jueves, agosto 02, 2007

Sobre el "Femicidio": Una "imagen" vale más que mil palabras

Discúlpeme estimado/a lector(a) por interrumpir su lectura habitual de este chabacano blog y salirme de la "línea editorial" (¿¿¿???) nuevamente, pero la fructífera discusión suscitada por la columna anterior así lo amerita. Algunos de ustedes saben que odio las cadenas y los Spam (disculpen la autorreferencia pero es para no repetir), y en rigor lo que anexaré no lo considero una cadena de mails, en la medida que un gran amigo y colega me lo hizo llegar para evidenciar muchos puntos. Sin más preámbulos adjunto esta discusión que se inició el Lunes.


BASTA YA DE SOBERBIA, BANALIDADES E IGNORANCIA

Virginia Guzmán

Centro de Estudios de la Mujer

Observatorio de Género y Equidad

El día de anoche, los panelistas de Tolerancia Cero, con la excepción de Alejandro Guillier, mostraron niveles de soberbia, ignorancia y banalización insoportables.

A propósito de la discusión de los asesinatos de mujeres y de la demanda de tipificarlo como femicidio, en un desconocimiento total del debate actual y de la preocupación internacional que genera el número creciente de este tipo de delito, con signos de ensañamiento, Sergio Melnik se preguntó cual era el significado de 30 muertes de mujeres entre todos los delitos. Patricio Navia, con igual ignorancia, afirma estar en desacuerdo con que se legisle. Prevenir el crecimiento de las muertes de mujeres le parece menos importante que cambiar el orden de los apellidos. Fernando Villegas afirma el carácter cultural del problema y duda de la efectividad de la ley.

Lo primero que podría esperarse de personas que tratan problemas en foros públicos es que informen y no se limiten a dar una opinión personal desde sus particulares resistencias y prejuicios. La muerte de las personas no se juzga a partir de la cantidad, Sr. Melnik. Esto constituye una abierta violación al reconocimiento de los Derechos Humanos. Nadie afirma, Sr. Villegas, que el femicidio no sea un problema cultural, ni tampoco que la sola la ley constituya la solución, sin embargo legislar define e identifica un problema y puede desencadenar procesos de cambio cultural importantes. La ley de violencia familiar, fruto de la acción del movimiento de mujeres en distintos países del mundo, fue resistida por muchos, Señor Navia, pero ha logrado diferenciar, sensibilizar y atender un problemas que hasta el momento aparecía sumergido en las llamadas prácticas culturales, frente a las cuales los niveles de tolerancia eran altos.

Sr. Navia, su soberbia es infinita cuando demanda el cierre del SERNAM, sin tener idea de lo que esta institución ha logrado a través de su historia, no sólo en beneficio de los Derechos de las Mujeres, sino también en la reforma del Estado y modernización de las políticas públicas.

Finalmente, la banalización a la que asistimos, no dejó de recordarme los comportamientos de la Junta Militar, cuando los familiares preguntaban por los desaparecidos, y se sugería que tal vez se habían fugado por conveniencia propia.


A lo que Villegas contestó:

Bueno, Virginia, BASTA YA DE Soberbia, Banalidades e ignorancia..
Controle sus nervios y hormonas.
Un discurso como el suyo no le hace bien a las mujeres.
En serio
Muchos saludos
fernando


Luego otra mujer de una agrupación de mujeres le escribió a Villegas, lamentablemente ese mail no lo tengo y hay que imaginárselo, pero sin duda parece ser parecido al anterior. Villegas replicó a ese mail lo siguiente:


Tiempo hacía que no leía tantas tonterías feminoides en un solo email,

como el suyo. Ha aprendido, eso sí, de varones del mundo de la

farándula, a apilar de

nuestos y verter mala leche haciendo

suposiciones sobre la formación, preparación, etc de la gente.

Usted no sabe ni un carajo de lo que sé o no sé.

Lamento haber tocado sus hormonitas y que le haya dado un ataque de nervios.

