sábado, mayo 14, 2011

No hay caso



Hay una especie de incompatibilidad estructural entre la política (partidista) y la defensa del medio ambiente. Algo así como si estuvieran condenadas "por naturaleza" (valga la ironía) a no entenderse, a no compartir un "sentido común".
Me ha tocado palparlo directamente las veces que he podido colaborar en causas ecologistas, pero no es necesario "estar adentro" para verlo. La estimada lectora o el estimado lector seguramente recordará la sensación de chacota que dejaba el nombramiento del más poderoso lobbysta de Celco para la contaminación del Río Cruces -Ricardo Lagos- como comisionado de la ONU para el cambio climático. De hecho, le valió el sarcástico apodo de "Capitán Planeta".
Del mismo modo, es esperable levantar una ceja cuando se ve a parlamentarios concertacionistas haciéndose parte de las protestas y demandas, siendo que cuando fueron gobierno también hubo presiones a seremis e intervenciones directas de ministros que llegaron a cambiar decretos con tal de aprobar proyectos contaminantes. "Oportunista" es una de las palabras más comunes que se utilizan al calificar a estos políticos aparecidos en causas medioambientales. Y es que es muy obvio el cálculo de rechazar lo que la ciudadanía rechaza. Otra cosa es que ese cálculo les resulte...
Otro elocuente ejemplo de lo poco afines que son las lógicas del activismo medioambiental con la política es el escaso éxito que tienen los partidos ecologistas. En ninguna parte son una fuerza política mayoritaria.

Y el problema, para mi gusto, va más allá del nivel de la discusión política -como escribe aquí Bellolio- .
El problema es de fondo. Esas formas de referirse desde a la política a los ecologistas -que bien narra aquí Carlos Parker- siempre aparecen como destempladas, casi desesperadas.
Que los "eco-terroristas".
Que "reciben financiamiento extranjero" (¿Puede haber argumento más hipócrita?)
Que hacen "oposición irresponsable a los proyectos"
Que "están dispuestos a boicotear el desarrollo del país por salvar un par de animalitos"

Por supuesto, esto no quiere decir que haya políticos que legítimamente defiendan causas ecologistas desde siempre. Incluso en partidos de gobierno, como el Senador Horvath. Pero es la misma respuesta que la UDI le da, invitándolo a "no caer en el juego populista de la izquierda" lo que vuelve a confirmar esta incapacidad que tiene la política para entender al ecologismo.
La política entiende de estrategia, adversarios, negociación y triunfos pequeños. Le es inherente ese espíritu bélico, muy a lo Clausewitz (puesto de cabeza, para los foucaultianos), y en eso, el destruir y desacreditar al adversario es obligado. Todo se vale, dicen...

La política, en esta clave, es incapaz de entender que alguien se movilice sin esperar nada para sí mismo.
No puede entender que alguien piense a largo plazo, pero largo plazo de verdad. No los 10 ó 15 años, o la próxima elección...
No puede entender que alguien no quiera un puesto de poder o dinero a cambio de defender sus ideales.
No puede entender que lo que defienden los ambientalistas no sea negociable (¿Cómo negociar a medias un ecosistema?)
No puede entender, en definitiva, que haya quienes se hagan parte de un altruismo desinteresado.

Y eso, es tal vez una de las formas más elocuentes en las que la política actual se desnuda: ni siquiera es capaz de comprender la búsqueda desinteresada del verdadero bien común.

Y se supone que de eso se trataba la política ¿no?

Por Favor, reAcciones

P.D. al 18/05/2011: La convocatoria antes publicada aquí ha sido cancelada ya que la paranoia que mantendrá cerrada la moneda hacen que la intervención carezca de sentido. Le informaremos cualquier cambio o nueva intervención.

9 comentarios:

Carlos Tromben dijo...

Estimado Juan Emar
Tengo la sensación de que es un problema de relatos antitéticos, y que los lobbistas de este tipo de proyectos creen sinceramente en ellos porque piensan dentro de la caja: desarrollo = crecimiento económico mayor al 3% anual. El modelo con que funcionan es limitado, pero hay una incipiente ciudadanía dispuesta a impugnarlo. Eso se vio anoche en Santiago, y tengo la sensación que el movimiento crecerá... No todo está perdido.
Abrazo

Anónimo dijo...

El gran problema de esta ciudadanía dispuesta a impugnarlo es que no tiene herramientas dentro de nuestra "intitucionalidad" para oponerse. No hay herramientas jurídicas valederas. A menos, claro, que los oportunistas tecnócratas, con sus encuestas e índices, les quieran hacer caso momentaneamente. No creo que persigan eso estos ciudadanos. Seguramente ni la mitad es ciudadano según nuestras leyes. ¿y quienes hacen estas reformas? pues los mismos que estan siendo impugnados.
Don Juan, con tu permiso, publicaré este post en mi cuenta de face.
RONIN

Juan Emar dijo...

