lunes, junio 05, 2006

¿Quién es Keyser Soze?

Uno de los grandes recuerdos que tengo de Hollywood es "Los sospechosos de siempre". Durante un buen tiempo fue mi película favorita.
El hilo fundamental, la pregunta por quién es Keyser Soze, balanceaba la película hasta su magistral final. Un desenlace que encarna el concepto de "final inesperado" de manera paradigmática.
Keyser Soze era el "ultra" villano, el más buscado, el que era capaz de matar a su familia para hacerse temer, el que no tenía rostro. Un fantasma endemoniado en vida.
No quiero presionar y abusar más sobre los pobres secundarios -que a estas alturas están más manoseados que los fierros de las micros cuyo pasaje no quieren pagar-, pero siendo esta semana una semana de "inflexión" en el conflicto, vale la pena rescatar unas últimas reflexiones (trataré de que sea la última vez de que aburra con el tema).
A lo largo de este "conflicto" me he visto rabiando contra distintos entes, creo que es bueno hacerse la pregunta ¿Quién es Keyser Soze en este coflicto?
El primero y más fácil es el tata-comodín. Entender la LOCE como una herencia de la dictadura, como el golazo de ultimo minuto, como la causante de la "mercantilización de la educación", y por ende responsable de la situación actual. Situación que la constitución garantiza con un recurso de amparo para quien sienta vulnerada la "libertad de enseñanza" (libertad que permite que cualquiera con enseñanza media abra un colegio, y que cualquier pelagato con dos pizarrones abra una universidad con nombre y apellido), sin embargo no existe ningún recurso al cuál recurrir para alegar si uno siente que su derecho a la educación está siendo vulnerado, o si la calidad de la misma es deficiente. La prioridades son claras, y no debe extrañar a nadie que el gobierno de los chicago boys (1980 - ?) haya tomado este tipo de iniciativas. Por supuesto en nombre de la "Libertad" y el "Desarrollo", como reza el nombre de su "Think Tank" (odio ese anglicismo).

El segundo Keyser Soze que se me atravesó por la mente es la política, o lo político para quienes gusten de la distinción de Garretón. En esta liga caben los ya comentados anteriormente oposición y concertación, y otros de menor cuoteo de poder. Es grosero ver políticos diciendo cómo una de las mayores virtudes del movimiento es que no se ha politizado. Parece broma. A los políticos y políticas les hace falta salir a la calle más allá de sus campañas para hablar con "la gente" y darse cuenta de que no es tan idiota como piensan. Un político que abra la boca en cualquier medio de difusión automáticamente está haciendo política, por lo que referirse al movimiento estudiantil es politizarlo y finalmente instrumentalizarlo. Y ¿qué?, si eso es lo que hacen los políticos y las políticas. No debe extrañarles. Tarde o temprano esto se iba a politizar e instrumentalizar. La concertación saca dividendos diciendo que estos son "hijos de la democracia" que ellos conquistaron, que son productos de los cambios que se han hecho en educación, y la derecha dice que este movimiento da cuenta de una crisis que el gobierno no ha sabido manejar, una educación que no han sabido mejorar ni administrar, ni menos cambiar (Creo que vale la pena detenerse aqui para decir que la gran parte de la Alianza por Chile votó en contra o se abstuvo el año pasado de un proyecto de ley que garantizaba recursos de protección para la calidad y el derecho a la educación, por supuesto ahora se hacen los locos), además aprovechan de hacer una apología a los pacos e intentar conquistar a la clase media posicionando el discurso del miedo -(in)seguridad ciudadana- apropósito de las manifestaciones de los más exaltados y furiosos.
La han sacado barata, porque si esto fuera pragmático e ingenieril (menos mal que no lo es), las protestas no serían en el ministerio de educación, sino en la casa de cada uno de los parlamentarios que han votado en contra de cambiar la LOCE y que hoy le sacan jugo al conflicto. En verdad, esto tampoco debiera extrañarnos, no le pidamos más a la política que ser un instrumento de la sed (voluntad) de poder.
Un Keyser Soze más reciente es el "rompehuelgas". Toma la forma de Neonazis que hostigan a los liceos movilizados, pero también la forma de los "disidentes" dentro del movimiento, llamados también "conservadores", "moderados", "dialogantes", "blandos", "realistas", etc.
Dan cuenta de una fisura en el movimiento. Dan cuenta de ese momento crucial en que algunas demandas se han satisfecho y las que quedan pueden ser de "largo plazo", "imposibles", "utópicas". Dan cuenta de la división intrínseca a la política entre la ideología y la utopía. Entre quienes administran lo posible y quienes sueñan con algo mejor, entre los técnicos y los idealistas, entre los Velasco y los Hirsch (disculpen lo burda de la analogía).
Esto tampoco debe extrañar. Da cuenta de la diversidad de opiniones y sensibilidades, en rigor no hay una "maldad" aquí. Fuera de los Neonazis, me cuesta creer que estos sean Keyser Soze.
¿Quién diablos es Keyser Soze?
Todos tienen algo, es claro. Pero hay uno que realmente es Keyser Soze porque hace el mejor truco que tiene el demonio: "convencernos de que no existe". Convencernos de que nos muestra la realidad, no que la recorta o la interpreta.
Es el que está detrás de cada uno de los secuaces antes mencionados. Es el que da la posibilidad para que los políticos instrumentalizen, es el que quiere que el movimiento se divida, es el que pone imágenes de las manifestaciones violentas con Marylin Manson como música de fondo (podrían usar Bach y sería un sensacionalismo mucho más efectivo, con todo el respeto que le tengo a Manson) , es el que no denuncia, o denuncia poco a los verdaderos culpables de que la educación esté como esté.
Ya adivinaron: los malditos periodistas.
No todos, obvio. Aprovecho de saludar a grandes amigos y amigas que han optado por esta "profesión", y hacen un camino noble.
La gran mayoria de prensa escrita y de televisión. Esos son Keyser Soze. Y no porque sean malos, sino porque son muchos y tienen que comer, e "inventarse" el pan de cada día. Buscar el conflicto que narrar, lo inmediato, lo digerido.
Soy un convencido que las grandes lacras humanas (democracia representativa, libre mercado, hambre, peste, desastres ecológicos, guerras, escasez), son todas causadas por un mismo mal: la sobrepoblación. Nosotros mismos multiplicándonos. Y es eso a pequeña escala lo que pasa con los periodistas.
Y así mismo... fuh!, Desaparece.
Posted by Picasa