Suyo

Fdo


Repuesta de la dama, que fue difundida por ella misma a distintos "centros de mujeres" (o de estudio, o de género, o como quieran ponerle):


Amigas y amigos: me respondió Villegas. Digamos que no se destaca por su fino nivel... En realidad, nunca le mandé la carta a él, me parecía perder el tiempo. Pero le llegó igual, y el tipo cae en el más vulgar de los lugares… Ya es sospechosa tanta preocupación de Villegas por los niveles hormonales.

bg

Fernando,

Me resulta penoso el nivel de tu respuesta. Ahora: entendiste mal. No se trata de mis "hormonitas", ni padezco ningún ataque de nervios. Ambas cosas están bastante en orden, afortunadamente. Simplemente soy una persona sensible frente a la violencia, cómo decirte: me hace mal que se asesine gente, sean mujeres o varones. El detalle es que la proporción es 8/1 aprox. de víctimas mujeres frente a víctimas varones, entonces la cosa amerita un análisis diferenciado ¿no?

Sobre tu formación no abro juicio, sobre lo que no sabés, en general, tampoco. Es más: te hacía muy por encima de la vulgaridad que me enviaste. Ahora bien, de violencia de género, según se desprende de lo que dijiste el domingo, es evidente que no sabés -cosa que no es ningún pecado-. La cuestión es que tampoco te informaste -eso sí es más embromado, porque sos un comunicador que sale por un medio masivo.

Pucha, lamento lo bajo de tus expresiones, no era necesario

Bet Gerber


Agradezco al colega Biehl por hacerme llegar esto. Espero que quede claro el punto expresado en la columna anterior, sobre todo el tema de la odiosidad.

Estimadas y estimados, Por Favor, reAcciones

26 comentarios:

Ana dijo...

Dos cosas:
Primero, ya está bueno de andar excusándose por la autorreferencialidad de tus entradas. Un blog es personal y, por lo tanto, se entiende que el autor hable de él y de lo que piensa. Asúmase.
Segundo, quedó bien claro el punto del femicidio y tal. Hace rato, creo yo. En todo caso, recurrir a frases tipo "le toqué sus hormonitas" o "no sea histérica" es algo bien odioso y bien machista.

Juan Emar dijo...

Ana: si puede ser que la exusa esté demás.
Por otro lado, las "hormonitas" claramente lo entiendo como un modo irónico y provocador. Como para darle el gusto a quienes quieran decirle machista.

Anónimo dijo...

Lo que pones aquí son mil palabras . Aquí sí hay imágenes.

http://www.terra.cl/noticias/index.cfm?id_cat=302&id_reg=825990

http://www.fotolog.com/colectivomafalda

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Cuidado/machismo/mata/elpepusoc/20070727elpepusoc_1/Tes

http://www.amnesty.org/images/resources/air2006/presspreview/Juarez-marisela-ortiz.jpg


Además creo que los más odiosos han sido los panelistas de Tolerancia Cero que no pueden discutir con una mujer sin llamarla " histérica" ni dejar de mencionar sus " hormonas"

Ana dijo...

Claro que sí. Bobas ellas, supuestamente representantes de todas nosotras (a todo esto, qué mierda que hablen dos pelagatas a título de un "género") que pisan el palito.
Y no me malinterprete que no estoy posteando enojada nipicada.
Besos para ti

Juan Emar dijo...

Anónimo: por cierto que son mil palabras. Por algo me refería a "imagen" entre comillas. Dando cuenta que evidentemente no es una imagen propiamente tal, sino que la situación que en el diálogo de mails se ilustra es la "imagen" de la odiosidad sobre la cual me refería con anterioridad.
Espero que haya quedado claro ahora que por "imagen" me refiero a la metáfora de una, en el sentido que nada puede explicar mejor el punto de la odiosidad que este caso concreto. Y que por "mil palabras" me refería a mi columna anterior.
Ahora con respecto a lo que dices sobre la odiosidad, nunca he dicho que esta sea monopolio de las feministas, por lo que tu referencia a "más odiosos..." no la considero pertinente. Lo que pretendía hacer ver es que la odiosidad se despierta, y genera reacciones que son, por cierto odiosas. Espero que haya quedado claro. Justamente es un absurdo (y una perfecta "imagen") el pretender dirimir quién es más odioso. No es el punto, al menos para mi.
Y sobre las imágenes (sin comillas) agradezco los links, en todo caso ya las había visto.
Muchos saludos, y para la próxima lea con más calma estimada/o anónima/o

Anónimo dijo...

