martes, agosto 16, 2011

Cacerolazos a lo lejos

Nuestra embajada en el imperio en decadencia intervenida por su servidor.
Haga click para ver en tamaño completo.

"Yo también soy chilena y ustedes me dan vergüenza"
dijo al pasar una mujer en la plaza tras la Casa Blanca, donde fuimos a parar luego de marchar con carteles y banderas desde la embajada de Chile en Washington DC. Cuando ya estábamos de vuelta, nos preguntábamos qué era lo que podía darle vergüenza de nuestro modesto grupo que protestaba en apoyo a las demandas por la educación en Chile. ¿Qué país le gustaría mostrar a esta chilena en EE.UU.?
Probablemente ese bien maquillado que entra en la OCDE, que le gusta aparentar que es ordenado y estable, ese que mira a las potencias antes que a sus vecinos. El mismo país que oculta sus problemas y precariedades, como bien lo hace nuestra embajada en la exposición temporal del rescate de los 33 mineros en el museo smithsonian de historia natural.

La vergüenza es mutua.

Cartelito en la exposición temporal del rescate de los 33 mineros en el museo de historia natural.
No hay alusión a los casi 50 mineros fallecidos en el año, a las condiciones precarias de trabajo, a la falta de fiscalización ni a la porfía de reabrir una mina que ya se había clausurado. Pareciera que todo fueran fuerzas externas.

Nos había llegado un mail durante la semana que avisaba que el movimiento calle 13 convocaba a todos los chilenos que estuvieran en el extranjero (los mismos que no pueden votar) a juntarnos fuera de las embajadas y consulados a protestar. El mail también indicaba un cambio de hora a las 12 porque las embajadas cierran a la 1. Lo que era irrelevante, ya que la convocatoria era en un día sábado, así que nadie iba a estar en la embajada.
Pero entendíamos que no se trataba de eso. Que se trataba de juntarnos y plegarnos a algo que iba a estar sucediendo en muchos lugares al mismo tiempo. Entendíamos que nuestro apoyo era más que nada simbólico, que difícilmente la patética prensa chilena (porque da aún más vergüenza leerla en el contexto del movimiento estudiantil) iba a decir algo. Entendíamos que, en el fondo, para lo que más servía era para calmar nuestras conciencias. Sentir que algo hacíamos y poder explicarle a los gringos curiosos que se acercaban, por qué nos estábamos manifestando.

Haciendo los carteles fuera de la embajada. Casi todos chilenos, una francesa y un español.

Y es que nos sucede a muchos que miramos los sucesos en Chile desde el extranjero una mezcla de sensaciones. Por un lado nos da una especie de envidia y ganas de estar allá (que a veces se transmutan en un "pucha, justo ahora que nos fuimos", como si se tratara de un concierto muy esperado), participando y respirando el ambiente, oyendo esos cacerolazos o las conversaciones en la calle, estando en las marchas.
Por otro lado, tal vez el más egoísta, es también una especie de consuelo estar alejado de un gobierno que hace aguas, cuyas comunicaciones son un desastre, sus decisiones, peores, y se agradece no tener que verlos todos los días en las noticias.
Pero hay algo interesante, que al menos he podido experimentar acá en Washington, siendo una ciudad donde las embajadas y los organismos políticos internacionales (tipo OEA, BID, Banco Mundial y FMI) permiten que haya un buen número de jóvenes sub-30 de distintos países -quienes son muchísimo más "progres" que lo que se podría esperar por la imagen que uno tiene de dichos organismos-; y es el hecho de que muchos nos preguntan acá sobre qué es lo que está sucediendo en Chile. Los españoles y otros latinoamericanos son los más interesados en saber qué es lo que se demanda, y quienes además demuestran una mayor empatía.
Y eso es un agrado.
Porque independiente de que las manifestaciones en Chile han recibido el apoyo de académicos europeos en el área de la educación, de rockstars gringos del activismo como Noam Chomsky y Naomi Klein, o el infatigable Eduardo Galeano; es muy reconfortante sentirlo en pares. Gente común y corriente (aunque informada y curiosa, lo que no es tan común...) que es capaz de sentir como propias estas manifestaciones. Hacerlas trascender a nuestro país, para plegarse a una petición que es global y estructural: ya no tiene legitimidad un sistema de exclusiones, donde las desigualdades se profundizan y donde el poder político y económico sólo se concentra. Y en manos que tienden a ser las mismas o demasiado amigas.