5 comentarios:

Anónimo dijo...

COTOTO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! :)

abl dijo...

¿Y es tan importante la "LOCE"? A estas alturas del partido, uno tiende a pensar razonablemente que lo que se descubre o inventa en un laboratorio perdido en Japón tiene más impacto en el conjunto de la sociedad que todas las leyes que ha aprobado nuestro parlamento en los últimos 30 años.
Por lo demás, el problema de la educación en Chile es un problema de expectativas cruzadas. Basta escuchar el debate público para contar ya con un muy buen indicador de la pobreza educacional del país. Si se considera, por ejemplo, que el 64% de los estudiantes universitarios de las universidades del Consejo son de "primera generación" (es decir, cuyos padres no han asistido a la universidad y tal vez ni siquiera a enseñanza media) es difícil suponer que la universidad sea el "canalizador" por excelencia de la movilidad social como muchos esperan.
Si se compara con un alemán, inglés o italiano que lleva 800 años de educación universitaria entonces, ¿qué se pretende? ¿suplir los 800 años de déficit con jornada educacional completa? Se descubre, al incorporar la variable "tiempo", que los colegios municipalizados y subvencionados no saben qué hacer con el tiempo extra que les dan, mientras los privados, con una temporalidad distinta, pareciera que les faltara siempre tiempo para entregar los contenidos de los programas educacionales. Se trata de una brecha de uso de tiempo que también se encuentra entre la ciudad y el campo, Europa y África, etc. Se ha calculado que un país necesita hacerlo bien en educación por el lapso de cuatro generaciones (unos cien años) para "saltar al desarrollo" (y hay saltan los ya latosos ejemplos y odiosas comparaciones con Finlandia - que la pintan como el paraíso - Japón, Suecia, etc.)
Adicionalmente, hay que decir, que la movilidad social no se ha dado exclusivamente en el mundo moderno a partir de la educación universitaria. Acá se cree que es la panacea. Sólo basta poner una pizarra y una escuela de líderes y pensamos que tendremos profesionales exitosos listos para competir en "el mundo de hoy" ("si yo fuera joven...").
En este cruce de expectativas: de las familias por lograr movilidad social, de las familias para que los cabros alguna vez terminen la universidad (proceso que a veces se eterniza), del sistema económico que atribuye valor a quienes les falta el tiempo y producen(no a los estudiantes ni a los viejos ni a los discapacitados), de los periodistas y publicistas que nos hacen esperar resultados de primer mundo, también de publicistas que nos hacen esperar niveles de calidad de primer mundo; se produce un desajuste que estalla en manifestaciones como los de estos días. Por mientras, los estudiantes piensan que sin estudiar y con transporte gratis van a mejorar la educación del país y van a estar preparados para "el futuro". Los periodistas, que no tienen culpa aquí pues sólo reflejan la mala calidad de la educación en su conjunto (tanto desde el punto de vista de la oferta como de la demanda), nos seguirán resumiendo el "acontecer noticioso" en términos de la señora juanita cuyo hijo está movilizado y que parece que va a seguir viviendo con tres pesos toda la vida. Espero con este comentario haber satisfecho el gusto de "Juan Emar"... él lo pidió así que ahí lo tiene. Por lo tanto, quienes se hayan aburrido o hayan perdido el tiempo leyendo estas palabras... ya saben a quien reclamar.