Uy! PArece que a alguien le toqué sus hormonitas!

Juan Emar dijo...

Anónimo: gracias. Otra "imagen" que vale más que mil palabras.
(y no proyecte tanto, se le nota)

Juan Emar dijo...

(asumiendo, claro, que son el/la mismo/a...con esto del anonimato no hay como saberlo. En el improbable caso de que no lo seas, ruego me disculpes, no era para ti)

ojos de papel dijo...

Cierto feminismo me hace sentir vulnerable en lugar de poderosa y "odio" eso. Mas débil que el sexo débil, que lata.
Has notado el poco tiempo que toma "odiosizar" las discusiones importantes. Es como en los tiempos de la UP en que se condenaba a las personas apenas decían la mas mínima palabra, "ah es upeliento" o "ah es momio". Cuando llegará la alegría de la libre expresión.
Chile es el lugar de los calificativos (o descalificativos), el lugar de los juzgamientos (el purgatorio???).
Para discutir es preferible exorcizar los prejuicios. Osea si yo soy feminista, por ejemplo, no puedo discutir partiendo de la premisa que todo el mundo es machista, o viseversa pensar que todas las mujeres son histéricas (no estoy diciendo que este sea el caso, pues en este contexto es una broma provocadora, como dijiste).
Bueno, divertida la rosca de los mails. Osea que bueno que destaques el lado humorístico del tema, que sí que lo tiene!!!

Juan Emar dijo...

Ojos: se agradece la impecable asertividad.
De verdad.

Anónimo dijo...

dimes y diretes????

MaRiaNa dijo...

uhh por acá también apareció un anónimo!!

Juan Emar dijo...

Mariana: los anónimos son inevitables mientras los blogueros demos la posibilidad de que existan.
Personalmente no me molestan tanto, pero generan una limitación inmanente a la discusión (o diálogo) porque nunca sabes si "hablas" con la misma persona.
En todo caso el anonimato parece ser una necesidad para algunos que no quieren asociar su nombre con ciertas ideas que tienen. Cosa de ellos que exista esa contradicción interna, pero no le pidamos peras al olmo: es su "terapia".
Muchos saludos

Anónimo dijo...

...Villegas quiere pintarla de "pelucon acido e ironico"? que adorable...
saludos

ojos de papel dijo...

"Anónimo" mmm, alguna vez lo pensé pero encontré mas entretenido inventar algo, cualquier cosa. Debe ser esa indestructible necesidad de identidad.
Aunque sea difícil quisiera preguntar a Anónimo si se dio cuenta que describió una ironía irónicamente:
...Villegas quiere pintarla de "pelucon acido e ironico"? que adorable...(anónimo)
Entendemos que lo anterior no es adorable para anónimo, right? entonces anónimo esta siendo irónico, al mismo tiempo que describe la ironía de villegas! Uff, demasiado complejo para mi.

Juan Emar dijo...

ATENCIÓN: Mi estimado colega Biehl ha encontrado el mail faltante de esta cadena que propongo tomársela con humor (más que con un dejo de vergüenza ajena en general, o rabia de género). He aquí el eslabón faltante. "Nihil novo sub sole"

Amigas, amigos

Anoche, domingo 29 de julio, el programa TOLERANCIA CERO dedicó un
bloque a comentar casos de femicidios, aludiendo al ataque sufrido
esta semana por la mujer embarazada que fue prácticamente quemada viva
por su pareja. Creo que la ignorancia y liviandad desde la que
algunos panelistas abordaron el tema amerita alguna reacción por parte
de quienes tengamos alguna sensibilidad frente a la violencia de
género y también los derechos humanos en sentido amplio. Esta
situación se toca con algo que me da vueltas hace rato, además, y es
la escasa calidad de la producción periodística vernácula, que va de
la mano con la falta de exigencia de los públicos, es decir:
nosotros/as. Por eso hago un llamado a EXIGIR un poquito de trabajo
periodístico, un pequeño esfuerzo por recabar información antes de
hablar en un medio masivo. Veamos:

Apenas se abrió el tema del panel en cuestión, Fernando Villegas,
manifestó que le parecía una imbecilidad legislar al respecto y
abordar la cuestión como algo vinculado al género (o a las mujeres, o
al feminismo, en realidad, Villegas más bien tendió a meter todo en la
misma bolsa. Y eso que él es un señor que tuvo una formación muy, muy
exigente, como suele subrayar. Se vé que está compensando tanta
exigencia y se va convirtiendo en opinólogo de café). Con
contundencia de experto, el periodista señaló que "daba lo mismo si la
víctima es varón o mujer", y también daba lo mismo si a alguien lo
quemaban, cortaban, apuñalaban, etc. ya que un asesinato es igualmente
brutal.