Sentir esa potencia, tan lejos de Chile, llena de un optimismo que se echaba de menos.
Y es por lo mismo que resultan tan absurdos los alegatos de gobierno de que los estudiantes han perdido el norte: cuando les dicen que no hay financiamiento, plantean recuperar el cobre para Chile y una reforma tributaria. Cuando les dicen que el plebiscito no está contemplado en nuestra constitución (la misma que se originó en un plebiscito trucho y dio a lugar al del '89), ellos dicen reformemos la constitución.
Y se les dice que está fuera de foco y que no son realistas, cuando en verdad lo que hacen es desnudar las carencias de nuestra institucionalidad y apuntar directamente a dónde hace aguas. Paradójicamente, para salvarla. Que es lo que los políticos todavía no son capaces de ver. Piensan que el parlamento es el lugar y no leen el bajísimo prestigio que tiene nuestro congreso, elegido con un sistema binominal y ahora con varios parlamentarios designados, que más encima habían perdido democráticamente en su intento por sentarse ahí...un chiste.
Si hay una consecuencia inesperada de este movimiento, ha sido su capacidad para desnudar en su crudeza el absurdo de todo el circo de nuestra institucionalidad. Desde el alcalde Zalaquett llamando a sacar a los militares hasta nuestra vergonzosa compatriota en Washington.

La educación no es el fin del problema ni tampoco es el problema de fondo, pero es uno de sus inicios. Hay demasiada gente ganando plata entre una institución educativa y quien se educa (directores, inmobiliarias, dueños, bancos, operadores de bolsa, instituciones financieras) como para que esa educación sea de mala calidad, más encima. Y el ciclo de la desigualdad sigue perpetuándose y las oportunidades privatizándose.
Y el tema es que en distintas partes del mundo las explosiones se sienten: democracia de verdad, fin del lucro inmoral de bancos, redistribución del poder, que la mayoría deje de pagar los platos rotos de una minoría que se arranca con el botín...
No hay mejor nombre que "indignados".

El movimiento de los estudiantes chilenos ya no sólo le pertenece a los chilenos. Y eso es una oportunidad gigantesca que da gusto tener la oportunidad de vivir.
Aunque sea de lejos.

Por Favor, después de tanto tiempo, reAcciones

Con la Casa Blanca de telón de fondo.
La lluvia mermó algo nuestra concurrencia, pero metimos harto ruido y muchos turistas se acercaron a ver y preguntar de qué se trataba.

P.S.: Fue un letargo demasiado prolongado. Agradezco a quienes me empujaron a volver a escribir. Como decía Felipito de Mafalda, "la voluntad debe ser la única cosa en el mundo que necesita que la pinchen cuando está desinflada". Esta columna está dedicada a quienes me hicieron explícito su deseo de que publique nuevamente. Gracias.
Por otro lado, como estoy en una situación de cuenta regresiva para abandonar EE.UU., se vendrán columnas con un balance de lo que ha sido este año aquí. Y esas vendrán pronto y bien seguidas. Prometido.

11 comentarios:

PanchoV dijo...

Pese a que, como bien dices, la educación no es el fin del problema ni tampoco el problema de fondo, me permito sentir un orgullo enorme por el movimiento estudiantil. Me enorgullece saber que por fin alguien decidió que "dejarse estar" era lo peor que se le podía hacer a la voluntad ciudadana (y es un mal que parte desde uno mismo)y empezó a mover gente. Sueño con el día en que le diré a mi hijo que la educación que está recibiendo no es un bien de consumo ni un privilegio adquirido por un status social; le diré que la educación que está recibiendo (gratuita y de calidad) es un producto de la voluntad ciudadana y de la fuerza joven de un país que se niega a permanecer indiferente.

Anónimo dijo...

Hola pues.

Me había metido hace harto ya a leer este último post, pero no había comentado nada; El clima en Chile da para discusiones y debates cada dos segundos y no hay tregua para la desinformación, tampoco para posiciones tibias o grises, además de ser "intransigencia" la palabra del siglo...más manoseada y prostituida que la misma educación, y a los personeros de gobierno les encanta utilizarla, cosa que me revienta -por muchos motivos- las pelotas.

La cosa es que, una vez más, comulgo en un 200% con tus palabras y no te escribo más que para dejar constancia de haberte leído y de estar agradecida de que hayas vuelto a las pistas, jajaja..creo que corresponde, luego de tu respuesta a mi comentario.

Todos sabemos que las cosas se pueden cambiar, hay lucas y proyectos sólidos... lo que falta es voluntad por parte del gobierno, voluntad por parte de la clase política en general (otra cosa que me revienta son los parlamentarios oportunistas que se han aprovechado del movimiento, de la indignación ciudadana, siendo ELLOS los que durante estos años han venido gestándola!!).


Seguir en la lucha, nada más que eso.



saludos, otra vez, desde Viña lluviosa.

Paz.

Gianni dijo...

