yo también me declararía indeciso si me encuestaran (como el 20% de mentiroso/as que lo hacen).
Oir las ideas de Arrate me recordó (del latín re y cordis: "volver a pasar por el corazón") que votar se trata de apoyar aquél que mejor represente las ideas que uno tiene. Por muy mentirosa que sea la democracia representativa.

No recuerdo si fue en ese mismo debate o en el radial o en algún programa por esa misma fecha, pero hubo en el discurso de ME-O un elemento que me molestó por lo conveniente, hipócrita y evidentemente propagandista: en un momento se refirió que un determinado defecto (no recuerdo si era el conservadurismo o la cantidad de años en el circo) lo compartían tanto la derecha como la izquierda.
A priori, no tengo nada que negar. Sin duda hay varios defectos compartidos en ambas facciones. Lo que me molestó fue que por "izquierda" se refería a la Concertación. Creo que sólo para un derechista extremo o para alguien muy desesperado por desmarcarse de la estructura política, es sostenible considerar a la Concertación como "izquierda".
Me parece evidente que la sola presencia de la DC en la coalición, sumada a la negativa originaria de incluir a la izquierda "de verdad" (el actual pacto electoral no es un pacto político) debieran ser suficientes para no confundirse. Será una izquierda sin representación parlamentaria, que no llega al 10% nacional, pero nada que ver con la Concertación. Un poco de respeto.

Pero la confirmación final de mi malestar con ME-O fue el último debate de Anatel. En particular su "discurso de cierre". En éste se mandó prematuramente la frase: "Votar por Arrate es votar por Frei y votar por Frei es votar por Piñera".
A primera vista, esta frase tiene poco sentido y suena a un complejo malabarismo donde todos los demás candidatos son lo mismo y él es la única alternativa.
En una segunda reflexión -no muy sofisticada, por cierto- aparece que darle el voto a Arrate (en primera vuelta) y no dárselo a ME-O es facilitar que sea Frei quien pase a segunda vuelta (he ahí el "es votar por Frei"). Y como Frei es menos competitivo (según la CEP) que ME-O en segunda vuelta, va a ganar Piñera (he ahí el "es votar por Piñera").
Estoy lejos de querer ofender su intelecto, estimada lectora y estimado lector, al hacer lo obvio explícito, simplemente me interesaba evidenciar todo el cálculo instrumental que hay detrás de esa frase. Una frase que no deja de ser un "vota por mí para que no gane Piñera".

Es todo lo que me faltaba por escuchar. Ese discurso de los "sueños", la "juventud", "el futuro" y el "cambio", transmutado en el viejo chantaje político, el pragmatismo y la campaña del miedo. Prácticas propias de esos mismos dirigentes que tienen secuestrada la Concertación, como a él tanto le gusta denunciar.

Punto aparte el hecho de que Arrate con todas sus letras propuso un "acuerdo mínimo" a Frei y ME-O para derrotar a la derecha en segunda vuelta. Acuerdo sobre el que ninguno de los dos se pronunció. Ni siquiera Marcos "no votar por mí es votar por Piñera" Enríquez-Ominami.

Es curioso, pero tanto el primer como el último debate me hicieron conciente del sentido del voto, alejándome de ese odioso pragmatismo. El primero, gracias a Arrate. El segundo, a Marquitos.

Por Favor, reAcciones

P.S.: les recomiendo esta inspiradora carta abierta escrita por el ilustre Citizen Almeida.

18 comentarios:

M7 dijo...

Muy de acuerdo, nunca le he creido a Marquitos. Su discurso es tan falso e inconsistente como su sonrisa. Es francamente inverosimil encontrarse con gente joven que caiga rendido ante ese discurso facilista, aun cuando tiempo atras representaban y seguian a la extrema izquierda.
El merito logicamente lo tiene el hombre, conocedor de las artes de la persuasion al dar preciso en los puntos debiles de los chilenos incoformistas que siempre quieren más y que no tienen vision de futuro para saber que las cosas lleva tiempo construirlas. Es claro que la concertacion ha cometido errores, pero desconocer la obra realizada estructurando un discurso en el inconformismo y apelando a las "caras nuevas".
Al final resulta ser "caras nuevas" para vicios viejos, para el sistema donde ya Marquitos se siente comodo y se aprovecha del descontento de la gente joven de una manera tan vacia y miserable como la practica de la derecha de regalar mercaderia en las poblaciones.

