miércoles, agosto 11, 2010

Los Trapos al Sol

Apuesto a que si no lo metían a cura, hoy estaría pidiendo hora en Argentina...

El matrimonio homosexual tiene una tensión inherente como concepto: por un lado, el matrimonio aparece como una institución conservadora, como un resabio a una forma de institucionalizar la familia monógama.
Por otro lado, la homosexualidad "militante" ("ideología gay", como la llama despectivamente Carlos Larraín) pareciera ocupar al mismo tiempo espacios de disrupción y de resistencia. Es, como decía la Doris Cooper en sus clases, una "contracultura".
Recuerdo a un amigo gay que me decía hace algunos años lo absurdo que le resultaba el matrimonio homosexual "la homosexualidad es intrínsecamente promiscua, es una estupidez desear la monogamia de los hetero". Dicho en los términos de quienes utilizan la teoría Queer, es someterse a los patrones "heteronormativos". O, si se quiere, reclamar el derecho a acceder a una institución conservadora.

Por eso, no es de extrañarse que el tema se haya transformado en un fierro muy caliente (o muy frío, como se quiera) para quienes han intentado tomarlo. La incomodidad que resulta el congeniar el conservadurismo con la igualdad de derechos demandada por los homosexuales, ha llevado a desenmascarar las reales posiciones e intereses de quienes actúan con lo que parece ser un nerviosismo homofóbico. Pero más que eso, sin quererlo, han situado otros temas que también son de interés público.

Revisemos algunos emblemas.

1) El Cardenal.
Como si todavía tuviera autoridad moral para andar calificando, no tuvo empacho en decir que el matrimonio homosexual aprobado en Argentina le parecía una "aberración". El presidente del Movilh lo puso en su lugar diciendo que esas declaraciones eran propias de un "caradura".
No es para menos. Después de meter en el congelador el proceso que se seguía por las denuncias de abuso de Karadima el año 2003, el matrimonio voluntario, entre personas adultas del mismo sexo, no tiene parangón.
No contento con eso, se mandó la siguiente línea argumental:

“En nuestra propia patria, con la poca natalidad que existe, va a haber una disminución de la población, va a haber un envejecimiento de la población” (...) “no van a poder pagar las pensiones de las personas mayores simplemente por seguir un camino errado, que no es el camino de la alegría del hogar formado por un padre, una madre y muchos hijos”.

Tratemos de entenderlo.
Se supondría que sin el matrimonio homosexual la tasa de natalidad es más alta que lo que sería si éste existiera. Entonces, lo que él llama "el camino verdadero" del matrimonio es justamente el de la mentira: homosexuales que son capaces de negarse a sí mismos y formar una familia con una pareja del otro sexo. Le ha pasado a gente cercana y siempre es un desastre. Años de negar la verdadera orientación y toda una familia que paga el costo. Eso dista mucho de la supuesta "alegría del hogar".
De todo esto se desprende que para la iglesia católica la homosexualidad es algo que se elige y que hoy estaría de moda. Tener matrimonio homosexual fomentaría esa moda, la cuál -según él- no es verdadera.
Lo de las pensiones no resiste mucho más análisis. ¿Quiénes no van a poder pagar las pensiones de las personas mayores? El sistema solidario de pensiones ya no existe y gracias a la dictadura y la imposición de las AFP, "cada uno se salva solo". Si se refiere a las pensiones estatales (básica solidaria, por ejemplo), habría que ver qué tanta carga para el Estado significaría el aumento de los pensionados por el matriomonio gay. Me atevo a pensar que será muy marginal, ya que quienes se declaran homosexuales no alcanzan el 10%, y la cifra de quienes lo son pero no lo asumen es muchísimo más baja.
Toda esta homofobia y desesperada chapucería argumental, no obstante, nos plantea un par de temas que sí vale la pena reflexionar en serio: por un lado, volver a pensar en una protección social solidaria (tanto en salud como en pensiones). Por otro lado, la disminución de la natalidad: ¿Hasta cuándo vamos a seguir pensando que el mundo se trata de que cada vez haya más gente, como si los recursos fueran ilimitados?
Hemos abierto ese debate con anterioridad aquí y aquí. En mi opinión, la madre de los problemas del mundo está en la sobrepoblación.
Y este australiano ya tomó cartas en el asunto.