Juan Emar dijo...

Gracias Colega por su comentario.
No esperaba menos.
Ya que toca el tema de las comparaciones (siempre odiosas) internacionales, vale la pena decir que la educacion escolar en Alemania es casi exclusivamente pública, y la privada tiene el mismo prestigio que algunas casitas que se dicen universidades con nombre y apellido que hay por estos lares, así que ni el Estado es exclusivamente un Elefante ineficiente, ni el mercado la panacea. Recado para Piñera. Eso si, puede que en Nuestro país tanto nuestro Estado, como nuestros Privados sean chantas.

Es verdad que la Universidad no es la panacea tampoco, y ahi las federaciones de estudiantes han sido complices para mantener el prejuicio.

Guatón dijo...

¿Pesa tanto la LOCE sobre nuestras comunes y corrientes cabezas? La verdad yo creo que sí...aunque debo aceptar con todo el pesar del mundo de que no le he prestado toda la atención que quizás me merece; y es que dirigir un proyecto de título es un trabajo mayor e imagínense lo que es cuando es de dibujos animados. Creo que ahí siento el peso de la LOCE: cuando veo que en campos como la animación nuestro país está todavía en la edad de piedra y que puede ser un campo de aprendizaje fascinante y aplicable incluso a la educación misma(no sólo al "arte" y la "expresión del alma" como le gusta decir a esos artistas de mierda que son la única raza que no tolero).
Con respecto al cine, cuando se habla de la clase política y de toda la mierda que se sienta en el congreso, los ministerios y la Moneda se me vienen a la cabeza más títulos de películas, como por ejemplo "Depredador" (en donde la minoría que no se defiende tiene que esperar a que lo maten) y "Mentiroso mentiroso" (por razones obvias).
Eso es todo lo que puedo decir por ahora...visiten el fotolog (www.fotolog.com/salmon69). Buenas noches.

juridico dijo...

Estos temas no me gustan para nada. Se trata, creo yo, de discusiones de mal gusto a las que ciertos sectores intelectuales (predominantemente mesocráticos)acuden (en el contexto de la democracia de masas) para recuperar cuotas de poder. Culpo de esto a la reforma agraria y al sufragio universal. Y, por supuesto, a la destrucción del republicanismo elitario.
Con todo, voy a comentar ciertos aspectos del problema.
La LOCE: Ninguna reforma legislativa puede tener efecto sin una transformación profunda de la cultura, operada desde afuera y desde arriba.
Los políticos: El problema es, justamente, la fisonomía actual de la elite política. Se trata de un grupo excesivamente mesocrático y utilitarista. Sus raíces ideológicas, además, son profundamente anti-liberales, lo que me hace sospechar de todo lo que hacen, incluídos sus gustos culinarios, cinematográficos, y sus preferencias sexuales. En una democracia estatocrática no republicana, lo prudente es desconfiar de todo lo que hagan los gobernantes.
Mis felicitaciones al autor por la lucidez del artículo.