jueves, noviembre 26, 2009

Votar por Piñera y el sentido común Vol.2


Dado el poco tiempo que queda antes de las elecciones, continuaré con esta sección antes de que se haga obsoleta.

(sin)razón 3: "Él ha sido un empresario exitoso, sabrá muy bien como administrar el país y hacerlo crecer"

Tal vez uno de los elementos más repetitivos de su hostigante y maqueteada campaña sea el famoso "vamos a crear un millón de nuevos empleos". Lo curioso es que esta impresionante cifra (que jamás aclara el tipo de empleos que se crearán) tiene un supuesto no menos impresionante: un crecimiento sostenido del 6%. La OCDE pronostica que Chile crecerá un 4,1% en el 2010 y, fuera de cámaras, el equipo económico de Piñera tiene muy claro que esta ya es una promesa que no se podrá cumplir. Pero las campañas -ya lo sabemos- poco tienen que ver con la verdad y mucho con la propaganda, la mentira y la promesa vacía. El "ofertón" como le gusta decir a algunos.
La cosa es que la entonación de dicha muletilla de campaña no es menor. Ese "vamos", hace ver que la creación de empleos es algo que está en manos de quien encabece el gobierno y no de las PYMES y Empresas que concentran la empleabilidad en este país. Es cierto, las políticas fiscales y laborales pueden facilitar o dificultar las condiciones para que privados contraten mano de obra -donde lamentablemente la precarización de las condiciones parece ser la condición exigida para disminuir el desempleo-, pero en ningún caso el sujeto activo en la baja del desempleo es el Estado.
Pero suena bien. En boca de un tipo que "le da" trabajo a tanta gente, aparece como creíble que él sea el que le va a dar un millón de empleos a los cesantes de este país.
Piñera sabe esto y lo explota. De algún modo ha logrado instalar en el sentido común de muchos votantes desideologizados/desinformados que su éxito en el mundo privado es traducible y extensible a todo el país.
Si extremamos el recurso, sería como decir que tener un millonario en el gobierno aumenta la probabilidad de que este país nos haga millonarios a todos.
Más todavía si insiste en la idea de que él proviene de una familia de clase "media".
¿Qué mejor foto para la clase media aspiracional que ver uno de los "suyos" transformándose en uno de los más ricos de Chile y premiarlo por eso con el más alto cargo político?
Parece diluirse esa sabiduría popular que indica que "nadie se hace rico de manera honesta en una generación".

Sabido es que Piñera no es querido en el gremio empresarial. Más allá de sus arranques en el Banco de Talca, recuerdo que siempre me interesó saber porqué Ricardo Claro lo había echado al agua en un programa de televisión con la famosa radio Kyoto (en un patrón que al parecer se repite). Y las malas lenguas dicen que mientras Piñera era un incipiente Ingeniero Comercial, Claro lo envió a estudiar la viabilidad de instalar el sistema de las tarjetas de crédito en Chile. Piñera anduvo de gira un buen rato y concluyó que en Chile no era el momento. Quedándose, de pasada, con todos los contactos y estudios correspondientes. Un año después funda "Bancard" y trae el sistema de endeudamiento plástico arrancándose con los tarros.
Y eso dejó picado a Claro por varios años hasta su venganza.
Y de pasada, le generó una pésima fama entre el gremio.

Lo cierto es que Piñera, en rigor, no es un empresario.
Mucho menos un "emprendedor".
Es más apropiado referirse a Piñera como un financista o como un especulador (vale decir, alguien hábil en decidir dónde meter la plata), que como un personaje que ha montado una industria y se ha relacionado con sus subalternos. Fuentes del empresariado aclaran que nunca ha formado parte de sus gremios (Sofofa o CPC) y que no es considerado como "de nuestro mundo", sino más bien "de los asuntos especulativos".

De hecho, son elocuentes algunas de las historias que circulan en torno a su carácter como "jefazo". Entre las azafatas de LAN que te toque atender a Piñera es motivo de desagrado e incluso miedo, nada de orgullo. No sólo porque se dice que es descortés y ni siquiera mira (mucho menos contesta) cuando lo saludan, sino porque son conocidas sus historias de mal carácter como cuando Gina Ampuero pasó a llevar su pie que estaba extendido en el pasillo. Piñera le habría dicho ¿Tú quieres pisarme? ¡Yo te voy a enseñar como se pisa!
Gina quedó con dos falanges fracturadas y un mes de licencia. Luego del incidente, el jefe directo se ensañó con Gina pesándola antes de cada viaje. Gina terminó sucidándose.

En otra ocasión, una demora por motivos técnicos hizo que el candidato fuera a la cabina del piloto a gritarle ¡Despega huevón!
El piloto lo expulsó de la cabina, pero tuvo que ir a dar explicaciones del hecho a la jefatura de la empresa.
A eso súmele las quejas por hostigamiento a los sindicatos y malas condiciones laborales.