2) Osvaldo Andrade
.
El futuro presidente del partido socialista, a partir de toda esta discusión dijo:
“Creo que la unión civil es una buena fórmula de enfrentar estas cosas, creo que hay mucho que avanzar, pero tengo la sensación de que la sociedad chilena todavía no está preparada para asumir una propuesta de esa naturaleza
¿Qué quiere decir realmente Osvaldo Andrade?
Probablemente se refiere a que un proyecto de matrimonio homosexual no tiene futuro en el parlamento. Y es muy probable que no existan los votos para aprobarlo (tomando en cuenta la posición de la Derecha, la DC e incluso algunos PPD y PS).
Sin embargo, sus palabras dicen otra cosa. Y su enunciación no es menor. Fuera de lo que el Movilh denuncia como un "vuelco" del diputado socialista, ¿Por qué un parlamentario puede arrogarse el derecho a determinar si la sociedad está o no preparada para una discusión?
¿Qué no debiera quedar eso en manos de la misma sociedad? ¿Que acaso ya no lo está discutiendo en sus distintas plataformas?
Es un gesto muy autoritario el abortar un debate antes de que éste tenga lugar. La invisibilización y el cerrar los espacios de los temas de discusión son las formas más efectivas y sutiles de ejercer censura y violencia simbólica.
Si lo que tiene Andrade es una "sensación", ¿por qué no aclararla y dejar que la misma sociedad lo discuta?
Todavía estamos muy atrás en nuestra capacidad ciudadana de instalar los distintos temas que competen a la sociedad en la que vivimos. Una cosa es que vecinos de comunas pudientes se puedan organizar para rechazar un mall o edificios en altura, pero hay que dar un salto grande para que podamos, por ejemplo, decidir sobre la misma constitución que nos rige.

El autoritarismo de Andrade es una buena oportunidad para que pensemos y demandemos una democracia más directa y un debate público que sea recogido por las autoridades, y no impuesto o silenciado por ellas.

3) Fulvio Rossi
El Senador venía metiendo ruido desde que decidió candidatearse a presidir el partido como "cara joven" (algo que se supone que no podía hacer desde el interinato). Esto significó una incómoda teleserie política que obligó a la bajada (y luego re-subida) de la que era su esposa, Carolina Tohá, a la candidatura del PPD. Quedó en evidencia que la comunicación en el matrimonio no fluía bien y que las prioridades estaban por el lado de posicionarse en el partido. Luego de eso, perdió con Andrade. Pero no ha querido perder protagonismo y cámaras, lo que sus adversarios le han reprochado desde sus dirigencias estudiantiles.
Ahora no quiso perderse el plato, y dijo que va a presentar un proyecto para instaurar el matrimonio civil entre personas del mismo sexo.
Como ya lo hemos dicho, él sabe que no hay piso político en el parlamento, con lo que el proyecto se rechazará, siendo imposible volver a presentarlo por unos años.
No obstante, las reacciones que desataron su propuesta hicieron hablar al conservadurismo de derecha en nuestro país. Y en ellos hay una defensa del matrimonio en tanto "institución". Se le asocia directamente a la familia que procrea (pese a que hay más familias fuera del matrimonio), por lo que no se le concibe si no es entre hombre y mujer. Todo esto se envuelve en la responsabilidad de ser la base de la sociedad y en un aura de santidad y pureza, a pesar de que se hable del matrimonio civil. Da constantemente la impresión de que el matrimonio por la iglesia y el laico están todavía demasiado entrelazados...