Pero un discurso atractivo debe tener un peso detras, un sustento, Frei tiene 20 años de gobierno, Piñera su dinero y su ambicion, y Arrate, no se, tampoco me convence aunque concuerdo contigo en que el voto debe ser por quien más se acerque a lo que uno piense, pero la historia de Arrate y su alianza con Frei, tambien me hacen desconfiar luego del ultimo debate. Mantengo mi voto nulo, en 3 semanas dudo que cambie.

MEFISTO dijo...

Miguel revuelcate en tu tumba, MEO siempre se me presentó como un Travesti político, pero aún sigo sintiendo de que el candidato que la lleva es Blanco y nulo, y ni una palabra dijo en el debate...

maldonado dijo...

Yo no le doy las gracias a los debates, le doy las gracias a Maurice Merleau-Ponty cuyo instructivo ensayo "Las aventuras de la dialéctica" me ha confirmado una vez más que en la coyuntura NO ESTA la política. En consecuencia, hermanos y hermanas concertacionistas, arratistas y antimarquistas, me aventuraré votando por el intragable Piñera. Amén

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, el voto uno de los pocos- si no el único instrumento- a través del cual se "escucha" al electorado. Para mí, sólo decir " no quiero que salga Piñera" es totalmente insuficiente, conformista y muy alejado de lo que pienso en realidad de la política chilena.

¡Me niego a seguirle el juego a esta política mediocre!

Saludos,
Antonia

Romina Olivares dijo...

por mi parte ME-O nunca a sido un candidato de peso para mi, no es bueno "jugar a querer ser presidente"... y mi voto como siempre es sin mentira, solo con el corazón como por ahi leí...

Atte

Yo

Rox dijo...

Me sumo a quien piensa que Miguel ha de estar revolcándose en su tumba, y es lo que más siento.

MARIANA dijo...

no podria estar más de acuerdo!
Saludos.

lipe dijo...

Me pasa que siento que Marco cada vez está articulando su discurso en las estructuras de la politiquería. Frases como "déjame decirte" o otras por el estilo lo han vuelto cada vez menos liviano. Parece que es difícil no contagiarse del ánimo de donde uno está. Pero una cosa que hace un tiempo le escuché--y me hizo pensar en votar por él..ahora estoy en lo indecidible--es que, al preguntarle por un tema (creo que era el aborto) dijo que si bien el, en principio, no era pro-aborto, no se cerraba a conservarlo. Lo que llamó mi atención es la pregunta de si la política debe basarse en principios o en conversaciones. O si finalmente no es el principio mismo una conversación donde se abren y cierran posibilidades, como algo siempre en permanente indecisión. Eso de los principios…de pronto el ser humano los vivió primero como únicos, imperecederos, como verdades! y eso está a un paso de transformarse en convicción..y en mentiras.
Pero recuerdo aquel hombre antiguo que se paseaba por Mileto.. dijo que el principio de todas las cosas condenadas a aparecer y desaparecer es lo indeterminado, lo indecible, lo no sabido, la no-verdad. Pienso cómo entonces podría ser la política no aplicación de principios (cuyo efecto terminal es defender algo sólo por el regocijo de defenderse a uno mismo) sino una conversación, donde se ponga en riesgo, justamente, los mismos principios.

Leí la carta que mencionas.....

Claudio F. Moreira dijo...

Me quedo con la frase escrita por Romina Olivares :"jugar a querer ser presidente"... en donde la imagen de Piñera se me viene a la mente.

Creo que este personaje, al igual que ME-O desean jugar un rato. Uno por desafiar a los más viejos, a quienes le cerrar las puertas y el otro por mera ambición, por cansancio de hacer lo que siempre hace y aburrimiento de estar controlando sus empresas. Quizá para él debe ser momento de adquirir una empresa más grande, algo así como un país entero.

