miércoles, septiembre 09, 2009

(sin) razones para votar por Piñera: especial programa económico

Rodrigo Vergara, propagandista de Piñera

El fin de semana que recién pasó pude infiltrarme en el encuentro anual de la Sociedad de Economía de Chile, SECHI, realizado en Antofagasta.

Nada del otro mundo. Pocos economistas (o ninguno) con visiones críticas (como los de CENDA, por dar un ejemplo), sólo una mesa dedicada a Teoría e Historia económica (con dos expositores con ponencias poco atractivas), algunas ponencias muy buenas, otras muy técnicas y matemáticamente sofisticadas, otras malas de frentón.
El denominador común: la estrechez de tiempo.

De una mesa en torno a la Salud me llevé una excelente impresión de Arístides Torche, entendí poco la compleja y sofisticada metodología de Sergio Urzúa (que expuso a una velocidad impresionate un trabajo que hizo con Gabriella Conti y el premio Nobel James Heckman), y encontré muy penca la presentación de Jean Sepúlveda (de la Universidad del Desarrollo) donde básicamente agarró datos que un par de Isapres le entregaron a Rodrigo Castro (del Instituto Libertad y Desarrollo) para que las asesorara en el tema de las licencias médicas. Se supone que Sepúlveda tenía que "ponerle teoría" (en sus palabras) a todos esos cuadros y datos. La cosa es que al final terminó concluyendo (sin que se desprendiera de los datos) que "se requiere política pública" con respecto a las licencias falsas.
Insisto, sin datos que indiquen cuántas son y cuánto cuesta eso. Política pública para que las Isapres que pagaron la asesoría no pierdan plata en licencias fraudulentas, claro está.
Su presentación, llena de baches y desconocimientos por su parte, llevó a que la audiencia se riera (burlonamente) en muchos momentos y que después lo demolieran a preguntas por su falta de seriedad.
Independiente de su carga ideológica, fue muy mala.

Pero vamos al título.
El mismo día, el cierre consistía en un panel con asesores económicos de los tres candidatos con posibilidades de pasar a segunda vuelta: Paul Fontaine por MEO, José Miguel Benavente por Frei y Rodrigo Vergara por Piñera.

La idea era saber las propuestas económicas de cada candidatura.
El lugar era el auditorio de la Universidad Católica del Norte.
El público, algo más de 100 personas. Me atrevo a decir que un 95% deben haber sido economistas.
No había cámaras, ni grabadoras, ni periodistas. O sea, la idea era tener economistas hablándole a otros economistas sobre lo que tramaban en un eventual gobierno.

En ese contexto, creo que la de Fontaine fue la mejor presentación. Expuso sobre casi todos los temas macroeconómicos dando cifras de cuánto iba a costar y cómo se iba a financiar. Aclaró los supuestos de crecimiento que tenían y presentó (con el nivel de detalle que le permitía el escaso tiempo) la interesante reforma tributaria que proponen. Además fue el único que tocó el tema de la energía (poniendo en cuestión la manera en como se fija sus precios y cómo las principales beneficiadas son las hidroeléctricas) y la necesidad de generar fuentes limpias y renovables.
{Aclaración al 10/09/09: Ahora me cuadra más la propuesta de Royalty a las hidroeléctricas, dado el conflicto de intereses de Fontaine siendo socio de empresas termoeléctricas...asumo mi ignorancia al momento de escribir originalmente esta columna.}

Benavente, que es miembro del equipo de Frei, expuso a falta de Óscar Landerretche -el encargado económico "oficial" de Frei- y como tal, se centró en lo que maneja mejor: los temas de innovación. Aclaró que el crecimiento es una deuda, pero que todas las voces autorizadas como FMI, BM y OCDE dicen que para crecer más no basta con "hacer más de lo mismo". Por lo tanto hay que fijar una agenda fuerte en el tema de innovación. Habló de eso y del I+D, del consejo de innovación y del futuro rol de Conicyt. En corto, que Chile no debiera financiar tanto investigación en ciencias básicas (mejor copiarlo) y, en cambio, desarrollar proyectos innovadores en áreas productivas concretas para generar más "riqueza". Habló también de como hay que estimular la relación entre universidades y privados en esta misma línea.