La verdad de las cosas, es que cada vez más avanza la concepción del matrimonio como un contrato conveniente. Es decir, una mirada utilitaria sobre él. Lo que empieza a primar son los derechos que se pueden adquirir y ciertas ventajas desde el punto de vista tributario y legal.
No es de extrañarse que BecasChile se haya transformado en un factor que aumente o "acelere" los matrimonios en nuestro país. Están también los que permiten obtener nacionalidad o los que ocurren cuando a un miembro de la pareja le sale un trabajo en el extranjero.

El conservadurismo mira esto con preocupación. La sociedad ha cambiado, las parejas conviven y no necesitan un contrato para que se sientan y actúen distinto con respecto a sus relaciones, sin embargo, les sacan las ventajas correspondientes.
¿Nos hace eso más pragmáticos, liberales y libres?
Yo creo que sí.

En cualquier caso, el matrimonio como bastión conservador está amenazado y debilitado. Y han sido nada menos que los homosexuales quienes irrumpen ahí donde menos los quieren.
Tal vez el conservadurismo podría ponerse pragmático también y ver en esto una oportunidad para aumentar la tasa de matrimonios...
Peras al Olmo.

Por Favor, reAcciones

7 comentarios:

SergioA dijo...

Muy cierto, el olmo no da peras.

Maga dijo...

Chutas, parece que, realmente, nadie está dispuesto a discutir el tema. Bueno, pues, precisamente creo en el matrimonio sólo como un contrato legal con todos los beneficios y responsabilidades que eso conlleva. Cre que por lo mismo sirve en la medida que asegure sutentos para los hijos en una familia cualquiera. Someramente hablando, el problema son las connotaciones históricas que se le ha dado al concepto y más aún lo utilitario para religiones y sus respectivas políticas comunicacionales. Y como todo contrato, está amparado por la ley y en un estado de drecho como se dice estamos, no debiese discriminar por género al menos. Parece tan simple, en realidad, ES tan simple desde un punto de vista legal...

Sólo quiero dejar por aquí algunas pics que muestran unas tiernas declaraciones de ciudadanos comunes y corrientes con los que me pude topar en una de las "redes shoshiales". No vale la pena discutir pensarán la mayoría, pero la verdad es que es esa la actitud la que ha permitido que el discurso conservador penetre tan fácilmente en la mayoría.
Igual me divertí. Entre otras cosas, alguien dice que se acabará la raza humana (en esa discusión no estaba yo por suerte)

http://www.twitpic.com/25pg9b

http://www.twitpic.com/2cbyjt

Juan Emar dijo...

Maga: lamentablemente tiene usted razón. Nadie estuvo dispuesto a discutir o a aportar. Lo eché de menos, por lo que agradezco su comentario.
Efetivamente, desde un punto de vista legal el asunto es bastante simple y es donde reside toda su utilidad. Ahora, de que culturalmente ha adquirido un "peso" del cuál se se está desprendiendo, responde a su origen eclesiástico y a cómo en nuestra cultura (chilena) aún nos cuesta separar el matrimonio por la iglesia (con las cargas que la iglesia le pone, como el hecho de que sea entre hombre y mujer con fines procreativos) del matrimonio civil.
Finalmente, tal como usted plantea, se trata de generar una igualdad de derechos en quienes puedan suscribir dicho contrato.
Por lo mismo, no deja de ser extraño que la iglesia insista en opinar sobre leyes civiles. Peor aún cuando se trata de la de otros países...
Leí los extractos de las discusiones. El que usted protagonizó y el otro que tenía nombres y fotos censuradas.
Estoy de acuerdo, no discutir y repetir los dogmas debe ser la principal causa para que el discurso conservador pueda mentenerse y reproducirse.
Saludos

Anónimo dijo...