Por Frei no votaré, porque la DC es lo mismo que la derecha. Esa división tan poco clara en sus ideas me da desconfianza.

Al final, creo que votaré por Arrate, que en cierta forma es quien más se asemeja a mi forma de pensar socialista.

Saludos.

Max Barata dijo...

Don Emar siempre dando buenos palmazos. Un gusto pasar a leer por acá.
Respecto a su punto, segnala usted su molestia por el reduccionismo político de MEO en el ultimo debate, reduccionismo resumido en el concepto “vota por mi para que no gane Pignera", o mas resumido aun; “No a Pignera”. Ahora bien, yo me pregunto; y que tiene de malo? Que tiene de malo usar el voto como negación, como antítesis, como antídoto al veneno derechista de pignera? Que tiene de malo usar el “no a pignera” como blason para contener las jaurias de puritanos libremercadistas que merodean la moneda? Es mejor acaso votar basado en quimeras electorales navidegnas que votar encontra del representante de la una clase política excluyente, arribista y egoísta? Se me viene a la cabeza el No que puso a la Concertacion en el gobierno. Supongo que concordara conmigo que nadie estaba votando a favor de las aun desconocidas políticas publicas de la concertación, ni menos por el silencio condescendiene de Don Patricio Alwyn. No. No! El No era suficiente para aanzar. El No era suficiente incluso para construir. Era el No a Pinochet. Era la oposición al siniestro régimen de Daniel Lopez.
Asi, vuelvo al concepto inicial; es suficiente motivo la oposición al rival político de turno para inclinar el voto del populacho? Pues yo digo que si, y con mayúsculas. El No es una figura potente que ha creado movimientos políticos y administraciones legendarias. El No al apartheid, el No a Le Pen, el No a Ollanta Humala. Pongamoslo de esta forma; el No como antítesis le ha ahorrado a la humanidad unas cuantas cagaditas.
Asi, hago un llamado a la pausa y la reflexión, a valorar la importancia del “No a Pignera” como motivo necesario y suficiente, como causa unica. El No a Pignera es razón de peso para formar un referente político que dure agnos sino centurias, y no hay nada de que avergonzarse. Muy por el contrario.
Atentamente
mxb (el meon)

Ninia Muetta dijo...

Creo pertenecer al pequeño grupo de jóvenes que se inscribió en los registros electorales antes de toda esta mediática avalancha de anuncios publicitarios que llamaban a votar... Antes no me hubiera creido capáz, y es que la política no me convencía, siempre había corrupción y, principalmente, nadie que defendiera las opiniones del pueblo (no como coloquialmente se llama a un sector social, sino, como mayoría relativa)...
Pero comencé a pensar que si por último las cosas no podían ser como la utopía política de Atenas, se podía elegir al menor de los males...
Cuando apareció MEO, me causó gracia el personaje, que consiguió tanta popularidad con tan sólo candidatearse de broma, incluso más que la izquierda establecida... Y cuando se decidió a participar en realidad, comenzé a investigar sobre él... Y es que lo que más me agradó, fue que pese a sus propuestas contrapuestas, sus constantes cambios, sus utopías y demases, en la mayoría de los casos dejaba la puerta abierta al diálogo... Eso es lo que yo buscaba, no alguien que compartiera la mayoría de mis ideales, porque eso sería muy poco tolerante con quienes no, sino alguien que (por lo menos prometiera) dar chance a cambiar propuestas...
Además, también tiene gran peso en mi decisión que sea independiente, ya que así no debería rendirle cuentas a ningún partido político ni sector social...
Por otra parte, Piñera... No! y No! Ya se hiso bastante fortuna con el Banco de Talca... Frei No! y No! Gracias a que él dio la mitad del sí a Barrick Gold, tenemos el cacho de Pascualama... Arrate, me gusta su naturalidad y varias de sus propuestas, pero me asusta que pertenezca al sector de izquierda...