Vergara, al igual que Benavente, es miembro del equipo programático (de Piñera) pero no es su "cabeza". Más pesan ahí Larroulet, Larraín y Morandé. Y se habría agradecido tener alguno de ellos como expositores. Uno supone que habrían sido más específicos. Más serios.
La verdad de las cosas es que la propuesta económica no tiene nada de nuevo e inesperado para un derechista. Y por mucho que Piñera ande prometiendo CAMBIO, la cosa no va a cambiar mucho.
Algunas de las propuestas novedosas que puedo recordar ahora: Banco Central autónomo (tal como ya es), mantener la inflación en el 3% (lo que se ha intentado hacer siempre), mantener la tributación tal como está.
Algunas de las propuestas más propiamente derechistas: poner el 20% de las empresas públicas (incluida Codelco) en el mercado bursátil (por alguna razón no pueden decir "privatizar" de frentón...), flexibilidad laboral pactada.
Sobre el ofertón de crecer al 6% y crear un millón de empleos, no fundamentó muy bien el cómo iba a pasar.

Ahora, todo esto no es realmente lo penca. Uno ya sabe lo que piensa la derecha económicamente, que para ellos la mejor protección social es el crecimiento, que no tienen muchas contemplaciones con el medio ambiente, que le temen a la sindicalización, que quieren achicar el rol del Estado, y que creen que todo esto significa más libertad para las personas.
Y frente a eso, no tengo mucho más que agregar. El derechista en lo económico votará por Piñera y el izquierdista no. Al final, siempre los desinformados/desideologizados serán los que decidirán la elección.

Lo penca fue la forma.
Algo así como el inevitable mal gusto que tiene la derecha.
Puede ser porque casi no tienen artistas en sus filas, puede ser porque no les interese realmente, puede ser porque subestiman a quienes quieren convencer...la cosa es que en general padecen de un pésimo gusto en lo estético y las formas.
Basta con mirar lo patético del lanzamiento de Piñera. La burda imitación de campaña gringa, música "emotiva" en su discurso y mensajes de radio, un perro (Piñera de verdad cree que imitando todo lo que hace Obama, le va a ir como a Obama) al que le puso "poder" y toda la colección de frases-muletilla que tiene para referir sus críticas e ideas como si la gente fuera estúpida ("quiero ser el Bielsa de la política", "una mano dura y otra blanda", "la puerta giratoria").

Pero volvamos al tema. Intentaré describir un poco el panorama que me tuve que bancar: Vergara, vestido con pantalones café claro, chaleco azul marino sin mangas y una camisa color pastel, abre su presentación con un slogan que decía algo así como "queremos hacer posible lo que para otros es imposible". En la lámina siguiente había dos portadas de revista: una, de comienzos de los noventa, decía "El milagro económico chileno". La otra, una mucho más reciente de América Economía, "Chile, la gran siesta".
Por supuesto, esta parte de la presentación se titulaba "Del milagro económico a la gran siesta". Y mostraba básicamente como había caído el crecimiento durante los gobiernos de la concertación. De hecho, eran gráficos de barras con el crecimiento promedio para cada uno de los presidentes en democracia. Pero no contento con eso, el relleno de la barra del gráfico eran fotos de los presidentes Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet. Como las barras se achicaban, las fotos se iban deformando cada vez más.
Brillante.
Tras un buen rato de mostrar lo mal que lo ha hecho la concertación en crecimiento, le quedaba poco rato para mostrar lo que tenía que mostrar: el programa económico de la derecha.
Parte de los puntos más relevantes ya se los dije y seguro ya se los imaginan, pero quiero volver al tema estético. En un momento quería presentar una idea en la que había 2 tareas principales que realizar. Esa lámina estaba acompañada de una foto de Churchill haciendo el signo de la paz con sus dedos. Para que nadie se confunda: 2.
En otro momento, para ilustrar que había que impulsar el emprendimiento, pero con seguridad, echó a volar la imaginación metafórica para poner una foto de trapecistas con una cama elástica abajo.
Lo peor de todo es que explicó la foto: "quiere decir atreverse volar alto, pero tener donde caer".