Se Extrañaban los "posteos" del que alguna vez fue mi profesor de sociología ( o era de filosofía ?) pero quiero compartir una reacción desde un lugar que se vanagloriaba de no tener paros hace 20 y tantos años la gran y única fen que esta en paro hace 3 semanas aunque me da pena leer algunos “argumentos”( si esta entre comillas porque difícilmente son argumentos) que están en contra del paro, a veces me da aún más pena leer argumentos a favor (desde no tener clases hasta hacer una revolución contra la elite, opinión que no comparto porque siento que la educación es donde se mezclan los mundos no en donde se separan y se polarizan) pero algo también me hizo sentir “alegre” fue esa minoría (ya no tan minoría pero minoría igual) que por fin ven las cosas como son, “grises” , sin mencionar que ellos han hecho comisiones (que funcionan) y se ha visto un verdadero “trabajo intelectual” respecto al tema educacional que es digno de un país que se desarrolla, esto solo me hizo recapacitar que mi perdida de fe en el mundo y en la capacidad racional de la sociedad estaban mal fundamentadas y realmente allá afuera existe gente que vela por el día después de hoy

PS: mi gramática y ortografía siguen apestando XD

Anónimo dijo...

A mi también me ha tocado vivir estos momentos fuera de Chile. Si bien quisiera estar ahí escuchando cacerolazos, también ha sido un placer ver cómo se va cayendo el discurso del “Chile modelo” no sólo dentro del país, también en el extranjero. Ese Chile donde la política está tan desvirtuada y la tecnocracia tan instalada, que se usa el argumento de “ se están politizando” para deslegitimar al otro. Ese modelo en que las cifras económicas no significan nada para la mayoría de la población. El andamiaje en el que han participado y se han beneficiado tanto Concerta como derecha... Nuestra “democracia y apego a las instituciones” que muestra la hilacha una vez más cuando Carabineros dispara y mata a un estudiante en las protestas sólo un par de días después de que Piñera sale diciendo que Chile no está tan pa la cagá como lo pintan los medios.

No me parece casual que el movimiento haya ganado tanto apoyo y visibilidad considerando lo que ha pasado en medio oriente, el magreb y lo que está pasando en Europa mientras los aprietan para que hagan los ajustes que ya hicieron allá . Concuerdo con que el movimiento estudiantil chileno no sólo pertenece a los chilenos...y es que pienso que más allá de las nacionalidades ( y sin aventurar
“ resultados”) me parece que es un momento interesante vivir...donde sea.

Saludos,
Antonia.

Gus dijo...

Grata sorpresa entrar a tu espacio (hace tiempo que no me metía y comentaré cada una las columnas, espero) y encontrar referencias desde los Estados Juntitos.

Vergonzoso -por decir lo menos- lo de la exposición de los mineros.

Y el movimiento estudiantil ha sido el motor que ha llevado a muchos a movilizarse por diferentes causas. Sin embargo no faltan los "desenchufados" de siempre: recuerdo que en un caceroleo hace un par de semanas en la Plaza Brasil habían unas señoras de edad caceroleando y les pregunté "Señoras, qué las motiva a estar a estas horas y con este frío manifestándose" y me salieron con la cómica respuesta "Hay que apoyar a nuestro presidente en estos momentos difíciles". Cosas del fútbol, dicen, ja.

Un abrazo a la distancia

Anónimo dijo...

=)
No podría estar más de acuerdo con todo lo que expresas!!
Aquí en chilito.. donde nunca se esperó ver a los jóvenes en masa en la calle protestando por un derecho, nos anima ver las muestras de apoyo desde todos lados!!

Estamos ahora en momentos criticos con el gobierno y leer tu columna y ver la convicción que existe aún en aquellos que están lejos, nos hace creer que no somos nosotros quienes estamos haciendo las cosas mal y nos da fuerza para seguir luchando!

gracias!

atte.
Gaby

Francisco dijo...

Gracias por compartir... Es bueno ver que desde el seno mismo desde donde se perpetúan las dictaduras, están moviendose las telas para que el galpón no quede eternamente deshabitado. Tengo entendido que las leyes educativas rigen desde el gobierno de Pinochet, que fue auspiciado por EE.UU. Que la educación en chie es la segunda más cara de latinoamércia,y que la poli da palos y mató gente por estas manifestacones de justicia y educación, mientras a los "reveldes" libios los apoya con sumo gusto. Uno duda de cuál es el criterio para consioderar revoltoso a un pueblo, si a los que quieren educación los reprenden, y alos que hacen la guerra los avalan..

Anónimo dijo...

esto acaba de pasar ayer, es sobre la toma del congreso (de santiago)

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=8XXXJo452CI#!


Atte. Gianni

Anónimo dijo...

desaparecido.. de nuevo...
de todas maneras, saludos!

paz.

Juan Emar dijo...