Carlos dijo...

Las palabras de Meo se pueden interpretar así. Pero también se pueden interpretar de otra manera más sustantiva.

Yo desconfío mucho más de las vinculaciones de Arrate con la concertación, y de este maltrecho nuevo PC, que gladys seguramente miraría con orgullo, aliado con la Concertación (y con la DC!).

Para muestra un botón:
cito una nota de prensa (del por qué los humanistas no están apoyando a Arrate, aunque este los use en su franja):

http://www.radio.uchile.cl/notas2.asp?idNota=54077

"La base esta decepción política, según Hirsch, se grafica “cuando uno ve al Partido Comunista, que aparece abrazando y dando todo su apoyo al candidato de la Concertación, que es otro proyecto político”, por lo que se “entiende que eso hace muy difícil pensar en una alianza. Cuando uno ve un pacto contra la exclusión que no termina con la exclusión de los distintos partidos del Juntos Podemos, eso dificulta mucho este proyecto”, indicó.

El quedar fuera del acuerdo con la Concertación, y la gran cercanía de los comunistas con Frei, son dos detonantes de esta decisión para Hirsch, pero lo intolerable a su juicio es que los mismos que proclamaron a Arrate, comunistas e Izquierda Cristiana, no estén trabajando por él, ni realizando campaña."

Juan Emar dijo...

M7: Si vota nulo y quiere cambiar la constitución, agréguele un AC, por "Asamblea Constituyente".
Me parece que en lo que dice hay mucha razón. Efectivamente tiene dotes de persuación y retórica, un buen manejo de medios y una gran capacidad para captar simbólicamente el descontento y los vacíos políticos que van quedando. Me quedo con lo que dice: nuevas caras para vicios viejos.
Sobre Arrate y sus pactos, tampoco me acomodan. No me siento interpretado por ese pacto. Pero creo que eso es algo que compete a la segunda vuelta. Sino, Arrate se habría bajado.
Saludos

MEFISTO: leí algo que Garretón escribió el año pasado en torno al tema de la inscripción electoral y automatizar el sistema. Él, un defensor del voto obligatorio y de la inscripción automática, proponía reemplazar al binominal por un proporcional y considerar los blancos com válidamente emitidos y que en caso de ser mayoritarios, obligaran a una nueva elección con otros candidatos.
Me gustó la idea... ¿A usted?
Saludos

Maldonado: no me lo imaginaba como un ciudadano inscrito.
Pero me gustaría que me explicara como desprende su voto de la premisa antes dicha.
Saludos

Antonia: es la palabra que mejor lo encarna MEDIOCRIDAD.
Saludos

Romina Olivares: es lo que me interpreta, pero que tiende a olvidarse con tanta tentación por el voto calculista...
Saludos

Juan Emar dijo...

Lipe: me sucede con Marco algo semejante, aparece como el candidato de la indefinición. El más posmoderno, si se quiere, y por lo mismo encarna muy bien el desencanto con los Metarrelatos de la izquierda, la derecha y la concertación. No tiene pelos en la lengua para aumir que encarna la contradicción (la misma que une con un guión sus apellidos), ni para conformar un equipo de campaña que tiene de todo lo que se pueda imaginar.
Es tal vez por lo mismo que me descuadró tanto el viraje que ha tenido en el último mes para captar esos votos que lo llevarían a segunda vuelta.
Hubiera preferido que desde un comienzo quedara claro que eran sólo conversaciones, pero invocar principios es una tentación a la que finalmente cedió.
En fin me queda la sensación de la estrella fugaz...
La carta tómala como lo que (creo que) es: una inspiración.
Un abrazo.