Era inevitable reírse en cada una de estas situaciones. Y seguramente eso hirió el ego de Vergara, lo hizo picarse y ponerse excesivamente a la defensiva. Lo que fue más patético aún.
A eso hay que agregarle esas poco creíbles afirmaciones de que Piñera tenía un promisorio futuro académico, pero que decidió volver a Chile a ser "emprendedor", por lo tanto él sabe lo que es emprender y se preocupará del emprendimiento. Estas declaraciones sucitaban una mezcla de risas y murmullos. Pero lo peor es cuando dice "perdonen, casi se me olvidaba: y ya lleva 20 años en el servicio público".
No tiene que ver con lo retorcido y poco verosímil de esa afirmación, tiene que ver con que Piñera lo ha instalado en sus discursos públicos hace un par de meses. Y se entiende que él lo haga en campaña: tiene que mentir para reducir esa brecha en la que se lo ve demasiado lejos de la calle y demasiado metido en sus especulaciones y finanzas. Lo que no se entiende es que Vergara lo haga frente a gente especialista en economía, gente que quiere oír la parte técnica del asunto.
Y tal vez eso fue lo que más marcó el mal gusto: todo el tono y contenidos de la exposición de Vergara estaban dirigidos a convencer votantes de votar por Piñera, más que a presentar la visión económica a sus colegas.
La de Vergara fue la más política de todas las presentaciones y no habiendo ni cámaras ni grabadoras, no se entendió el uso de una presentación tan burda.
Es muy probable, en todo caso, que el power point y el libreto se lo hayan hecho en el comando y no él. Mal que mal, se supone que no es tonto con un doctorado en Harvard.

Pero eso fue lo que se vio. Y con ese gusto me quedé.
Lo que me molesta de la derecha no son las obvias diferencias en lo político, moral y económico que puedo tener. Tengo grandes amigos que piensan muy distinto a mí y las conversaciones no dejan de ser entretenidas...

Lo que realmente me molesta de la derecha es que piensen que el resto de la gente es estúpida. No toda la gente, claro está. Esa gente. La gente que tienen que convencer.

La otra, la que siempre va a votar por ellos da lo mismo. Por mucho jugo que den y por muy populistas que se pongan los políticos de derecha, la derecha dura estará ahí, donde siempre ha estado.

Por eso fue tan mala la presentación de Vergara: hablarle como si fueran idiotas a un puñado de gente que tiene todos los cartones para demostrarse a sí misma que no lo son, hace que el que quede como idiota sea el mismo Vergara.

Por Favor, reAcciones

P.S.: Me percato que el título de esta columna puede ser considerado engañoso. Como no soy economista apelo a que si de verdad les interesa las propuestas económicas de los candidatos, pues las verán en los respectivos sitios.

P.D.: 23/09/2009: Sólo para echar más leña al fuego, véase esta discusión estética por una obra patrocinada por Cristián Boza, el urbanista de Piñera.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Honestamente da terror saber que no hay alguien digno por quien votar en estas elecciones.
Desalojo si,pero a TODA la familia politica de este pais.

Saludos

zurdo contrariado dijo...

Y sin embargo... si no estamos dispuestos a morir politicamente, a invernar a dejarnos convencer, la democracia se secará. Está bien, Piñera no es digno del sillón ¿de O'Higgins?, pero ¿hasta cuándo vamos a mirar a la derecha como el mal en sí? Si debatimos es porque queremos convencer, pero también estamos dispuestos a dejarnos convencer. No nos convirtamos en el cercano Oriente en donde los sionistas dicen que los palestinos son, de nacimiento, "terroristas" y los palestinos dicen de Israel que no es nada más que la expresión más depravada del colonialismo occidental y que el sionismo no es más que otro nombre para el racismo. Piñera es lo que es, no se merecerá llegar a la moneda, pero no es satanás y si llega Chile no se va acabar y si nos convence hoy no significa que mañana no lo podamos despedir. Por favor, votemos por MEO, Navarro, Arrate o Frei, pero conservemos un mínimo espíritu deportivo, de lo contrario, la deriva es hacia el fundamentalismo, la corrupción, la decadencia.

Juan Emar dijo...

