miércoles, noviembre 03, 2010

Tratando de comprender a los gringos I: "The Miners"

Uno de los tantos grupos de mineros "chilenos" que fue posible ver el sábado.

Hace más de tres semanas, teniendo mi pasaporte en sus manos, el oficial de aduanas en Atlanta me preguntaba cuál era mi línea de trabajo.
-"Sociología y Filosofía" le contesté.
-"Debe ser un gran impacto social todo lo que ha sucedido con los mineros" me dijo mientras terminaba de ingresar los datos en el computador.
-"En mi país casi no se habla de otra cosa" le contesté tratando de reprimir mi impulso de transformar una conversación coloquial en algo más. Mal que mal, había una fila de gente tras de mí esperando su turno.
-"Sé a lo que te refieres. Es lo único que veo en CNN"
Luego nos despedimos cordialmente y fui a tomar el metro dentro del aeropuerto que me llevaría a la puerta de mi vuelo rumbo al aeropuerto Ronald Reagan (sin comentarios el nombre) de Washington D.C..

Un hindú, creo que en el trámite de tener un plan de teléfono acá, especulaba con que esto le iba a venir muy bien al turismo de nuestro país. Esto ponía a Chile en el mapa y aparecía como un país lo suficientemente "moderno" como para haber logrado el rescate que se hizo (con máquinas extranjeras y expertos de la NASA).

Otro día, un irlandés se sentó junto a mí mientras esperábamos el metro. Tenía un mapa en la mano por lo que le pregunté de donde era, devolviéndome él también la pregunta. Al contestarle, me preguntó si acaso estábamos felices con lo de los mineros. Le dije que en Chile había bastante gente contenta y que la prensa sólo hablaba de eso. Me comentó que esto le podía hacer bien al país y que hacía que el mundo se fijara en nosotros. Le dije que sí, pero que esta espectacularidad era paradójica, ya que el accidente ocurrió porque las condiciones de seguridad eran paupérrimas. Él me dijo que se notaba que los mineros eran gente pobre, como si además insinuara la clara diferencia en los colores de piel entre ellos y la gente de gobierno y especialistas que estaban a cargo de su rescate.
Luego me preguntó por Piñera y por su gobierno. Hablamos del cinismo de un gobierno que pretende ocultar (el mismo Golborne) el catastro de residuos peligrosos dejados por las mineras. Y cómo en Chile había ganado la derecha tras 20 años de Concertación, en una elección en la cuál no se percibían diferencias muy grandes entre sus dos mayores candidatos. El tiempo no le dió la razón a esa percepción...
Me preguntó por la izquierda, por qué se le tiene tanto miedo en Chile a verla como una alternativa realista y hasta qué punto ese temor todavía tenía que ver con el golpe de estado de Pinochet.
Él estaba informado y la conversa muy interesante, pero la llegada del metro nos separó.

Días después vino el numerito nazi de Piñera en Alemania. Esas cosas que confirman lo que ya no sorprende: que nuestro presidente es radicalmente inculto. Pero que llevan a una pregunta con sólo respuestas vergonzosas ¿Piñera no escucha a sus asesores o ellos son igualmente incultos?
Este nuevo traspié intelectual del accionista de Colo-Colo fue objeto de preguntas por parte de los amigos argentinos y españoles de por acá. También dio su vueltita al mundo...