Claudio: sobre su apreciación en torno a Piñera, me temo que es también la única explicación que se me ocurre. Aunque la tomo más por el lado del poder que por el de administrar una empresa: creo que Piñera es más especulador que empresario y para los especuladores son más importantes los simbolismos y las burbujas que la realidad material del mundo productivo.
Eso es lo que más me temo...
Saludos

Max: a priori no soy capaz de decirle si acaso esa postura es buena o mala en sí misma. Sería llevar a un plano ético algo que es realmente mucho más variable.
Sin embargo no le voy a ocultar que las posiciones que tomo tienen detrás un convencimiento de que al menos no son "malas".
Ahora, yendo a lo que creo que usted apunta, para mí el tema de votar por convicciones activas versus convicciones "negativas" (votar contra algo), es algo que se dirime en el paladar de cada uno. En mi caso, las convicciones negativas serán algo que sólo me plantearé en segunda vuelta.
Lo que yo critico del su candidato es que haya caído en esta práctica del terror (pese a que diga en su franja "Marco, sin miedo") tan propia de las cúpulas truculentas que él critica.
Tómelo como una desilusión en la inconsistencia de sus pilares fundamentales y no como un asunto ético.
Saludos

Ninnia Muetta: hay un par de dobles filos en su comentario que vale la pena tomar con cuidado. Primero, la democracia griega, si bien fue visionaria, no es muy distinta a un sistema aristocrático cuya dependencia económica era el esclavismo y el expansionismo.
Segundo, está bien que se abran los diálogos. Me parece que de eso se trata. Pero también creo que un representante debe tener algún sustrato a representar. Vale decir algún tipo de proyectos o ideales que sean capaces de generar opinión en torno a ellos. No tan sólo por un tema de gobernabilidad (tener un proyecto claro), sino por un tema de rendir cuentas: ¿Si no hay un proyeto y posiciones claras para defender, qué se puede exigir cuando tenga el poder para hacer algo?
Que sea independiente es un doble filo. No rendir cuentas puede transformarse fácilmente en no tener apoyo para llevar a cabo sus leyes, reformas y presupuestos inclusive.
Por último, despréndase de esos miedo heredados sobre la izquierda y échele una mirada más de cerca a sus ideas.
Saludos

Carlos: es muy cierto todo lo que usted plantea en torno a las suspicacias que genera esta alianza.
Habrá que ver si una vez en el parlamento la izquierda genera una alianza de tipo política y comienzan las concesiones.
En todo caso ME-O dejó la mesa servida y un panorama inestable e incierto para lo que venga después de Enero: al tirarse contra todos los demás, todos los demás le están dando a él.
Sigo pensando que cayó en un juego muy bajo para lo que prometía y entusiamaba

Saludos

Ninia Muetta dijo...

Sí, omití los supuestos en lo que respecta a la política ateniense, y es que puse utopía, no tan sólo por la idea que concevían de democrácia (además de que, en el apogeo, era más vocacional, que un trabajo, ya que no se les remuneraba, luego comensaron a hacerlo y se desvirtuó un poco la idea), sino que también porque las leyes eran votadas por todos los "ciudadanos" y hay que considerar que tampoco se les podía exigir tanta inclusión (mujeres, esclavos, clase baja), porque sencillamente el contexto no daba para eso...

Respecto a lo segundo, la mayoría de sus propuestas no son cosas del otro mundo, y algunas van con las ideas de la derecha, otras de la concertación y otras de la iquierda, entonces no creo que en el supuesto de que saliera electo, la mayorçía de sus propuestas no tuvieran aprobación, a menos que "nuestros queridos" políticos puedan caer tan bajo como para votar en contra sólo porque no les agrade quien lo propone...

Por otra parte, mi temor a la izquierda, no son miedos heredados, es que, lo que respecta a la política no me agradan los extremos, por eso tampoco pienso en votar por Piñera porque es de derecha... Y tomemos en cuenta que alguna vez la burguesía fue como la "izquierda" =)

Finalmente... Me gustaría que viera el link de un episodio que aconteción en México, aunque lo más probable es que ya lo haya visto...

http://www.youtube.com/watch?v=fhxfQnZD7Ys&feature=player_embedded#

Yo quisiera un presidente así...

bitacoreta.org dijo...