Anónimo: amén.
Saludos

Zurdo contrariado: como habló en primera persona plural, me tomo la libertad de marcar distancia con su discurso. Creo que en la columna no hay ninguna satanización de Piñera en lo absoluto. Mucho menos identificar a la derecha con el mal en sí.

Creo haber marcado bien mis diferencias ideológicas con ella, sin mediar juicios de valor.
Lo que sí creo es que ha demostrado un pésimo gusto estético y subestimar en demasía a sus votantes potenciales.
Entenderá, espero, que también estoy por un espíritu deportivo y una sana competencia. Lo que no significa que yo no tenga mis preferencias. Pero es justamente porque me gustaría que se subiera el nivel del debate y que realmente hubiera posibilidades de con-vencer, que me da rabia lo chabacano y una forma tan baja de hacer campaña con el supuesto que los votantes a convencer son idiotas.

Y por último, el convencimiento debiera pesar por sus argumentos, nunca por el silencio de sus detractores.

mis saludos

zurdo contrariado dijo...

De acuerdo en todo, incluso, en el fondo de mi corazón, sé que comando de Piñera tiene mal gusto, pero mejor no decirlo porque esa crítica es bastante arstocratizante... Hay un clasismo concertacionista que siente que el voto de derecha en la clase media es "arribista" de mal gusto. Y eso puede ser, pero es impresentable, no nos vayamos a terminar pareciendo a los estólidos que andaban con chapitas del SI el 88 y que trataban de rotos a los que votamos que no. A eso me refiero, a la excesiva descripción de la vestimenta y a los episodios ridículos del adversario. Los pitucos se ríen del mal gusto de coreanos y "turcos" no caigamos en el mismo error,

Juan Emar dijo...

Estoy de acuerdo, hablar de gustos siempre sonará aristocratizante.

No obstante lo que está en el fondo ni siquiera es eso. Detrás de ese mal gusto, estimado zurdo contrariado, creo que hay una mezcla entre la poca valoración por las formas (qué bueno que recuerde la campaña del Sí, es un excelente ejemplo) y la poca valoración por el público.

El tema, esta vez, no pasa por el voto derechista de clase media que perfectamente pudiera considerarse arribista.
Creo que el tema es la forma en que se hace campaña, más que en cómo son o no sus votantes.
Y la forma en como se hace campaña habla mucho mejor de cómo las elites políticas VEN a sus votantes que como SON realmente esos votantes.

El resto es intentar recrear el fundamento de esta percepción.
La forma en como estaba vestido no es menor. Como nos vestimos para cada ocasión es una forma de escenificación. En este caso concreto me llamó la atención porque parece un verdadero "uniforme" del derechista. Y ojo que fue solo una descripción.

Concédame algo: la forma también habla. También es contenido.

Le aclaro una cosa: este es solamente otro nivel de análisis. No creo que el valor de la derecha pase por su estética más que por sus ideas. Evidentemente la ideología va primero. Pero normalmente ésta también va acompañada de una "identidad visual". Es cosa de recordar los regímenes totalitarios, sus uniformes, imágenes, música, etc.

Le aclaro otra cosa también: yo no soy concertacionista.

Anónimo dijo...

Basta saber que casi todos los defectos de la derecha que señalas aquí no son privativos de ella misma sino de toda la clase política, para notar que estás muy comprometido ideológicamente.
Muy panfletario tu discurso.

MEFISTO dijo...

Igual faltaban creo en el foro Roberto Pizarro y el asesor económico del MAS+, aunque el ejercicio de la democracia de supermercado lo conocemos bien: hechar al carrito lo que nos gusta, consumir un producto bonito,ahora Piñera no es un producto bonito,de Freí el Marketing es extraño y aburrido,Meo es una ganga demasiada extraña siquiera para ser usada como producto de muestra, los otros productos son importados y sin alguna marca reconocida, ahora que nos queda para comprar???