A veces pienso que la secularización no sirvió de nada, y que como país se ha avanzado muy pco respecto a lo mismo, eso está más que claro. Siempre que hay un tema moral o cuestiones de índole ética, está la Iglesia ahí mismo, con sus opiniones retrógradas. Gran culpa, creo, tienen los medios, que lo primero que hacen en este tipo de situaciones es ir con las autoridades eclesiasticas a preguntar su opinión, ¿que importa si finalmente los números que indican que los agnósticos y los ateos son cada vez más? y del porcentaje que se dice católico, muy pocos son practicantes...yo, creo en esos datos duros, pueden estar sesgados, pero de igual forma "representan" el pensar de muchos...

por otra parte, me da rabia que muchos de los que finalmente votan en el congreso para aprobar una ley, dicen ser conservadores, o neoconservadores, o conservador-liberal como dijo el tontorrón de Zalaquett en una entrevista a revista Caras hace poco...o sea, o eres conservador o no lo eres, pero las dos cosas no pues señor, decídase! despúes son estos mismos hipócritas los que salen hablando que son pro iglesia y despúes se divorcian o mandan a la hijita a hacerse un aborto y que están decidiendo con su hipocresía los derechos y beneficios de los chilenos.

locadepatio

p.d: pregunta de cinéfila, viste El último sello de Bergman? La vi en el verano y wow, es buenísima. No le había dado muchas oportunidades al director sueco, pero de verdad, fuera de todo cliché, es un maestro. Persona, del mismo director, es también buenísima. Son películas en blanco y negro, y en sueco, obviamente, y largas y que en muchas veces no pasa mucho, pero uf, la historia y el guión, excelente.

saludos

Juan Emar dijo...

Locadepatio: valdría la pena preguntarse si acaso hubo efectivamente secularización o si es que no sirvió de nada, como usted dice. Me inclino a pensar en una "secularización incompleta", o en una "secularización con enclaves eclesiásticos" parafraseando al colega Garretón.
En todo eso, efectivamente hay un papel patético de los medios de insistir en hacer hablar a las autoridades eclesiásticas sobre temas civiles...
Sobre su pregunta cinéfila, vi (y la tengo pirateada por ahí) una de Bergman (su gran clásico) pero traducida como "El Séptimo Sello". Me gusta muchísmo. Sobre todo por esos "ritmos" tan difíciles de encontrar (bien logrados) en el cine de hoy. "Persona" no la he visto. Le agradezco la recomendación para incorporarla al listado de pendientes-imprescindibles.

Saludos

P.S.: No hay que subestimar a todos los clichés...

Anónimo dijo...

Me parece que la persona que escribe este blog, es alguien inteligente y coherente al mismo tiempo. Lo leo por eso. Me gustaría sin embargo, que aclare qué significa eso de "...Apuesto a que si no lo metían a cura, hoy estaría pidiendo hora en Argentina...". No entiendo el comentario. Si es tan amable, le agradecería me sacara de mi ignorancia. Atentamente. Juansnakes.-

Juan Emar dijo...

Estimado Juansnakes:

Hace un tiempo decidí incorporar bajo las fotos algún comentario "liviano" con infructuosas intenciones de humor. La frase en cuestión apunta a la antigua práctica extendida en las familias aristocráticas de Chile (como a la que pertenece el Cardenal Errázuriz, en la foto), de obligar a sus hijos homosexuales a hacerse curas, obligando a una represión de la sexualidad para evitar el "bochorno" de un hijo homosexual con parejas.
El chiste consiste en insinuar un rumor que gira en torno a la sexualidad del cardenal+la reciente aprobación del matrimonio homosexual en Argentina+las homofóbicas palabras del cardenal en torno al tema. El objetivo del chiste es reírse, en realidad, de lo hipócrita y conservadora que es la sociedad chilena por un lado, y de la homofobia, por el otro.

Espero haber sido claro y lamento haberlo hecho pasar por esto, sé que no hay nada aburrido que le expliquen el chiste a uno.

Saludos