PanchoV: compadre mío, me sumo a tus siempre emotivas palabras. Cuando estés diciéndole eso a tu hijo, espero poder estar ahí. Junto a mi compadre y mi ahijado. Abrazo fuerte

Paz(1): Le agradezco mucho sus palabras, que sin duda son bastante más que una constancia de su lectura y comunión empática con lo aquí escrito. Estoy muy de acuerdo contigo y hace rato tengo ganas de escribir algo al respecto: el sobre (ab)uso de la intransigencia. Lo interesante es que mientras más se repite un concepto, más se vacía de su contenido...
Y sí, seguir en la lucha. Todo hoyo es trinchera, dicen por ahí.
Saludos

Gianni(1): gracias por tus palabras. Si mal no recuerdo, era "filosofía de la ciencia" donde te tuve de estudiante. Lo de FEN es un caso algo vergonzoso. Efectivamente era un activo publicitario el no tener paros, así como intentaron hacer de un activo publicitario los comunicados una vez que el paro terminó. No es de extrañar que una facultad como esa intente "vender" algo con todo lo que pasa y no pasa en ella. No es raro tampoco que hayas tenido ese sentimiento pesimista inicial: FEN responde a uno de los principales productos de exportación no tradicional de EEUU a Latinoamérica; esto es, facultades de Economía y Negocios absolutamente divorciadas de su entorno social y de las demás áreas del saber. Sobre todo las Ciencias Sociales (que para mi gusto, es dónde debiera estar una escuela de Economía).
Me alegra, por otro lado, lo fructífero que parece haber sido el paro por allá. Por suerte he estado algo al tanto de eso. Y más me alegra leer tu reflexión sobre los grises y sobre la educación como lugar donde se mezclan los mundos. Estoy muy de acuerdo contigo en eso.
Saludos y tu gramática y redacción están bastante bien para mi gusto.

Antonia: para variar logra rescatar un punto que invita a desplegarse mucho más: lo del Chile modelo. Cuando me ha tocado hablar con gente de otros países (en EEUU e Inglaterra) sobre lo que sucede en Chile, utilizo mucho la metáfora del maquillaje y de la máscara. Por eso consideré una genialidad la "gira" de los dirigentes estudiantiles por Europa para contar como son las cosas. Mal que mal, el intento de apropiarse del movimiento por parte de Piñera en su discurso en la asamblea general de la ONU fue impresentable.
Creo que no hay nada más honesto que desmitificar a Chile cada vez que podamos, porque hay países que nos creen modelos y pretenden imitar desastres como nuestro modelo de educación, de pensiones o de salud. Es decir, modelos de negocios y no de derechos.
Sin duda es un momento muy interesante para vivir donde se esté. Y lo mejor de todo es que esto sigue y crece...
Saludos

Gus: la anécdota del caceroleo está notable. Me pregunto cómo carajo llegaron a eso, si es que no te estaban tomando el pelo.
Espero seguir teniéndolo comentando por acá para leer su siempre asertiva mirada de lo que pasa por allá.
Un abrazo desde la distancia

Gaby: gracias a ti por tus palabras. En mi breve paso por Chile en Septiembre pude asistir a una de las marchas y me impresionó ver tanta gente y en una actitud que mezclaba la protesta con la festividad. Algo así como la creatividad y la alegría hechas protestas, diciendo cuál es la fuerza tras las demandas.
En mis tiempos de pregrado, si juntábamos 2 mil personas en la calle, ya era mucho.
Me emocionó realmente...y no pues. No puedes pensar en ningún momento que están en el lado equivocado o que están "mal". Si ese fuera el caso, el gobierno a quien nadie le cree sería su aliado y no su adversario.
Saludos

Juan Emar dijo...

Francisco: gracias a ti por aportar. En todo caso, y asumiendo que tu comentario de cierre es retórico, creo que no hay mucho donde dudar de cuál es el criterio. EEUU siempre defenderá sus intereses, los que disfrazará con nombres de valores rimbombantes como "libertad" y "democracia". Y de hecho, ni siquiera son los intereses de EEUU, son los intereses de su élite. Entre los que están los que lucran con la guerra, con el control del petróleo de las zonas en guerra y con hacer negocios de bajo costo en países de regímenes opresivos. La historia entera de EEUU, desde su independencia, ha sido movida por intereses económicos y no mucho más.
Lo bueno: es un imperio en decadencia.
Lo malo: los chinos, el imperio que viene, están más acostumbrados a imitar que a innovar.
Saludos

Gianni(2): muchas gracias. Lo vi cuando lo posteaste. Por favor sigue retroalimentando.
Saludos

Paz: te estás transformando en mi motivadora oficial. Muchas gracias. Ya he publicado
Saludos