Allí mismo, Patricio Navia se sumó entusiasta a la opinión de su
colega, y aprovechó para plantear lo absurdo que resulta -en su no
humilde opinión- el hecho de que exista el SERNAM. En opinión de
Navia, si abogamos por una sociedad que supere la discriminación por
ser mujeres o varones, la existencia de una institucionalidad como el
Servicio Nacional de la Mujer, constituiría una contradicción en sí
(concepto bastante llamativo en una persona inteligente como Navia;
siguiendo su criterio, si queremos una sociedad saludable, no tendría
por qué haber un Ministerio de Salud).

Villegas continuó abonando sus postulados iniciales y subrayó que
todo lo que vaya más allá de superar las desigualdades económicas,
entraba en el plano del "fundamentalismo feminista". Agregó
comentarios cuanto menos originales, en cuanto a que en los países en
donde más aparente protección o idealización de la mujer hay, peor es
su situación, y puso como ejemplo. a los países de Medio Oriente!!
Villegas señaló que allí se pone a las mujeres en altares (¿) y sin
embargo, las mujeres sufren terribles condiciones de opresión. En
cambio, según Villegas, en los países más avanzados (¿) no hay
necesidad de institucionalidad ni de tanta legislación específica.
Sorprendente la línea argumental de Villegas, que parece no haber
escuchado hablar de países como Suecia, Alemania, o más cerca, Costa
Rica, en donde las envidiables condiciones de participación política y
social de las mujeres fue cuanto menos acompañada por una decidida
transformación institucional y jurídica.

Sólo Alejandro Guiller tuvo otra mirada y expresó claramente su
disenso respecto de sus colegas: señaló que sí existe, en su opinión,
discriminación y machismo que legitima el maltrato hacia las mujeres e
hijos/as, reconociendo la existencia de un componente de género que
condiciona la violencia.

Villegas y Melnick pingponearon sonrisas despectivas, comentarios poco
sutiles con sorna, en fin: todos los lugares comunes y CERO RIGOR
PERIODISTICO.

Amigas, amigos: muchos me dirán que ya es más que conocido el sesgo
machista de TOLERANCIA CERO. Cierto es también que cada opinión
vertida en los medios no necesariamente debe coincidir con la propia.
Sin embargo, dadas las repercusiones de la violencia de género, sí
creo que en este caso cabe hacer una llamada al periodista Villegas y
sus colegas, y solicitarles que, al menos, se informen antes de
abordar un tema tan delicado en un medio masivo. Cuando estos
periodistas abordan temas vinculados con la economía, o la energía,
por mencionar ejemplos, supongo que se informan previamente, imagino
que sus equipos de producción les facilitan cuanto menos datos básicos
al respecto. Parece que en el caso de la violencia de género no fue
así, que en ese caso basta con la mera opinión. Villegas, que tanto
alude a su propia formación académica, a la necesidad de rigor
científico, tanto se jacta de exigencia propia de su formación en
ciencias sociales, parece no considerar necesario siquiera preguntar a
algún/a especialista en la materia, si es que en materia de violencia
doméstica o intrafamiliar juegan algún papel las relaciones de
género, si hace alguna diferencia ser varón o ser mujer (más allá de
que no nos parezca menos grave que se viole a un varón, a ver si se
comprende).