Pero la verdad de las cosas es que poco tiene que ver Piñera mismo con esas políticas. Él es sólo uno de los dueños. Uno de los dueños que "deja pasar" -como cuando despidieron una embarazada de Chilevisión- y permite que en sus empresas los abusos ocurran.
Del mismo modo en que LanCargo pagó su multa asumiendo una colusión, el pagó otra por la compra de acciones luego de una reunión de directorio. Compra que le reportó varios millones por esa "pasada".
Piñera se defiende diciendo que el sistema de compra estaba "automatizado", que él realmente no dio una orden después de estar en una reunión donde se conocieron los resultados de la compañía.

Yo le creo.
Yo creo que en sus negocios el está poco (o nada) involucrado de forma directa y presencial. Tiene gente encargada que le cuida las finanzas y sistemas de movimiento de capitales para hacerlos rendir. Le creo que tampoco tuvo nada que ver con la colusión de las farmacias, donde su reacción fue deshacerse de las acciones de Farmacias Ahumada que tenía.

Le creo porque eso es lo que hace. Mueve con oportunismo sus platas hacia donde le puedan rendir.
Tal vez Chilevisión puede ser una excepción, dado el carácter estratégico de poseer un canal de televisión. Lo mismo con Colo-Colo, que lo acerca al mundo "popular" y replica el modelo Macri-Berlusconi.

Pero más allá de eso no pasa. No tiene que lidiar con las dificultades de formar una empresa ni con el "problema" de los trabajadores.
Por eso me parece un descaro que se plantee como emprendedor, e incluso como alguien que comprende a los trabajadores.
Las experiencias que se conocen, de quienes trabajan en sus empresas y han tenido que lidiar con él, debiera hacer temer por ese millón de nuevos empleos.

Valga entonces esa aclaración que le tiró ME-O: "un millón de empleos no es un millón de esclavos".

¿Cuál será el costo de ese crecimiento y esos empleos prometidos?

Piñera no se enterará. Nunca lo ha hecho.

Por Favor, reAcciones

8 comentarios:

socióblogo dijo...

Que se haya "cagado" en ese negocio a Claro yo creo que importa bien poco (lo pongo entre comillas porque no sabemos si le robó algo o no). Más aún, puede incluso verse desde el punto de vista opuesto: cagarse a Claro requería algo de valentía. Conozco directamente a una persona que se hizo rica gracias a una "bendición" de Claro. Le empezaron a llover contratos, en buena medida porque todos le tenían miedo y querían estar bien con él. Por supuesto que a Claro le debe haber caído mal alguien que "se le alzó".
Ahora bien, dicho eso comparto el juicio de que el millón de trabajos es imposible. El otro día en la radio escuché a un economista explicar que era imposible, salvo que pasara lo que dices acá, que el PIB creciera el 6% anual. Además, el crecimiento tenía que provenir de sectores que fueran intensivos en mano de obra, porque si el motor de la expansión era la minería, que no da muchos trabajos, la meta era inalcanzable. O sea, un sueño.

MEFISTO dijo...

Igual colocar a Piñera como el vade retro satanás me parece excesivo,ok el tipo tiene mas yayitas que nadie, pero también lo tienen sus otros contricantes ¿cuál sería su diferencia con Freí que se pasó por el ass a todos y permitió la construcción de Ralco junto con su empresita contructora?.

Ahora por lo de los sentidos comunes, esa frase es muy escuchada, pero todo el mundo sabe que estado noestá para dar utilidades (bueno dependa de la concepción de estado que tenga el equipo de gobierno) más que todo el pasado oscuro de piraña y de verdad me lo imagino chuky enojado, es que ver todos los días a la par de payasos me revolvería el estómago todos los días, pero bueno, a lomás sentido común 2: "la gente tiene lo que se merece"...

Guillermo Prado dijo...

Es interesante como piñera trata de generar empatías en base a medias verdades. Lo primero, lo que mencionas sobre la clase media: no se cansa de decir que su padre fue empleado público. Claro, fue embajador y no portero de algún ministerio. Ambos trabajos corresponden al sector público, pero no hay comparación ni cualitativa ni cuantitativa.
En segundo lugar, le gusta insistir en su cercanía al mundo del trabajo: menciona que él trabaja hasta tarde y se acuesta "cansado como perro". Al menos eso le dice, en un segmento de su franja, a unos trabajadores. Lo que omite es que por ese día trabajado, las utilidades que recibe deben corresponder a un año completo de las de sus interlocutores. Saludos.

maldonado dijo...

En esta sesuda y cancerbera investigación, propia de una biografía escrita por Víctor Gutiérrez, faltó agregar que Piñera se saltó la fila en el aeropuerto y que cuando chico se meó en los pantalones hasta los 8 años y tres meses. Con estos antecedentes, obvio que no puede ser Presidente de Chile, el más alto y digno cargo que existe en el Universo.

Ninia Muetta dijo...

No tenía idea sobre lo de la azafata... De verdad, escucho los argumentos de la gente que es partidaria, y nunca son bien argumentados... Y a veces creo que son tantas personas que me da miedo... Tengo miedo de que salga electo... Son 4 años... Pero 4 años en que podría suceder todo.

Anónimo dijo...

Triste lo de maldonado, tan iluminado que es el niño...

