lunes, enero 11, 2010

El gesto de la semana: "Votando por pega"

La última contratación cesantofóbica de Piñera

La mayoría de ustedes sabe que no tengo ninguna afinidad con Pato Navia. Hace casi dos años escribí una columna donde develaba su ignorancia en un tema que prefirió enfocar desde la bandera de un resentimiento disfrazado de liberalismo. De hecho, en su momento comenté duramente, pero sin insultos, su tendenciosa columna aportándole un dato. Acto seguido, su blog no aceptó más comentarios.
Y claro, el lector atento puede notar que su sitio "Referente" está dentro de los Anti-links de este blog.

La cosa es que siempre lo he encontrado chanta.
Hasta ahora, no había entendido por qué tiene tanta tribuna y por qué la prensa y la televisión insisten en consultarlo, entrevistarlo y sentarlo en paneles, siendo que jamás aporta algo relevante o novedoso. No otorga ningún valor agregado a lo que podría decir cualquier persona que lea los diarios.
Durante algún tiempo se usó decir que era "profesor de la Universidad de Nueva York" para justificar sus "credenciales". La verdad es que es un profesor asistente de un centro de estudios que depende de dicha universidad. No quiero decir que eso no sea meritorio, no cualquier "sudaca" tiene puestos académicos en Estados Unidos. Lo que quiero decir con esto, es que efectivamente había cierta necesidad de legitimarlo, incluso inflándolo. De explicar por qué este tipo era una voz "autorizada".

Y a lo mejor, a muchos y muchas de ustedes les pasaba lo mismo: "¿De dónde salió este tipo? ¿Quién le dio tribuna?" preguntas implacables y chaqueteras para todo aquél que tiene algún tipo de figuración pública, pero que son de una legítima suspicacia cuando se trata de análisis político.

Más aún si el tipo se autoproclama como "El mejor columnista de Chile".

Más aún si su sitio tiene como nombre "Referente".

Y sobre todo si se ha auto-erigido como un paladín de la meritocracia.

Entonces, cuando aparece esta columna donde defiende que es una "opción válida" que un concertacionista vote por Piñera en segunda vuelta (habiendo él votado por Marco en primera), luego se "filtra" (alias diseño mediático) un mail íntimo algo cursi (y con esa pésima costumbre siútica de intercalar frases en inglés, siendo que se puede decir exactamente lo mismo en castellano) y excesivamente patero para mi gusto y, finalmente, publica otra columna donde dice abiertamente que votará por Piñera; uno vuelve a preguntarse "¿De dónde salió este tipo?".

En su columna se asume como alguien que se identifica como simpatizante de la Concertación. Y pese a que últimamente le ha hecho las críticas más duras, se le asociaba (y él mismo lo hacía) a una opción cercana a la centro izquierda. Así dijo en su momento que sería su voto.
Uno podría decir (cómo se le ha dicho en los comentarios a su columna) desde que es un "traidor" hasta aplaudir la "libertad" con la que es capaz de cambiar sus opciones, sin embargo, todavía no hemos contestado la pregunta "¿De dónde salió este tipo?".

Y es justamente en nuestra informal conversación política semanal en la pega, que aparece el tema del apoyo a Piñera del susodicho. Y como es de costumbre, nuestro cuarentón militante, con años de circo en esto, nos aclara el panorama: Navia salió de la Concertación.

Fue la misma Concertación la que le dio las credenciales y lo sentó en esos paneles (incluso en Tolerancia Cero). Fue la misma Concertación la que lo asumió como un cientista político "de los suyos", pero no militante. Y esto no sólo se tradujo en el "datear" a periodistas, editores y directores de programa sobre darle tribuna -pues hay que hacerse cargo que los diseños político/comunicacionales funcionan en altas esferas-, esto se tradujo en que Navia literalmente se "forró" en los gobiernos de la Concertación haciendo asesorías inútiles a todo tipo de personeros.

Ahora trata de disfrazar con argumentos que no tienen ningún criterio ideológico, sino que más parecen slogans de campaña, su apoyo a Piñera. Como está dedicado a los temas (y estudios) de opinión pública, debe tener razones para pensar que Piñera va a ganar. Y su viraje no tiene que ver con su desencanto con la Concertación (eso es hace rato) o con que Piñera represente una derecha liberal (¿Se olvidó ya de la fuerza de la UDI en el parlamento?¿De los Larraín y Monckeberg?), tiene que ver -tal como las ratas abandonan el barco cuando se hunde- con que quiere asegurar las asesorías que se acostumbró a hacer, en un futuro gobierno de derecha.

Con mucho respeto a su orientación sexual, eso es una mariconada no asumida.
Sería más honesto (aunque vergonzoso) admitir que hace público su voto para asegurar las pegas.
Y parece que Tironi también anda en las mismas. Por mucho que hagan ese burdo espectáculo de fingir que se están peleando.

En una entrevista dijo que no sabía ni le interesaba si su columna iba a influenciar votos.
Que no joda. Una persona que se considera un "Referente", alucina con que sus opiniones tengan consecuencias y arrastre.
Si no fuera así, no habría razón para publicar por quién va a votar. Mal que mal -y para el pesar de Navia-, a la hora de los conteos, todos los votos valen lo mismo.

Por Favor, reAcciones

11 comentarios:

maldonado dijo...

Si los mandarines ya son desgradables... imagínese cómo me caen sus asesores.

Citizen Almeida dijo...