Volvamos a "The Miners". El sábado pasado hubo acá lo que se llamó "Rally para restablecer la cordura" (Rally to restore sanity). Esta manifestación (donde habíamos fácil más de medio millón de personas) medio en broma-medio en serio, surgió como respuesta a la organizada por Glenn Beck -el conservador conductor del ultraderechista canal fox- llamada "Rally para restablecer el honor".
El Rally para restablecer la cordura había sido organizado por dos conductores que le hacen a la sátira política, del canal Comedy Central (donde dan Southpark). Uno es Jon Stewart, del Daily Show, que días antes entrevistó al mismo Obama. El tipo es bastante progre y está más cercano a las ideas de "izquierda" (si tal cosa es posible aquí). Y el otro, Stephen Colbert, es una parodia del personaje conservador-republicano. Colbert, en una especie de mano a mano con Stewart, conducía el "Rally para restablecer el miedo". Este último entró al escenario dentro de una cápsula fénix, parodiando a los mineros. Creo que fue lo único que se transmitió de este acto en Chile.
La cosa es que parece que para las elecciones del martes (donde se eligieron diputados, algunos senadores, algunos gobernadores y se votaron algunos referéndums en algunos estados) se les pasó la mano con la campaña. El tono fue más violento que lo usual y la campaña del terror llegó a los límites de lo burdo.

Muchos, cansados con el payaseo de los políticos, encontraron en esta manifestación un lugar para reclamarles por el lugar a donde han llevado la política y ensayar la originalidad con carteles "anti-carteles". A eso súmele que era la víspera de Halloween, por lo que muchos andaban disfrazados también. Y hay que decirlo: en este país que ha exterminado a su cultura originaria, la creatividad y el tomarse las calles ocurren en festividades como estas. Así como para llegar a ese lugar fue necesario dejar pasar un par de metros porque simplemente no cabía nadie más, una vez estando allá la cantidad de gente era tanta, que fue difícil ver lo que sucedía en el escenario, por lo que era más realista leer los carteles y observar los personajes que pululaban.
Como ya les adelantó la foto que encabeza esta columna, fue posible ver varios grupos de mineros "chilenos" durante la manifestación. Al decirles que nosotros éramos chilenos (de verdad) eran muy amables en posar para las fotos e intercambiar algunas frases.

En la noche decidimos salir a recorrer las calles de lo que sería el barrio Bellavista de acá.
Estaban llenas de gente circulando o haciendo fila para entrar a los locales y el esmero que tanta gente pone para disfrazarse es algo que vale la pena presenciar. Hasta las casas se disfrazan.
Por supuesto, muchos gringos vestidos como mineros.

Si alguien tenía alguna duda de que esto de los 33 iba a transformarse en un show, en una ficción, en un reality (irónico nombre), más que en un drama humano o en una historia...pues nada más elocuente que ver a los mineros como disfraz. Al lado de superhéroes, vampiros, frankensteins, brujas, enfermeras sexys, cristos, animales, salsas de soya, teletubies, militares y un largo etcétera de arquetipos.

Por Favor, reAcciones

P.S.1: Si quieren ver un resumen en video de la manifestación del sábado, pulsen aquí.

P.S.2: A grandes rasgos, los republicanos ahora controlan la cámara de diputados, mientras los demócratas siguen controlando el Senado.
Lamentablemente se fortaleció un movimiento ultraconservador liderado por pocas neuronas llamado "Tea Party".
Salieron perdiendo los demócratas principalmente porque varios de sus votantes no fueron a sufragar (acá el voto y la inscripción son voluntarias, y las elecciones son en días laborales).
Algunos estados pasaron leyes conservadoras como aquellas que establecen el Inglés como idioma oficial y la famosa "proposition 19", un referéndum en California que legalizaba la marihuana, perdió por 46.2% -52.8%. Varios se quedaron fumando pitos en vez de ir a votar para legalizarlos...

P.S.3: Bonus track fotográfico de Halloween:

Un minero "chileno" demuestra que tiene la edad suficiente para entrar al local.


El minero logra entrar al local. Nótese que tiene la bandera chilena al cuello. Y no era chileno.

6 comentarios:

socióblogo dijo...

Es bien llamativo que estos 'rallies' los convoquen animadores de televisión; no me imagino a Paulsen o a Bustamante armando una manifestación a favor de alguna causa. Los medios gringos son, a veces, bien partisanos y comprometidos con un sector, pero al menos se sabe claramente desde dónde habla cada cuál.