Lamentablemente, lo de "las malas lenguas" embarran el post, pero es difícil hacer una investigación por cada post y aún así, siempre incluso sin querer, se apela a cierto conocimiento del lector... en fin. Es una sección q no incluye sólo este tipo de razones, sólo se refuerzan "de alguna manera" las anteriores.

Hay que reconocer q el problema con el piñerismo, o con quienes se sienten atraídos a votar por él, es que extrañamente se sienten disuadidos por algún problema moral de calañas similares.

Sé que a nadie le gusta q vuelva al tema de pin8, pero para graficar, puedo decir que a sus seguidores poco o nada les importó la tortura y asesinatos (ya, ok, no tenían idea q sucedían) sólo les importó que el susodicho se quedara con el dinero q esforzadamente habían juntado para la causa.

Podría decir algo similar respecto a los piñeristas, poco o nada les importará si el weón se pasa por la raja los derechos laborales, sobre todo si sigue empecinado con la idea de crecer al 6%, millón de empleos, progresismo en pantalla (porq al final, en su coalición no lo siguen), etc. Y si sumamos el hastío con la concertación y las opciones de candidaturas, buee.

Puedo decir q reforzado un poco más la depresión y misantropía...

Saludos.

Cimero dijo...

De acuerdo que Piñera no es el mal encarnado, pero es lo mas cercano que conozco a eso. Los episodios del Banco de Talca,eludir la justicia, la compra a precio de huevo de Lan durante la dictadura, la explotacion de los trabajadores de Lan, la jugada a Ricardo Claro con las tarjetas de credito, y ultimamente la compra de acciones con informacion privilegiada, son todos hechos documentados y con abundantes testigos. No es necesario ni mucho seso ni un cancerbero para conocer los hechos. Ridiculizar e ironizar el argumento no cambia el hecho de que hay sospechas fundadas de que Piñera tuvo y tiene conductas reñidas con la ley y la etica, de las cuales debiera por lo menos dar una explicacion satisfactoria, y no decir que no ha sido condenado, que no es lo mismo que decir, soy inocente. Historicamente los Presidentes de Chile, de derecha e izquierda, han sido bastante probos, excepciones aparte. Asi que la bien documentada carencia de escrupulos de Piñera no me es indiferente. La honestidad es importante para mi, prefiero un Longueira o un Lavin honestamente fachos, que un Piñera travesti, del cual no sabemos en realidad que piensa, excepto que quiere mas poder, ya sea en la forma de acciones en la bolsa o de sillon presidencial.

Juan Emar dijo...

Colega: lo de cagarse a claro efectivamente requiere de cojones. Sin embargo, no quita el hecho de que sea una deslealtad y un "robo", aún cuando haya sido a quien fue el más temido de Chile.
Saludos

MEFISTO: no voy a defender a Frei. No lo haría, menos por lo de Ralco que debe ser una de sus peores "yayas". Súmele Pascua-Lama, las privatizaciones, etc. Sólo pretendo con esta sección el desmitificar esas razones del sentido común que se escuchan por quienes no tienen razones de peso para votar por Piñera.
Saludos

Guillermo: no sólo eso. El "trabajo" que hace Piñera es esencialmente especulativo y no productivo. En otras palabras no genera valor, aunque sí genera mucha riqueza.
Saludos

Maldonado: hace mucho que usted se dio cuenta que este banal blog es demasiado poco para ser tomado en serio por su solitaria iluminación.
No veo la razón para que pierda su tiempo y palabras en dejarlo plasmado cada vez, pero en fin. Bienvenido sea...
En cualquier caso, le agradezco los datos. No los manejaba.
Saludos

Ninia Muetta: puede pasar mucho y a la vez muy poco en esos 4 años. Pero lo que más miedo me da a mí es justamente lo que usted también dice: hay gente que no tiene ninguna razón de peso para votar por Piñera...
Saludos

Anónimo: es cierto. Lo de las malas lenguas le quitan solidez. Sin embargo esto sería sólo en el caso Claro-Piñeragate. Efectivamente es una "verdad" que anda dando vueltas, pero de la que difícilmente puedo encontrar pruebas. Es decir, se sabe que trabajó para claro y se sabe que hizo lo de transbank, pero no hay cómo demostrar la "viveza" porque esa documentación -de existir- no es pública.
Los otros testimonios "anónimos" son de fuentes que no deseanrevelar su nombre por miedo a represalias laborales o partidistas.
Y lo que usted dice no es menor, muchos dentro de su partido y coalición votan por él arrugando la cara. Le recomiendo el reportaje "Mientras más lo conocen menos lo quieren" de la Revista análisis de hace exactamente un año.
Saludos

Don Cimero: concuerdo, no es indiferente este historial de travestismo de todo tipo. Si bien en campaña se juega mucho a la mentira y la propaganda, lo que hay en la historia de un candidato puede ser mucho más elocuente sobre cómo se comportará en el cargo. Estoy de acuerdo también que este travestismo está lejos de ser monopolio de alguna de las coaliciones o candidatos y efectivamente confío más en los Longueira o Álvarez (de Lavín tengo algunas historias cercanas que desmitifican su sonrisa), que en Piñera, Espina, Allamand y toda esa calaña.
Saludos