Estimado Carlos:
Tampoco creo que todo esté perdido. Espero que el movimiento crezca lo suficiente para subvertir tanto el modelo como el relato. En otras palabras, un cambio radical de la forma de ejercer la democracia y toma de decisiones. Sino, seguirá siendo pasar máquina y arrancar de guanacos.

Un abrazo

Ronin:
Antes que todo, me alegra tenerlo nuevamente por aquí. Sobre lo que dice, creo que tiene mucha razón. Y tal como le comentaba a Carlos más arriba, creo que dentro de la institucionalidad vigente no hay caso. Si esto va ir a algún lado, tiene que ser a cambiar la institucionalidad y formas de participación.
Saludos
P.S.: tiene mi permiso y me honra con su petición.

Anónimo dijo...

Estimado JuanEmar, coincido con la necesidad -y deseo- de cambiar la institucionalidad y las formas de participación, pero no soy tan optimista al respecto, sobre todo con el estado de la política y políticos en el país (lo que la columna refleja muy bien).

Comparto aquí una columna que -aunque no comparto todo lo que plantea- me pareció interesante y creo que aporta con otra perspectiva sobre este tema.

http://www.sentidoscomunes.cl/2011/05/las-protestas-de-mayo/

Saludos,
Valentina

Ceuti19 dijo...

Holaaaa

¿Te interesa un intercambio de enlaces con mi blog?

http://papelchocolate.blogspot.com/p/pixelroll.html

Un saludo!

Anónimo dijo...

Muy interesante la reflexión, la verdad me hace sentido pensar que la defensa del medio ambiente corre por canales completamente paralelos con la política. Pareciera ser que el único recurso que le queda (a la política) es transferirle su lógica a este tipo de acciones para hacerla caer al mismo bajo nivel en la que ésta se encuentra. Por suerte el discurso ya no cala tan hondo...es difícil saber si lo que ha sucedido en Chile o en España tendrá repercusiones en el largo plazo, pero pienso que se están buscando formas diferentes para concertar y articular decisiones colectivas fuera de la lógica de la política partidista . Si bien la cosa no debe quedar en un par de manifestaciones, tampoco me parece que se deban buscar resultados a corto plazo; mirando quién gana las elecciones o cómo suben o bajan las encuestas, pues creo que esto es caer en lo mismo que se critica. Este tipo de análisis no hace más que volver a desacreditar esas otras lógicas en las que se mueven aquellos que buscan que las cosas se hagan de una manera diferente. No basta con salir a la calle, hay que ampliar también la mirada...
Saludos,
Antonia

Anónimo dijo...

Soy asidua lectora de este blog, transmite asertividad y coherencia, características de las que los medios de comunicación carecen (por lo bajo).. me pregunto por qué no se ha pronunciado sobre el movimiento estudiantil .. me interesa lo que tiene que decir al respecto, me meto todos los días para ver si hay algo nuevo (no necesariamente relacionado con lo que mencioné)

saludos desde Viña.

Juan Emar dijo...

Valentina: habrá que ver hoy, a dónde van los cambios de institucionalidad que se están proponiendo. Agradezco, como siempre, el aporte.
Saludos y disculpa la demora.

Ceuti19: Hecho. Saludos

Antonia: al parecer, por suerte, los partidos han sido totalmente marginados de los eventos de España y Chile. No puedo más que estar de acuerdo con tu acostumbrada asertividad, con las mismas miradas, mismas estructuras, mismas lógicas y mismos instrumentos de medida: a ninguna parte. Gatopardismo no más.
Saludos

Asidua lectora desde Viña: ruego me disculpe y le agradezco el empujón. Notará que la última columna subida hoy, también está dedicada a usted. No se repetirá este silencio tan prolongado. Prometido.
Saludos

Anónimo dijo...

imagino que se habrán dado cuenta, que hydroaysén va a culminar sus trabajos igual,, que siendo una taea del gobierno anterior el frenar estas irregularidades no se detuvieron,, bueno lo más fácil hoy es cargar y hacer bulling al gobierno de turno, que no lo ha hecho bien, pero carga culpas de más de 20 años de mandato , aprovechamiento, cosas buenas , pero más malas que buenas o no.
además hoy, este moviemiento estudiantil que no respeta nada, digo, es una buena causa, pero quien le devolverá un auto nuevo a aquel señor que le quemaron y rompieron el suyo, quien se hará cago de los destrozos, la srta. camila vallejos o alguien más. yo respeto sus motivaciones, pero dicen en twitter que hay más de un millón y medio de pesos mensuales para dejar de estudiar y ser líder estudiantil, si eso es así y alguien me lo confirma yo dejo mis estudio de derecho ahora mismo y me voy con camilita.