Amigo,
El meollo del problema es la opción de un Piñera con conflictos de interés por todos lados, o la de una Concerta que mantendrá las practicas del cuoteo, exclusión, y el nepotismo en todas sus formas. Estando trabajando en el gobierno, habiendo votado por la concerta toda la vida, tengo el convencimiento que ya esta bueno, así de simple. Este país tiene muchos problemas, pero el principal es que todas las decisiones a nivel de gobierno se toman en base a un interés electoral, beneficiar al compadre politico o para hacer un ajuste de caja político (es realmente óbvio?), donde reina la incompetencia. La plata se bota a chorros, sin control, sin medidas de resultado, sin metricas, sin mirada de futuro. Ante eso, el único que ha adquirido un compromiso explicito con ese problema (cuoteo, nepotismo, exclusión) es MEO. Que use algunas muletillas de politiquero no creo que sea señal de contaminación mayor para serte sincero. Que Arrate, en quien confio (aunque no en su gente y sus alianzas), sostenga la necesidad de un acuerdo para que no salga Piñera, me parece fatal pues pone en el gobierno a Frei, que sería nefasto para Chile. Simplemente no me imagino 4 años más con la misma gente con la cual me topo y me decepciono todos los días. Y si me apuras, prefiero arriesgarme a que MEO la cague (o que Piñera nos convierta en un pequeño EEUU ultraconservador, por un tiempo), antes que seguir alimentando con chorros de plata a un monton de parásitos incompetentes sumamente despotas, que viven a cuestas del Estado y de ser amigos de, y que mas encima se creen dueños del país.

Creo que esta elección es tan importante y trascendental como la del 89, y lo que se decide es: un pase libre al Estado Nepotico (Frei y su gente, y Arrate por por sus alianzas) o no.-

Saludos, bitacoreta.org

Juan Emar dijo...

Ninia Muetta: lo he escrito en algunas columnas acá y en ese sentido estamos en completo acuerdo: que todos los ciudadanos votemos las leyes y fin al parlamento.
Ahora, déjeme decirle por experiencia propia que los parlamentarios SI caen tan bajo como para rechazar proyectos que consideran buenos pero que son presentados por sus adversarios. Pasa todos los días. De hecho, la excepción es cuando no votan en bloque o cuando aprueban por unanimidad.
Gracias por el video. Efectivamente ya lo había visto y yo también quisiera que TODOS los políticos fueran así.
Saludos

Amigo bitacoreta: también trabajo para el Estado y me toca ver algunas sanguijuelas así como algunos que hacen su mejor esfuerzo con la mejor de las intenciones.
Sin embargo, no sé si quitar la costra chanta tenga que ver solamente con un cambio de gobierno, sobre todo si estamos hablando de muchos puestos que están en niveles medios.

En ese sentido, estoy totalmente de acuerdo por hacer aún más transparente el trabajo en el Estado, y llamar a concurso público la mayor cantidad de cargos posibles, sin militancias de por medio.

Ahora, entiendo que tras su experiencia está la motivación electoral y el sentido práctico del voto.

Yo todavía (al menos en primera vuelta) veo mi voto desde otra perspectiva, donde el pragmatismo no juega mucho papel.

Pero no me mal entienda, el viraje comunicacional de ME-O al cuál refiero en la columna es elocuente para mí en la medida en que se cae en la vieja práctica, pero sobre todo porque pone el pragmatismo como fundamento.

Y se ha visto en el comentario de Max Barata (por dar un ejemplo) que el pensamiento tras ME-O es principalmente pragmático.

Y sobre eso creo que no compete hacer un juicio de valor. Es cuestión del paladar, y mi paladar todavía no le toma mucho gusto al pragmatismo.
Un abrazo

El Extranjero dijo...

¿Olvidamos que las elecciones son sólo para ganarlas?
Yo me quedo con las propuestas originales de Marco Enriquez ("marquitos" para los no amigos).
Es al único que le creo.
Arrate podría ofrecer un tin tan a cada votante si pasa a segunda vuelta, total da lo mismo.
El programa de Frei es tan falto de ideas, que llega a ser ridículo.
Y ni hablar de Piñera.

A mí, de lo único que me convenció el debate, es de que no hubo debate.

Saludos.