Propongo que algún/a experta en violencia de género (yo no lo soy)
redacte algunas líneas, claras, sin agresión alguna hacia estos
caballeros que sentencian cómo encarar temas de los que nada saben, y
la firmemos quienes estemos de acuerdo en que hay temas que requieren
cierta seriedad. Tal vez esto sea poco pero es algo; tal vez sirva
para que Villegas se mofe unos cuantos minutos en el próximo programa,
logrando nuevamente opinar sin trabajar de periodista. pero creo que
esto dependerá en gran medida del tono y la forma en que se arme la
carta en cuestión. Hay cifras, datos estadísticos y conceptos que se
pueden mencionar sin sermonear, que difícilmente puedan rebatirse.

Saludos cordiales,

Bet Gerber

Directora de Proyectos

Fundación Friedrich Ebert

bgerber@...

www.fes.cl

El colega dijo...

Debo agradecer antes que nada al colega, el que está harto, por agradecerme reiteradamente la entrega de material para esta sana discusión.

La verdad, a mi me llegaron estos correos como parte de una cadena de difamación contra Villegas y asociados.

Sin embargo, mi impresión es algo más compleja. Por una parte, sostengo que se está discutiendo algo irrelevante. Probablemente nuestros gobernantes deberían preocuparse de cosas más importantes, reales, no inventadas. Hobbes siempre tuvo razón al decir que sobre opiniones nadie se va a poner de acuerdo, es discutir sobre lo inexistente o al menos sobre cosas que pueden asumir tantas formas en la realidad que es imposible (o muy improbable) llegar a cualquier tipo de consenso (y su caso eran las guerras religiosas ni más ni menos).

La figura del femicidio no va a arreglar nada. Va a institucionar culturalmente una diferencia natural, de género, i.e. en el lenguaje. Puede generar el efecto a nivel de opinión pública de que aquí los hombres actúan impunemente y existe una especie de tiranía frente a la mujer. Que el "machismo mata" es simplemente afirmar unilateralmente uno de los tantos ismos que puede adquirir una magnitud crítica. Justamente, sobre eso último tengo un comentario algo más sustantivo para esta discusión.

Nuestro continente, a diferencia de Europa, no ha sido atravesado por diferencias o desigualdades que adquieran magnitud crítica, vale decir, de diferencias que provoquen la movilización de recursos económicos, militares y humanos con el fin, ya sea, de aniquilar esa diferencia o de resolverla violentamente. El estado europeo fue una respuesta a aquellas diferencias que adquirieron históricamente una magnitud, un problema de escala (guerras religiosas, revoluciones políticas, lucha de clases, etc.) El arreglo institucional a la "europea" es desconocido aquí. Tampoco la diferencia de género ha adquirido una magnitud que genere un socavamiento del orden social ni mucho menos. Incluso, a nivel de encuestas, las preguntas sobre discriminación por género entre mujeres muestran que no es determinante ni para la identificación de alguien como mujer ni como grupo excluido de la sociedad. Entre paréntesis, es más sano o realista buscar los problemas de exclusión en nuestras sociedades a partir de otro tipo de variables, que a diferencia del género, no son "naturales": distribución del ingreso, aspiraciones de movilidad social, etc.

Es cierto que en Chile, esas mismas encuestas pueden mostrar una conciencia más alta que en el resto de AL sobre discriminación de género, pero no llega a niveles mayoritarios. Las preguntas de discriminación muestran por lo general que si alguien se siente discriminado lo remite a ser pobre.

En razón de la comparabilidad internacional, justifico el argumento de Villegas según el cual los países desarrollados no tematizan legalmente esta diferencia de género como causante de violencia y delitos. Seguramente operan además otros motivos que no se reducen a un factor adscrito. ¿Y si un homosexual mata a su pareja porque siente celos? ¿Vamos a necesitar otra figura, un homosexualicidio, para denotar que lo que maquinó el asesinato fue la orientación sexual de los involucrados?

En ese caso también pueden existir sentimientos y causas que trascienden la simple distinción de sexos y nos colocan de lleno con aquellas dimensiones más propiamente humanas, de aquel "género" que simboliza la unidad entre hombres y mujeres.

Para calificar esos delitos, como jurídico atinadamente aclaró en otro comentario, nos basta con lo que tenemos de legislación. En lo personal, agradecería un poco menos de legislación.