Saludos

Carlos Tromben dijo...

Sí, como dice socióblogo, los medios transparentan su postura liberal o conservadora sin ambages, y en las elecciones dan su apoyo explícito a los candidatos... no se escudan en una supuesta "neutralidad" o "careta" como en Chile.
Respecto a lo de los mineros, tengo la impresión de que, desde el punto de vista mediático mundial, da lo mismo que haya sido en Chile o en Pakistán... el espectáculo valía oro en términos de rating, emoción, etc. Y eso ningun editor en su sano juicio (o sea, dentro de la lógica del sistema) lo iba a dejar pasar.

Gus dijo...

Jajajajaja


Al parecer el irlandés respondió muy bien a su arquetipo (generalmente informados, aunque valdría la pena saber si era bueno para los combos, colorín pecoso y bueno pa' la chela).

Con respecto a los rallies, concuerdo con los comentarios de socioblogo y Carlos Tromben en que los medios gringos abiertamente apoyan determinadas posturas. Sin embargo, ¿Por qué será que las manifestaciones se originen desde allí? ¿Será acaso que los gringos ya tienen más que asumida a la tele como el medio que uniforma y proclama en general las pautas político-sociales? (Algo que también pasa en nuestro querido Chile, pero que de manera solapada -o casi altanera- mucha gente no reconoce porque en general es "feo" o "no está bien visto" socialmente reconocerlo)

A propósito de la "prop. 19", recibí comentarios desde la Columbia Británica en Canadá que estaban preocupados que de aprobarse, su "economía de pitos" se les iría a las pailas, algo que constituye alrededor del 20% de ingresos de algunos pueblos (Invermere, Radium Hot Spings, Cranbrook, Brisco y aledaños) más allá de que tampoco sea legal...

Un abrazo a la distancia


P.S.: échale una mirada a este sitio (y de ser posible, a las revistas que venden), creo que podría interesarte el movimiento de los "culture jammers":
www.adbusters.org

Anónimo dijo...

remember, remember the fifth of november!

locadepatio

Cimero dijo...

Mucho tiempo que no comento por aca.
Por mucho tiempo que segui tu blog estuve viviendo a unas cuatro horas en auto al sur de Washington, o sea, en las mismas tierras sureñas.
Disfrute su estadia alla, y sepa que el Halloween gringo es la unica fiesta que salva alla. Un gran abrazo

Juan Emar dijo...

Colega: efectivamente. Uno sabe exactamente qué está viendo. Me atrevería a decir que mucho más en la tele que en los diarios. Y supongo que es porque tiene que ver mucho más con un show que con un ejercicio de objetividad.
Pero claro, es inimaginable un Bustamente declamando abiertamente sus inclinaciones políticas.
Saludos

Carlitos: me temo que tienes toda la razón sobre los mineros. Ahora independiente de los intereses de los medios, es muy interesante ver el efecto transmutado en un disfraz...
Un abrazo

Gus: No era colorín ni pecoso, y no tuve la oportunidad de saber qué tan bueno era para la chela, el copete ni los combos.
Sobre tu pregunta, me da la impresión de que es cierto que la televisión es un referente y que se le otorga credibilidad a los animadores, a quienes se les ve "de una línea". Esto no pasa con los políticos, quienes serían los que "naturalmente" debieran convocar políticamente...pero bueno, son sólo impresiones e hipótesis.
Bueno, la economía de Columbia Británica puede respirar tranquila y es de esperar que para la próxima los californianos vayan a votar en vez de quedarse fumando pitos en la casa.
Gracias por el link. La había visto hace harto tiempo, pero la había olvidado. Se agradece el recordatorio.
Un abrazo

locadepatio: no lo olvidé. Para nada...
Saludos

Cimero: mucho tiempo, efectivamente. Gracias por sus consejos, hasta el momento así ha sido.
Curioso: ¿En dónde vivía exactamente?
Mis saludos