La forma como el fondo, para algo hay asesores comunicacionales que dan pautas de como te vistes, te sientas y hasta como vas al baño,y cada performance da a entender algo, igual mi estimado se fué al chancho de contra el pobre Vergara,que quedó como niñaco de salón, pero a lo mejor comparado con sus otros coleguis su alocución no estaba a la altura.
Más que mirar a la derecha como un mal en sí, yo miraría a ESTA DERECHA como una mala copia de la europea,pero también a los concertacionistas o a los extra parlamentarios como productos añejos , asumamoslo o no (y eso que MEO no es mi candidato) la Vedette que ha dado algo de sabor a estas futuras elecciones ha sido MEO y su extraño pastiche...

¿Quien decidirá las elecciones?
Ok,los desinformados/as y sobre todos las mujeres, que somos más del 50 % del padrón electoral...ahora ver los resultados de la encuestas en Humanas...

Juan Emar dijo...

Anónimo: basta muy poco para saber que tengo compromisos ideológicos.
Jamás los he ocultado.
Como ud. piensa distinto a mí, considera que mi opinión es un "panfleto".
Yo creo que si ud. en temas de opinión política está buscando "objetividad" o estará buscando eternamente, o lo encontrará solamente con los discursos iguales al suyo.
Por supuesto que varios de los defectos no son privativos de la derecha, pero en mi OPINION se marcan mucho más en ella.
Ahora, en el contexto aquí descrito, el asunto llegó al nivel de que me pareció necesario dar cuenta de mis impresiones.

No hay nada más ideológico que no asumir que se tiene ideología.
Saludos

MEFISTO: el pensamiento económico es por definición "eficiente" y pragmático. Siendo el tiempo el bien escaso en esta ocasión, no me extrañó tanto que hubiera sólo 3 candidaturas y no las 6. Pero también se echó de menos haberlas oído.
Ahora, parece que no hay que pedirles peras al olmo: No hay nada más a la izquierda de la concertación en la SECHI.
Entiendo que puedo haberme ido al chancho con Vergara, pero créame que la pésima impresión que me dejó así lo ameritaba. Y es una sensación compartida por otros presentes. Por algo el público se reía en sus momentos más iluminados... Me dio mucha rabia ver un discurso de campaña tan burdo y no una propuesta económica.

MEO es la vedette. No hay duda. Y por lo mismo es que sus votos se repartirían en 2ª vuelta entre Frei, Piñera y nulos. O sea, realmente capta el ansia de algo distinto a lo que siempre ha habido.

Personalmente, no creo que las mujeres sean un grupo decisivo -en sí- para las elecciones. Me explico: si bien son la mayoría en el padrón electoral, replican en su interior tendencias que tienen casi el mismo grado de predictibilidad que el total del padrón, es decir, se sabe más o menos como votan las mujeres.
Lo que no sucede con indecisos/as y desinformados/as, sin importar su sexo.
Otra cosa sería que las mujeres votaran "en bloque". Pero por suerte el terrorismo de género no ha llegado a esos niveles de fascismo.
Saludos

PanchoV dijo...

Hablando de estética y de economía ¿alguien sabe en qué se basan los programas culturales de cada candidato? es decir, ¿qué pasará con los fondos concursables, el financiamiento para proyectos audiovisuales y otras manifestaciones culturales? lo digo porque, sabiendo desde un principio que el sentido del gusto de la derecha DA ASCO, estamos desarrollando un proyecto para el FONDART con unos amigos y queremos ganarlo a toda costa pues ¿qué pasará con esa plata si es que Piñera llega a La Moneda? ¿o Frei? ¿o MEO? puede parecer fuera de lugar el comentario, pero ya que estamos hablando de las cualidades de apreciación estética de la derecha ¿qué pasará con los artistas? ¿se darán fondos y estipendios para engendrar nuevas Patricia Maldonado? ¿o nuevos "Fachos Quincheros"? ¿o nuevas Myriam Hernández? Esta duda carcome lentamente mi tranquilidad, puesto que tengo la ominosa sensación que si llega la derecha al poder "se acaba el carnaval".
Saludos

maldonado dijo...

Nada más agradable, atractivo y estético que un regimiento de las SS marchando al son de una sinfonía wagneriana. No lo digo yo; lo dice don Paul Karl Feyerabend, filósofo de la ciencia y autodenominado "anarquista epistemológico". En ese sentido, que las elecciones las decidan los "desinformados" y los "indecisos", resulta siempre gratificante. Más vale una República de Hamlets que una República Platónica, Confuciana, Popular, Liberal, Democrática, etc, etc.