La vergüenza ajena que me provoca la reacción femenina media progre a los correos anteriores se puede explicar con dos observaciones. Uno, Villegas y cía, en un programa que personalmente me aburre y veo pocas veces, son profesionales del "hacer picar" y quienes respondieron tan "hormonalmente" esos mails, dándole a este tema una importancia descomunal en el orden de prioridades de los problemas de nuestro país, confirmaron en pocas líneas todos los prejuicios que una conciencia machista pueda tener sobre las mujeres. En otras palabras, poco favor le hicieron a las mujeres que apoyan esta causa.
Dos, y aquí debo la iluminación al colega que está harto, todo esto me parece simplemente insólito, de personas que viven en otro planeta y que representan una opresión imaginada como si fuera un totalitarismo descomunal y degenerado.

Con saludos cordiales a los ilustrados colaboradores y lectores,

ojos de papel dijo...

Muy interesante lo de colega. Sólo quisiera agregar que sí, que tb. me parece que el tema del género proviene de otros contextos que aquí se están mezclando, osea nosotros no lo inventamos en Chile, sólo lo tomamos como una "corriente" que es y tratamos de acomodarlo donde quepa y donde no, también.
Creo que postular una "cruzada" por la opresión de la mujeres, antes de siquiera haber terminado con la opresión REAL Y BRUTAL de los indígenas, por ejemplo, o de los pobres, por ejemplo (porque no vamos a comprarnos las cifras chamullentas del gob.), me parece posero, entre otras cosas.
Saludos

Anónimo dijo...

No me parece logica tu comparacion entre minsal y sernam, el primero vela por todos, el segundo por un grupo especifico.

Ana dijo...

la tontera!

Juan Emar dijo...

Anónimo: a mi tampoco me parece. De hecho la comparación no es mía. Yo la publiqué, pero es la reacción de la sra. (srta.) Bet Gerber frente a lo discutido en tolerancia cero.
De hecho su firma aparece al final del comentario.

Anónimo dijo...

Tontera?, perdón pero este es un blog de discusión o agresión? Si cada comentario que no nos pareciera nos insultáramos, dejaría bastante que desear esta instancia de comunicación.
Por lo tanto no responderé a sus calificativos.

ojos de papel dijo...

Pero no se lo tome a personal, Anónimo!
Usted puede responder a los descalificativos- si quisiera- por qué no? Y así demostrarnos lo que Ud. considera buena comunicación, y entonces veríamos. Pero cerrar el diálogo así con ana, no me parece. (ni siquiera sabes si estaba hablando de ti, por qué no le preguntas?). Además si eres el/la misma que escribió "Uy parece que a alguien le toqué sus hormonitas" o "Villegas ácido y pelucón", me gustaría ver mas locuacidad de tu parte (aunque a Bachelet no le guste)
Respecto al Feminismo quiero decir citando a Salazar de memoria "Es el micromodelo de la pareja y el matrimonio extrapolable a la historia universal y regional?"
Es el problema del género resultado de la acción unilateral de uno de los socios emprendida contra el otro?"
Sucede que este belicismo intra-géneros podría estar descuidando los factores del sistema social que pueden estar eventualmente abusando de "ambos".
No me gusta cuando el genero sólo se ve como una epopeya "doméstica".
No me gusta la imagen tradicional del feminismo como "la mujer exitosa y el hombre triste".
No quiero desconocer las desigualdades que han existido al interior del género, pero creo que ambos "socios" deben enfrentar juntos lo que los subyuga, lo que les "revienta", lo que los pone "mal", lo que les "enferma".
En fin

Colega dijo...

A nuestro ilustre anónimo: una cosa es una discusión y otra cosa es llorar, sobretodo a partir de un comentario que reposa en una mala lectura. Primero, leamos bien, después califiquemos el tipo de discusión y finalmente lloremos si no nos gusta el debate en torno a nuestro informado comentario. No procedamos al revés... de una mala lectura a llorar por el reto totalmente justificado.

Ana dijo...

Sr anónimo/seguramente anónima:
aquí nadie ha agredido a nadie
"Por lo tanto no responderé a sus calificativos"--> ud. no ha sido capaz de responder a nada en esta discusión. Ni siquiera ha sido capaz de leer bien lo que se plantea.
Como dice el colega andrés: basta de llorar
Yo le digo: déjese de lloriquear, para ya de quemar el sostén y póngase los pantalones de una vez.

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!