Y bue! Navia demostró tener ADN Concertación, específicamente DC, con eso de andar buscando la prebenda y el acomodo.

Más encima es rastrero, porque a cualquier ciudadano con dignidad que le filtran un correo y lo perjudican, mínimo se enoja y retira su apoyo.

Impresentable, y mal analista, pues demostró ser un crédulo de marca mayor, inhábil para ejercer el ojo crítico; porque hay que ser gil para creer que Piñera (Piñera!) traicionaría a la UDI (no pinochetistas en el Gobierno) y su 1/4 de parlamentarios, sólo por un voto MEO, y que además dejaría de ser oligarca, y que dejaría los negocios.

Fuera de eso, Pïñera no le dio ningún argumento, sólo su palabra, en un correo personal, que no está de más decirlo, califica dentro de los episodios más rastreros del periodismo.

Muy mal Navia, ahora sólo falte que Piñera no gane para que su realidad se convierta en pesadilla.

Anónimo dijo...

la verdad que el pensé que reinaldo navia había caído bajo luego de puerto ordaz, sin embargo, sigue siendo más honorable que patricio.

andrés

Anónimo dijo...

...demonimo 5 postea...
Pobre Navia.Genuflexo y con una mejilla hinchada, ofreces tus intimas partes por un efimero correo. ¿acaso nunca supistes que el que vive de rodillas, así tambien muere?.

MEFISTO dijo...

y yo siempre me preguntaba ¿qué hace este que siempre salía en los programas políticos?es el típico caso de doctor Jekyll y mister Hyde, en todo caso prefiero morir con las botas puestas (cesante) que andarle lamiendoles las %%& a un par de pelotas.

nicopolis dijo...

Solo para seguir bajándole el perfil, más bien colocándolo en la justa medida: en gringotown, para datos del 2007, hay una brecha positiva entre la oferta de puestos ofrecidos y egresados de PhD en el mercado académico para ciencias sociales. En promedio, hay 80 puestos más que doctorados. So, era virtualmente imposible que Navia Lucero se quedara sin pega. El centro en el que trabaja tiene 4 académicos.
Lo bkn no es ser académico en USA, es ser cabrón. Aquí y en la quebrada del ají. Navia Lucero, sábemos, no lo es.

Saludos.

pd1 : datos en los que sustento el jugo pueden encontralos aquí

http://depts.washington.edu/
cirgeweb/c/research/social-science-
phds%E2%80%94five-years-out/

Cimero dijo...

Creo que solo una vez lei una columna completa de Navia, una coleccion de obviedades. Sin embargo, me emociono su gesto de aportar fondos a la campaña del director de cine divo.Desde entonces mire a Navia con un poco de simpatia. Segui de cerca su discusion con Hunneus acerca de las encuestas y predicciones electorales. Navia defendia vigorosamente la transparencia como valor. La simpatia me duro hasta este lamentable episodio de su cambio de bando con tongo mediatico incluido. Despues de esto me quedan muchas dudas, entre ellas si Navia es aun mas obtuso de lo que aparenta, o que en realidad es un genio de la politica y nos engaña a todos. En fin, el tiempo respondera. Por mientras, seguire no leyendo a Navia, por obvio, latero, y por raton.

Francisca dijo...

Estimado, necesito contactarme contigo. Mi e-mail es panchulei@gmail.com
Saludos!
Fran

Camilo dijo...

Navia vale hongo. Es un pitoniso picao a oráculo que solo apunta en sus pronósticos cuando las coass son ultra obvios. Además, es un mala clase y francamente ignorante. Revisen este intercambio "metodológico" con huneuss en el mostrador


1.-
http://www.elmostrador.cl/opinion/2009/12/10/los-problemas-de-diseno-e-implementacion-de-la-encuesta-cerc/comment-page-1/

2.-

http://www.elmostrador.cl/opinion/2009/12/16/la-prediccion-electoral-del-cerc/

3.-

http://www.elmostrador.cl/opinion/2009/12/17/la-prediccion-del-cerc-y-la-transparencia-metodologica/

Cimero dijo...

Ese es el intercambio donde Navia hace gargaras con la "transparencia"

Juan Emar dijo...

Maldonado: ya me imagino. No son necesarias más palabras en verdad...
Saludos

Citizen: parece que será una pesadilla. No creo que Navia sea crédulo o ingenuo. Creo que es incapaz de asumir que hace este gesto rastrero para asegurar asesorías por otros 4 años. Teniendo además "información privilegiada" de los intereses y funcionamientos de la nueva oposición.
Lo importante, es que esto no se olvida. Y mientras pueda, se lo sacaré en cara.
Un abrazo

Andrés: jajajaja, sin duda.

Demónimo: es de esperar que esto no se olvide y que se acabe le tribuna de Navia como voz autorizada y comience el indiferente silencio frente a las ratas oportunistas.
Saludos

MEFISTO: amén. Cuando la dignidad se pierde, es imposible recuperarla. Mucho menos comprarla.
Saludos

Nicopolis: muchas gracias por el aporte. Datos que no manejaba y que son muy elocuentes.
Saludos

Cimero: llámeme prejuicioso, pero veo en él más un mediocre asegurándose pegas que un genio maquiavélico de la política. Si fuera un genio, no habría tenido esa notoriedad basada en la simpleza
¿No le parece?
Saludos

Camilo: estoy de acuerdo con su diagnóstico y con la forma en que lo expresa. Había estado al tanto de esa discusión. Otra lección de mediocridad inflada a palabra autorizada.
Saludos