¡¡Madoff al Poder!!

Anónimo dijo...

Además de reírme mucho con el artículo debo decir que estoy de acuerdo. La forma no es casual, la forma para mí tiene directa relación con la estrategia, la que a su vez es un espejo de cómo se ve a quienes se quiere llegar.

Saludos!

Angel Sanz dijo...

Hola que tal? Soy Angel Sanz, Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos
Saludos cordiales.


Angel
tel : 34 691533734 // España +34

Puedes contactar por mesenger si quieres:

angelsanz.comercial@hotmail.com


Puedes contactar por facebook si quieres :

angelsanz.comercial@hotmail.com



Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
por cada pagina o blog del usuario que traigas , la comision de referidos es de 10 hasta 50 euros mensual por pagina o blog.

Wraith dijo...

Del mismo modo que tu expones que la derecha no desea no desea usar la palabra privatizar (sociologicamente tiene una mala connotacion, no se porque) la izquierda ya no usa la palabra socializar o socialista... quien puede negar que "progresista" suena mas bonito.

Depende dijo...

Hola Don Juan Emar; tanto tiempo!
Según parece, lo mejor que nos puede pasar es que la moda sea votar nulo.... ya que ninguna otra opción llama la atención. El "mal menor" no sirve, no en algo tan importante.

Mire esto profesor, tenga cuidado, porque estamos próximos a la censura de internet en Chile...

Pensé que se les habían acabado las malas ideas a este gobierno....

Nos vemos, saludos

Juan

Juan Emar dijo...

PanchoV: hace un tiempo hubo algo de polémica justamente por lo que planteas. En lo que interpreto como un resentimiento de Piñera porque la derecha no tiene artistas, prometió acabar con el sistema actual del FONDART -donde según él "siempre ganan los mismos"- por un sistema donde "la ciudadanía" vote por los proyectos. No sé si será más Paty Maldonado o Quincheros, pero seguro que si La Noche y Américo postulan por una gira de 100 millones de pesos, se lo ganan.
Si gana la derecha, vayan haciéndose propaganda para que voten por ustedes y no por otra mierda del Rumpy.
Abrazo

Maldonado: agreguémosle a toda esa música y marchas las águilas, Sváticas y la iluminación que en medio de la noche sólo puede dar una gran hogera de libros...
¡Madoff al poder!
Saludos

Anónimo: gracias por sus palabras. Lo tragicómico de todo esto es que es cierto. Traté de replicar lo mejor posible lo que fue la experiencia.
Y claro que sí: sobre todo hoy en día, la forma comunica y refleja.
Saludos

Wraith: comparto algo de su punto, pero con una diferencia fundamental. Es cierto que la palabra socializar se utiliza poco, pero si usted busca en los discursos de la izquierda encontrará palabras como "nacionalizar" o "socialista".
La clave es dejar de pensar que la concertación encarna un proyecto de izquierda y ponerle oídos a los discursos de Arrate o Navarro.
En ese sentido, creo que si bien la Concertación abusa del concepto "progresismo" (sin que se entienda muy bien qué demonios significa), creo que en el fondo Frei no está por Nacionalizar ni socializar nada.
Pero más aún, creo que la concertación no es un proyecto de Izquierda. De centro, y si me apuras, centro-derecha incluso (como fue Lagos).
Saludos

Juan: ¡Que bueno que hayas vuelto!.
Estoy muy de acuerdo con lo que dices de que el mal menor no sirve en estas instancias. Sin embargo, me inquieta también la escasa interpretación que se hace de los votos nulos, los que hoy por hoy, no tienen ningún "peso político".
Sería más interesante el asunto si es que se contabilizaran como un voto válidamente emitido y que por lo tanto metiera algo de presión a las candidaturas de la mediocridad...pero en fin.
Leí lo que me envío. Esto es otra arista más de la preocupante arremetida de los "derechos de autor" (ver caso de de las semillas), que si bien es impulsado por el gobierno, responde a las presiones de EEUU por el famoso tratado de libre comercio.
Pronto pondremos algo al debate. Gracias y saludos

Anónimo dijo...

Brillante.